La OPEP y Rusia logran frenar la caída del precio del crudo los primeros días de 2019

 -  

Tania Juanes/Diarioabierto.es

Pie de foto: Envían al mercado el mensaje de que reducen la producción

La OPEP y Rusia se juegan el futuro de sus economías con el precio del petróleo. El Brent subía este lunes más del 2% y se acercaba a los 58 dólares el barril. La espectacular caída de los precios del crudo en el último trimestre de 2018 ha obligado, al menos por el momento, a reaccionar a los principales países productores del ‘oro negro’, tanto los agrupado en torno a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) como a sus principales aliados, liderados por Rusia.

Las principales medidas que impulsan las cotizaciones de los principales referentes en el mercado (Brent en Europa, West Texas en Estados Unidos o el crudo OPEP) están relacionadas con el cumplimiento del compromiso de reducción de la producción que ha entrado en vigor este 1 de enero.

En medios internacionales se destaca que, incluso, las naciones que dominan esta industria estarán reduciendo el bombeo por encima de los acuerdos suscritos que fijan una disminución del orden del 2,5%, a excepción de Libia, Irán -que se enfrenta al nuevo boicot decidido por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump- y Venezuela. No obstante, este último país cuenta con problemas en sus exportaciones por cuestiones tecnológicas.

Mientras, Arabia ha asumido recortes desde diciembre, después de una etapa de relajación en el conjunto de estos países de la disciplina que permitió que el Brent cotizase en los 90 dólares el barril. Irak, dentro la estrategia de lanzar mensajes para revertir la espiral bajista anunció el viernes que su producción se ha reducido un 3% hasta 4,5 millones de barriles diarios.

Si bien los expertos no confían en exceso que esta tendencia se mantenga. En esta línea, Scott Darling, analistaa jefe de petróleo y gas de JP Morgan en Asia Pacífico, ha señalado que, si la OPEP no cumple sus compromisos de reducción de la producción de petróleo a lo largo de este año, el Brent estará marcado por la inestabilidad.

Los miembros de la OPEP y los países aliados acordaron el pasado diciembre recortar la producción 1,2 millones de barriles diarios durante seis meses, que pueden ser prorrogables.