La posición de Turquía en el tablero del conflicto con Chipre por el gas

 -  

EFE

Pie de foto: Fotografía tomada el 2 de febrero de 2019, muestra una vista de la cordillera Kyrenia, al norte de la dividida capital chipriota, Nicosia, con las banderas de Turquía y la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTCN), sólo reconocida por Turquía, pintada en la montaña junto a una cita del fundador de la República Turca, Mustafa Kemal Ataturk, que dice en turco: "Felices los que se llaman a sí mismos turcos". AFP/AMIR MAKAR

La tensión entre Turquía, Chipre, Grecia y Bruselas por la exploración del gas en el Mediterráneo oriental ha ido en aumento en las últimas semanas. Turquía ya ha enviado buques perforadores a la zona y mantiene un discurso doble: por una parte, protesta contra la pretensión de la República de Chipre de extraer gas, por otra se dispone a hacerlo por su cuenta. La Unión Europea (UE) considera "ilegales" las prospecciones que efectúa Turquía al noreste de Chipre, por lo que ha exhortado a Ankara a abandonarlas bajo la amenaza de posibles sanciones que podrían adoptarse esta misma semana. Un conflicto que preocupa al Consejo de Asuntos Exteriores de la UE en Bruselas.

¿Cuál es la raíz del problema?

Desde 1974, la isla de Chipre está dividida entre la república grecochipriota en el sur, miembro de la Unión Europea (UE), y la República Turca del Norte de Chipre, únicamente reconocida por Turquía y bajo tutela de tropas turcas. Las negociaciones de reunificación están estancadas. Ankara opina que los hidrocarburos en las aguas alrededor de la isla pertenecen a toda la población isleña y por ello no deben explorarse antes de llegar a un acuerdo de reunificación.

¿Qué hace Chipre?

Chipre lanzó en 2011 la exploración del gas en grandes regiones al sur de la isla, licitó bloques a empresas estadounidenses, británicas, italianas y francesas, y se propone continuar, al margen del conflicto con la parte norte. Las reservas estimadas y las posibles ganancias son inmensas.
 

¿Qué hace Turquía?

Ankara ha enviado varias veces buques de guerra para perturbar las exploraciones de gas de compañías con licitaciones chipriotas. Actualmente persigue otra estrategia: ha realizado prospecciones propias al oeste y al este de la isla y está iniciando perforaciones.

Pie de foto:  Fotografía de archivo tomada el 21 de noviembre de 2011, muestra la plataforma ‘Homer Ferrington’ de Noble, donde se están realizando perforaciones de exploración de hidrocarburos frente a Chipre en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de la isla. AFP/CHRISTOS AVRAAMIDES/PIO/

¿Dónde están los buques?

Hay tres: el barco de exploración sísmica Barbaros Hayrettin Pasa y los buques de perforación Fatih y Yavuz. Actualmente, el Fatih se encuentra a 40 millas náuticas al oeste de la isla y el Yavuz a apenas 10 millas al sur de la península nororiental.

¿Cuáles son los argumentos de Turquía?

Ankara asegura contar con una licitación del Gobierno de la República Turca del Norte de Chipre, análoga a las licitaciones del Gobierno grecochipriota en el sur, y presenta su actividad en aguas costeras del noreste de la isla como una forma de presión política para forzar a Chipre a negociar con las autoridades turcochipriotas un acuerdo sobre una exploración y gestión conjunta de los recursos que beneficie a partes iguales a la población greca y turcochipriota.

Al mismo tiempo, Ankara sostiene que la perforación del buque Fatih a 40 millas al oeste de Chipre no está relacionada con el conflicto chipriota sino que busca afirmar el derecho de Turquía a establecer una Zona Económica Exclusiva (ZEE) en el Mediterráneo oriental basándose en la presencia de la plataforma continental de Anatolia.

¿Esto corresponde al derecho marítimo?

Difícil de decir. En teoría, cada país tiene derecho a una ZEE de 200 millas; cuando la costa de otro país es más cercana, se consensúa la mediana. Turquía y Chipre no han negociado sus ZEE, y Ankara promete hacerlo una vez que se resuelva el conflicto chipriota. Al mismo tiempo asegura que no existe un derecho automático a una línea equidistante para definir una ZEE entre países cercanos y que la presencia de una plataforma continental es un factor a tener en cuenta.

Existen precedentes en los que una plataforma continental ha prevalecido en los tribunales internacionales sobre una ZEE trazada alrededor de un islote situado ante la costa de otro Estado. Es posible que esto se aplicase en un hipotético arbitraje internacional sobre el caso de la pequeña isla griega de Kastelorizo, situada ante la costa suroccidental de Turquía, pero es más dudoso que pudiera aplicarse al caso de Chipre.