Marruecos reforma su sector de telecomunicaciones

 -  

Oxford Business Group

Pie de foto: Instalación de antenas de telecomunicaciones de frecuencia móvil de quinta generación (5G). REUTERS/DENIS BALIBOUSE

Marruecos está buscando atraer más inversiones y aumentar la competitividad de su sector de telecomunicaciones tras la adopción de una nueva ley dirigida a mejorar la transparencia y fortalecer los poderes del organismo regulador del sector. La nueva legislación, publicada en el Boletín Oficial del 18 de febrero de 2019 como Ley No. 121-12, contiene tres reformas importantes que deberían beneficiar tanto a los consumidores como al entorno empresarial.

La primera medida se relaciona con la protección del consumidor, legislando sobre la necesidad de una mayor transparencia por parte de los operadores de telecomunicaciones con respecto a los contratos y las ofertas dirigidas a los clientes.

En segundo lugar, la legislación incluye disposiciones para mejorar la competitividad del sector al permitir que las compañías de telecomunicaciones compartan su infraestructura de red y colaboren para brindar servicios en las áreas más remotas.

En tercer y último lugar, las reformas refuerzan los poderes de regulación jurídica de la Agencia Nacional de Regulación de Telecomunicaciones (ANRT), que ahora puede penalizar directamente a las empresas que participan en prácticas anticompetitivas, y ya no se limita a iniciar procedimientos legales como el previsto por la ley vigente hasta entonces.

El sector de telecomunicaciones marroquí registra crecimiento

El sector de las TIC del reino es uno de los más maduros de la región; ha crecido fuertemente desde el inicio de la liberalización en los años noventa. La tasa de penetración de Internet fue del 62% en enero, según un informe publicado en 2019 por las agencias de medios sociales Hootsuite y We Are Social. Según los datos proporcionados por la asociación telefónica internacional GSMA, la tasa de penetración de Internet móvil fue del 70% a finales de 2018.

Si bien estas cifras son altas para la región, destacan, además, el potencial de crecimiento real. Sin embargo, el mercado está dominado por tres operadores principales, lo que significa que la ANRT podría enfrentar un gran desafío para abrir el sector a una mayor competencia.

Según la ANRT, Maroc Telecom es el principal actor en el sector de las telecomunicaciones en Marruecos, con un 42,3% de las cuotas de mercado en 2018, seguido de Orange Morocco (29,6%) y Wana Corporate (28,1%) con su operador de telefonía móvil Inwi. La base de clientes de Maroc Telecom creció un 3,4% en 2018 para llegar a 22,4 millones de suscriptores, impulsada por un aumento del 2,9% en el número de suscriptores móviles y 14,2 % de suscriptores a servicios de internet móvil. Las suscripciones de línea telefónica fija y banda ancha fija también aumentaron, con un crecimiento del 5,4% y 8,9%, con un total de 1,8 millones y 1,5 millones de suscriptores, respectivamente.

Orange Maroc también registró un aumento en su base de clientes de servicios móviles, aunque a un ritmo más lento, de alrededor del 0,5% en 2018, alcanzando los 12,8 millones de suscriptores, mientras que los ingresos del grupo aumentaron en un 6,2%. Los resultados anuales completos de Inwi aún no están disponibles, pero el operador registró un crecimiento interanual del 12,3% en suscriptores móviles en junio de 2018, con 10,5 millones de clientes.

Pie de foto: Tienda del operador de telecomunicaciones francés Orange Morocco en el centro comercial Casablanca Mall, Casablanca, Marruecos. REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL 

Apoyo del Banco Mundial para proyectos de transformación digital

Mejorar el acceso a Internet es uno de los principales objetivos del Plan Digital Marruecos 2020, cuya estrategia se centra en aprovechar la digitalización e impulsar el espíritu empresarial en el sector de las TIC para apoyar un desarrollo económico más amplio del reino. Para llevar a cabo este proyecto, al Estado marroquí se le otorgó a fines de febrero un préstamo de 611 millones de euros del Banco Mundial para apoyar la transformación digital de la economía.

Este acuerdo forma parte de una asociación más amplia entre Marruecos y la institución financiera que pretende aprovechar el potencial de las tecnologías digitales para promover el espíritu empresarial, una mejor productividad e iniciativas en materia de gobierno, así como la estimulación de la innovación y el crecimiento inclusivo.

Nuevas políticas para limitar la fuga de cerebros

Uno de los desafíos que enfrenta el reino en este proyecto es la huida del capital humano nacional. En unas declaraciones a la prensa marroquí en marzo, Saloua Kakri Belkeziz, presidente de la Federación Marroquí de Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Offshoring (APEBI), explicó que, cada 15 días, alrededor de 12 ingenieros informáticos marroquíes son reclutados por empresas extranjeras.

Para ayudar a resolver este problema, APEBI ha anunciado un nuevo programa de capacitación en TIC en colaboración con la Agencia Nacional para la Promoción del Empleo y las Habilidades (ANAPEC). Como parte de esta iniciativa, se ofrecerá a los titulados en ciencias una formación adicional de nueve meses en TIC. Según ANAPEC, 2.000 graduados de ciencias podrían beneficiarse inmediatamente de este curso de reentrenamiento.

Además de los esfuerzos para desarrollar las habilidades de los trabajadores marroquíes, el Estado también busca atraer talento extranjero para mejorar las capacidades de TIC del país. Así, APEBI ha reducido a 48 horas el proceso de obtención de una visa de trabajo para especialistas en TI y ha reducido las tarifas de esta última, que pasó de 5000 dirhams (461 euros) a 1500 dirhams (138 euros).