La migración africana recorta números gracias a la gestión de Marruecos

Los datos de inmigrantes ilegales que salen desde el Reino han bajado un 45%
Migrantes rescatados desembarcando en el puerto de Crinavis en Algeciras.

AP/OLMO CALVO  -   Migrantes rescatados desembarcando en el puerto de Crinavis en Algeciras

Marruecos está realizando avances importantes para la Unión Africana (UA) en temas de migración. Amira Al Fadel, la comisionada para asuntos sociales lo afirmó así durante la celebración del 5º Foro Africano sobre Migración. 

“Como país de tránsito hacia Europa, Marruecos también puede desempeñar un papel decisivo para frenar la inmigración ilegal al sensibilizar a los jóvenes africanos sobre la utilización de canales legales y reguladores para inmigrar”, dijo Al Fadel.

Esto se debe a la actitud activa del rey Mohamed VI. El monarca se ha implicado de forma contundente en la búsqueda de una solución efectiva a los problemas de flujos migratorios y en la toma de medidas que garanticen una vida digna a los migrantes, según recoge la agencia marroquí de prensa MAP.

En este foro, que tuvo lugar en El Cairo el pasado lunes, y acudieron funcionarios del gobierno, representantes de estadística, migración y planificación en 40 estados de la Unión Africana, y representantes de organismos internacionales y organizaciones regionales, se analizaron los datos relacionados con la migración y su gestión sostenible. 

Migrantes esperan en el puerto de Málaga el 9 de enero de 2019 después de que un bote inflable que transportaba a 188 migrantes fuera rescatado por los guardacostas españoles
AFP/JORGE GUERRERO - Migrantes esperan en el puerto de Málaga el 9 de enero de 2019 después de que un bote inflable que transportaba a 188 migrantes fuera rescatado por los guardacostas españoles
La política de migración marroquí y su nueva estrategia

La crecida de flujos migrantes en Marruecos ha ido de la mano con una transformación del Estado, convirtiéndolo no solo en un país de tránsito, sino también de destino. 

El Reino adoptó en 2013 una política nacional de migración que ha continuado hasta la actualidad con los mismos fines que el primer día. Durante el Foro de Política de la Comisión de la Unión Africana de 2019 sobre el Estado de las Instituciones Nacionales de UA, celebrado a principios de este mes, se comentaron de nuevo los objetivos y logros de esta política.

La presidenta del Consejo Nacional de Derechos Humanos, Amina Bouvach, explicó que la política marroquí de migración y asilo tiene como objetivo facilitar la integración de los migrantes, reformar el marco legislativo, establecer un mecanismo institucional para una mejor coordinación de las acciones estatales, y coordinar medidas para la prevención y lucha contra la trata de seres humanos a través de la Comisión Nacional (CNDH), prevista por la ley de diciembre y compuesta por actores estatales y no estatales.

Agregó, asimismo, que otro de sus fines es gestionar los flujos de inmigración respetando los derechos fundamentales, ya que se consagró en la Constitución de 2011 en su preámbulo: "Prohibir y luchar contra la discriminación contra cualquier persona".

"Además, se han implementado 11 programas específicos de apoyo a los migrantes y desarrollo de capacidades, con la contribución de instituciones públicas, socios nacionales y la sociedad civil en las áreas de educación, cultura, salud, comunicación, deporte, asistencia social y humanitaria, acceso al empleo ", recordó también la Sra. Bouyach.

Los desplazados internos que se están moviendo hoy en día juegan un papel importante en el desarrollo del país a futuro, y para apoyar esta transición, la CNDH recomienda tomar en consideración los principios y estándares de derechos humanos que complementan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las reglas de buen gobierno, expone MAP.

Conversaciones Marruecos – España por una mejora de la situación

La buena cooperación continúa entre los dos países vecinos para conseguir una caída de los números de migrantes ilegales.
Abdelouafi Laftit, ministro del interior marroquí, y Fernando Grande- Marlaska, ministro del interior de España en funciones, se reunieron en Rabat a principios de este mes con el objetivo de estrechar lazos contra el terrorismo, el narcotráfico y, sobre todo, el flujo migratorio ilegal. 

Durante esta reunión, se hizo hincapié en la disminución del número de inmigrantes clandestinos que llegan a las fronteras marítimas españolas, que ha llegado a bajar hasta el 45%. Esto es así gracias a la movilización de buena cantidad recursos humanos y financieros que pretenden subsanar este problema. En agosto, España otorgó a Marruecos 32 millones de euros para el control de la inmigración ilegal, después de conceder en julio 26 millones de euros para "el suministro de vehículos al Ministerio del Interior marroquí". 

El ministro del Interior de España, Fernando Grande-Marlaska, y el ministro del Interior de Marruecos, Abdelouafi Laftit, tras una reunión en Rabat, Marruecos, el 4 de septiembre de 2019
REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL - El ministro del Interior de España, Fernando Grande-Marlaska, y el ministro del Interior de Marruecos, Abdelouafi Laftit, tras una reunión en Rabat, Marruecos, el 4 de septiembre de 2019

Además, ambos países quisieron remarcar la actuación en conjunto de las fuerzas de seguridad y la importancia de la labor que están llevando a cabo.

Marruecos ha firmado acuerdos de ayuda con Madrid para evitar las salidas de su país y, así, las llegadas de migrantes por mar a España han disminuido drásticamente en lo que va de año. Rabat ha trabajado por evitar que partan barcos desde su costa hacia el territorio español, pues tras el acuerdo de inmigración de 2016 entre Turquía y la Unión Europea, y el cierre de puertos italianos en 2018, la ruta de migración marítima a España se había convertido en la más transitada.