Nuevos hitos en la estrategia energética marroquí

Marruecos ha adoptado una estrategia que hace de la eficiencia energética una prioridad nacional.
Marruecos-ENergía

 -  

La estrategia energética de Marruecos empieza a dar sus frutos: el país ya se ha convertido en un exportador neto de electricidad. El desarrollo de esta, procedente de fuentes renovables y de la puesta en marcha de la central térmica de Safi, han permitido a Marruecos alcanzar dicho perfil de exportador desde finales de 2018.

La producción de electricidad no solo permite cubrir en gran medida el consumo propio, sino que Marruecos exporta electricidad a España. Según datos del operador semipúblico Red Eléctrica de España, Marruecos exportó 870 GwH en el primer semestre de 2019, frente a 180 Gwh en todo el año 2018.

La mencionada puesta en marcha de varios proyectos para la producción de electricidad a partir de fuentes renovables (solar y eólica), que han aumentado la capacidad de Marruecos hasta casi 3500 MW (incluida la hidroelectricidad), cuenta con el objetivo de conseguir 6000 MW en 2020. La entrada en servicio, a finales de 2018, de la central térmica de Safi, marca un punto de inflexión importante. Con una capacidad de 1386 MW, esta planta puede llegar a satisfacer hasta el 25 % de la demanda nacional de electricidad.

Comprendido en esta misma estrategia se encuentra un Programa de Eficiencia Energética que Marruecos quiere implementar en todos los edificios públicos del país. Está previsto que dicho programa comience en 2020 y su período inicial de ejecución será de cinco años.

El programa forma parte de la cooperación financiera alemana en Marruecos, en concreto el Banco de Desarrollo alemán KfW, con la Société d’Investissements Énergétiques (SIE) y la Agencia Marroquí de Eficiencia Energética (AMEE). Para el desarrollo de este proyecto se pretende realizar una serie de acciones en las edificaciones, como sustituir las lámparas existentes por lámparas LED para una iluminación eficiente, la sustitución o renovación de unidades de aire acondicionado de alta eficiencia y mejorar el rendimiento térmico de los edificios y los sistemas de calderas. Como resultado de esta iniciativa, el SIE espera reducir el consumo de energía y las facturas en los distintos edificios en unos 20 GWh/año como objetivo.

Marruecos ha adoptado una estrategia que hace de la eficiencia energética una prioridad nacional. Se han emprendido una serie de acciones encaminadas a introducir las técnicas de educación ambiental en todos los programas de desarrollo sectorial, con miras a lograr un ahorro energético del 5 % para 2020 y del 20 % para 2030.