La Policía desarticula en Madrid una red de captación de terroristas para Siria e Irak

 -  

Redacción Atalayar

Foto: La Policía  no da tregua a los grupos yihadistas que reclutan terroristas en España.
La Policía desarticuló el pasado viernes  una red internacional de captación y envío de terroristas para su integración en el grupo yihadista  Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), según informaron el lunes de esta semana fuentes de la operación. La investigación fue  coordinada por el titular del Juzgado de Instrucción número cinco y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.  La organización terrorista EIIL, que se separó de Al Qaeda y está constituida por yihadistas de inspiración suní,  ocupó en los últimos días varias ciudades y poblaciones de Irak y se dirige hacia la capital del país árabe, Bagdad. La operación de Madrid fue llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). La red desarticulada captaba activistas para combatir en Siria e Irak. Ocho personas fueron  detenidas durante la operación y la Policía  efectuó un  total de 12 registros. Según los responsables de la operación antiterrorista,  el principal cabecilla de esta célula yihadista residía en España tras haber sido detenido en Afganistán en 2001 y  encarcelado en la base militar estadounidense  de Guantánamo, en Cuba. Entre los detenidos figura un hermano de una persona implicada en los atentados  terroristas del 11M  que no llegó a ser juzgada por esa matanza. Otro de los detenidos es un ciudadano de nacionalidad  argentina y el resto son españoles y marroquíes.


Cuarta operación
Es la cuarta vez en el último  año que la Policía española lleva a cabo una operación contra células terroristas. El pasado 30 de mayo, agentes del CNP  y la Guardia Civil desarticularon en Melilla una red que enviaba terroristas a Libia y Malí y detuvieron a seis personas, entre ellas el primer yihadista español retornado de Malí después de haber recibido entrenamiento en campamentos del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO). En marzo, la Policía, en estrecha colaboración con Marruecos, desmanteló otra red especializada en captar yihadistas. Tres  personas fueron arrestadas  en Melilla,  otras tres en Marruecos y  una séptima en Málaga. El cabecilla de aquella célula era el converso español Mustafá Maya Amaya, residente en Melilla. El grupo desarticulado había tejido una red de contactos con países  como Marruecos, Bélgica, Francia, Túnez, Turquía, Libia, Malí, Indonesia y Siria. Enviaba presuntos terroristas a Malí y Siria, para reforzar a  grupos como el EIIL, Jabhat Al Nusra (JN) y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). En junio de 2013, otras ocho personas fueron detenidas en una operación antiterrorista en Ceuta contra una red que enviaba combatientes yihadistas a Siria. El máximo responsable de esta red, Yassin Ahmed Laarbi, alias “Pistu”, de nacionalidad española, fue detenido en septiembre en Ceuta. 48 presuntos terroristas han sido detenidos en España en los últimos tres años, lo que demuestra que el riesgo del yihadismo es real, según la secretaría de Estado de Seguridad. Además, 50 yihadistas salieron de España a Siria para luchar contra el régimen de Bachar al-Asad desde que estalló la guerra  en 2011.