La solución para la crisis Siria

 -  

Andrea Grijalvo
 
El miércoles 28 de enero se llenó el auditorio de Casa Árabe. En Madrid contamos con la presencia de Staffan de Mistura, enviado especial para Siria del Secretario General de las Naciones Unidas, nombrado en julio de 2014. 
 
La guerra de Siria se ha convertido ya en una catástrofe humanitaria sin precedentes clasificada como la más grave de nuestro siglo. Casi siete millones de desplazados, tres millones y medio de refugiados, incontables muertos y países totalmente desestabilizados. El que era un país único por su historia cuenta con 290 localidades destruidas. Y la única solución no es militar, sino política. Es necesaria una solución siria e incluyente en la cual tanto el régimen como la oposición unan sus fuerzas para acabar con un enemigo mayor: Daesh, el Estado Islámico.
 
Estrategia internacional
Pocas veces ocurre que en las Naciones Unidas se unan todos los países miembros, pero el terrorismo del Estado Islámico ha hecho que todos estén de acuerdo en formar coaliciones para acabar con este “califato”. ISIS ha sabido aprovechar muy bien la situación de Irak y Siria, ya que se ha servido de las luchas internas de los países para entrar en ellos y los más perjudicados, en el caso de Siria, solo son los ciudadanos sirios. Un país que era líder en la industria agrícola tiene ahora a 13 millones de habitantes sobreviviendo a diario gracias a las ayudas del Programa Mundial de Alimentos o al ACNUR, ayudas que provienen de los países miembros de la ONU.
 
Tras las reuniones de Ginebra 1 y Ginebra 2 se ha establecido no un plan de paz ahora, sino que se hará cualquier cosa que pueda frenar la violencia, según Staffan de Mistura. “Los ciudadanos nos dicen jalás –término árabe que significa “ya basta”- , solo piden que se acabe su padecimiento”. Si bien es cierto que en la convención de Ginebra 1 no existía aun la grave amenaza de ISIS, el plan de la ONU sigue siendo muy parecido. Se ha decidido elegir a Alepo como la ciudad del consenso, símbolo de donde se puede congelar el conflicto, nunca ha existido un completo hundimiento de esta zona. Alepo estaba asediada casi al máximo en octubre, sin embargo ahora vuelve a existir, por lo que se ha aumentado la ayuda humanitaria a sus habitantes. Lo más necesario ahora mismo en Siria es disposición política. 
 
La amenaza terrorista
Tan importante es la actuación dentro de Siria como fuera. Desde las Naciones Unidas piden a los Gobiernos extranjeros que no apoyen a terroristas como Daesh o el frente Al-Nusra y que no se financie a terroristas desde dentro de Siria. Staffan de Mistura nos habló también de la conocida No Fly Zone o zona de exclusión aérea. Con más de 50 bombas suicidas de Daesh, nos dice que la ONU no se  puede oponer a esta propuesta con un veto. Reitera que el mejor antídoto contra Daesh es la inclusividad política, ya que solo hay tres opciones ahora mismo: combatir al Gobierno sirio, combatir a ISIS o promocionar un proceso de estabilidad pacífica entre los frentes.