Los terroristas del Estado Islámico cuentan con aviones de guerra capturados en Siria

 -  

Redacción Atalayar
Foto: Un avión de combate Mig 21 de fabricación rusa. 
El grupo yihadista Estado Islámico (EI) tiene en su poder al menos tres aviones de guerra, del tipo Mig 21 y Mig 23 de fabricación rusa, capaces de volar y de maniobrar, reveló el viernes de esta semana el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que citó a testigos y “fuentes de confianza”. La ONG siria señaló que los aparatos han sido vistos en manos de los yihadistas en la zona del aeropuerto militar de Al Yarah, en el este de la provincia septentrional siria de Alepo. Allí,  exoficiales desertores  del Ejército iraquí, que se habrían pasado al bando de los terroristas, estarían supervisando el entrenamiento de terroristas para pilotar los aviones. Vecinos en áreas próximas al aeropuerto de Al Yarah, también conocido como de Keshish, aseguran haber visto al menos una de esas aeronaves volando a baja altura tras despegar desde ese lugar. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el EI se hizo con estos aviones tras arrebatar a las fuerzas del régimen de Bashar al-Asad el control de varias bases aéreas en Alepo y Al Raqa, su bastión principal en Siria. Por su parte, el Pentágono aseguró   que no tiene constancia de que aviones de combate pilotados por los yihadistas del Estado Islámico sobrevuelen “Siria o parte alguna”, a pesar de que el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informara de que los milicianos estaban siendo entrenados para pilotar tres aviones de combate capturados. “No tenemos constancia de que el Estado Islámico esté llevando a cabo cualquier operación aérea en Siria o en otra parte”,  afirmó el portavoz del comando central, el coronel Patrick Ryder. “Seguimos de cerca las actividades del Estado Islámico en Siria e Irak y continuaremos atacando sus equipamientos, instalaciones, combatientes y bastiones, en cualquier lugar que puedan estar”, añadió Ryder.
 
Acuerdo con Boko Haram
Por otra parte, un portavoz del Gobierno de Nigeria aseguró  que se había alcanzado un alto el fuego con los terroristas de la secta yihadista Boko Haram, que hace unos meses secuestró a 250 niñas y adolescentes. El Ejército de Nigeria  acordó un alto el fuego con  Boko Haram y la próxima liberación de las menores  secuestradas en abril en la zona noreste del país, según el jefe del Estado Mayor, Alex Badeh. Un grupo de milicianos de Boko Haram -cuyo nombre significa 'la educación occidental está prohibida'- irrumpieron el pasado 14 de abril en la escuela de niñas de Chibok, una pequeña aldea del noreste de Nigeria, y secuestraron a más de 250 menores. Utilizaron una decena de camionetas con cincuenta terroristas armados. La primera reacción del Gobierno y del Ejército nigerianos fue la habitual: lamentar lo sucedido, encogerse de hombros y mirar hacia otro lado. Nigeria es el país más poblado del continente africano con 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales y unas profundas diferencias económicas entre el norte y el sur. Los estados septentrionales salen gravemente malparados. En un primer momento, el secuestro de las menores provocó una campaña de solidaridad en todo el mundo, pero después poco a poco se fue apagando. España mandó a varios policías para que colaboraran con las autoridades nigerianas en la búsqueda de las secuestradas.