La yihad española utiliza diez bases de captación y tres rutas hacia Siria

 -  

Por J. Pagola (Fuentes: diario ABC)
Foto: La yihad española ha puesto en marcha unas complejas redes de reclutamiento de terroristas.
 
La factoría yihadista asentada en España dispone actualmente de una decena de bases logísticas —podrían ser más— dedicadas a reclutar y adoctrinar muyahidines y utiliza, al menos, tres rutas para enviarlos a zonas de conflicto, fundamentalmente Siria e Irak. Las redes que el terrorismo internacional tiene en España serían sensiblemente más numerosas y mejor consolidadas si no llega a ser por la eficacia de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que en el primer semestre de 2014 han asestado duros golpes a sus caladeros. Mantienen abiertas diferentes investigaciones en colaboración con los Servicios de Inteligencia de la UE. No se baja la guardia, ya que, según advierten los expertos, el previsible regreso de los “combatientes”, una vez hecha la yihad contra los regímenes de Damasco o Bagdad, constituye una auténtica amenaza para toda Europa. Las redes que suministran a las diferentes franquicias de Al Qaida han utilizado en los dos últimos años, al menos, tres rutas para la exportación de los “combatientes” a zonas de conflicto, según se ha sabido a raíz de las sucesivas operaciones. Aunque la Policía está convencida de que son más, entre otros motivos porque muchos de quienes parten para hacer la yihad hacen sus desplazamientos con pasaportes en regla, ya que, en principio, no han cometido aún delito y no están fichados. 
 
Zona turística
De esas rutas elegidas por las redes de reclutamiento, una de ellas es la que parte del aeropuerto de Málaga con destino directo a Turquía. Un escenario que al terrorismo global le viene muy bien, porque comparte extensa frontera con Siria y, además, al tratarse de un país muy turístico, la llegada de extranjeros es normal a lo largo de casi todo el año, así que su presencia pasa desapercibido. Asimismo, subrayan fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC, es muy fácil llegar a las principales ciudades de Turquía, ya que hay vuelos directos desde muchos puntos de cualquer país. Por ejemplo, de Málaga a Estambul o Ankara. Sin embargo, la detención, el pasado 5 de enero, de Abdeluahih Sadik Mohamed, en el aeropuerto de Málaga,  precisamente cuando regresaba tras nueve meses combatiendo en Siria e Irak, parece que ha llevado a estas redes, si no a abandonar esta ruta, sí a utilizar a partir de entonces más el trayecto que tiene como punta de partida Casablanca. 
 
Destino, Alepo
Además, las principales tramas de reclutamiento y adoctrinamiento asentadas en España se concentran ahora en Ceuta y Melilla, por lo que esa ruta la consideran a priori más operativa. Lo cierto es que la Brigada Al Andalus, desmantelada el pasado 16 de junio por la Comisaría General de Policía, y que tenía su base logística en Madrid, había enviado ya a nueve yihadistas para nutrir a las diferentes facciones dependientes de Al Qaida que cometen atentados en Siria e Irak. Los nueve habían partido desde Marruecos. Aunque en menor medida, se ha detectado también a yihadistas que han salido de Barcelona, a veces haciendo escala en Bruselas o Amsterdam. Pero el destino para quienes han sido seleccionados con vistas a combatir en Siria e Irak, es Turquía. Sea cual sea la ruta empleada. Una vez en este país, grupos de colaboradores trasladan a los yihadistas, siempre en grupos muy reducidos, hasta la frontera. Allí les ayudan a cruzar a Siria. Conseguido este objetivo, son conducidos a campos de entrenamiento ubicados en la ciudad costera de Latakia, situada al noroeste. En este punto, los aspirantes a muyahidines reciben cursos acelerados sobre el manejo de armas y explosivo.También se les imparte adoctrinamiento ideológico. La mayoría de ellos, una vez que se considera han mejorado su preparación, son enviados a campos cercanos a Alepo, a las puertas del infierno. Allí el adoctrinamiento es más agresivo, si cabe, y los preparan incluso para que se inmolen en atentados suicidas. Pero ya en el escenario de guerra es cuando los “combatientes” extranjeros, también los procedentes de España, son conscientes de la rivalidad fraticida entre los diferentes grupos terroristas. Una rivalidad cada vez más encarnizada entre el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), que mantienen la ofensiva contra el régimen de Bagdad, y el grupo Jabhat Al Nusra. Ambas facciones se disputan a los reclutados procedentes de Europa. En los últimos meses ha terciado la organización Harakat Sham Al Islam. Esta última se nutre básicamente de yihadistas captados y adoctrinados en las bases logísticas de Ceuta, Melilla, y en Castillejos (Marruecos). De hecho, la mayoría de sus integrantes son de nacionalidad marroquí. 
 
Precisamente, las autoridades de Rabat están especialmente preocupadas por el fortalecimiento de Harakat Sham Al Islam. Entre sus filas se encuentran varios cientos de “combatientes” de nacionalidad marroquí que actualmente están combatiendo en Siria e Irak. Los Servicios de Inteligencia del país magrebí creen que tarde o temprano la mayoría de ellos retornarán para continuar la yihad, pero en “casa”. Su objetivo ahora es derrocar el régimen de Bashar al Assad, y más adelante, ¿por qué no el régimen alauita? La inquietud se extiende a las autoridades españolas, porque este retorno alimentaría las redes islamistas asentadas en Ceuta y Melilla. Las mismas rutas de salida hacia las zonas en conflicto son utilizadas, por lo general, para que los terroristas retornen a sus países de origen. Los responsables antiterroristas apuntan a que en estos momentos puede haber en España una decena de estructuras dedicadas al reclutamiento y adoctrinamiento de potenciales muyahidines. Además de las asentadas en Ceuta y Melilla, pese a los golpes policiales asestados, cobran importancia los focos que se ubican en Madrid. El desmantelamiento de la Brigada Al Andalus dejó algunos “flecos” y por ello las investigaciones siguen abiertas. Determinadas zonas de Gerona son también un “caladero”, al igual que puntos de Valencia, Murcia, Almería y Cádiz. A la hora de captar, las mezquitas lideradas por imanes radicales, sin abandonar del todo estas labores, han dado paso a los foros o páginas web yihadistas, a las que los aspirantes permanecen engachados horas al día sin levantar sospechas.