Once empresas, entre ellas la española CAF y la francesa Alstom, multadas en Brasil

 -  

Atalayar

El Consejo Administrativo de Defensa Económico de Brasil (CADE), el órgano brasileño de lucha contra los monopolios, ha multado con 515,6 millones de reales (alrededor de 121 millones de euros) a 11 empresas, algunas de ellas multinacionales extranjeras y también ha condenado a 42 ejecutivos a pagar una multa total de 19,5 millones de reales (4,6 millones de euros) según un comunicado de CADE.

El motivo es la formación de cárteles de la construcción para distribuirse ilegalmente licitaciones públicas para la construcción de trenes y metros en cuatro estados del país - São Paulo, Minas Gerais, Brasilia y Rio Grande do Sul - en los últimos 15 años. Las empresas y los funcionarios interfirieron en el resultado de al menos 26 proyectos relacionados con licitaciones públicas entre 1999 y 2003. "El objetivo del cartel era dividir el mercado, fijar precios, ajustar condiciones, ventajas y formas de participación de las empresas en las licitaciones", señala el comunicado.

Entre las empresas se encuentran las subsidiarias brasileñas de compañías europeas como la española CAF (aproximadamente 39,2 millones de euros) o la francesa Alstom (30,18 millones de euros), y otras como la canadiense Bombardier (5,4 millones de euros) la japonesa Mitsui & Co (141 mil euros).

"Según la investigación de CADE, el cartel se organizó a partir de reuniones y contactos entre empresas competidoras y/o consorcios o que tenían interés potencial en una oferta pública determinada. Los contactos se realizaron antes y durante los eventos, extendiéndose en algunos casos hasta el momento posterior a la adjudicación del contrato", asegura la nota de prensa.

Las investigaciones empezaron en mayo de 2013 a partir de la firma de un acuerdo de lenidad celebrado entre Siemens, el CADE, el Ministerio Público Federal y el Ministerio Público del estado de Sao Paulo.

Entonces, el órgano de combate a los monopolios obtuvo autorización para realizar allanamientos en las sedes de las empresas sospechosas de participar en cárteles y logró pruebas sobre negocios irregulares.

El comunicado incluye, por ejemplo, la participación de CAF en un cártel para adjudicarse la línea 5 del metro de São Paulo. "Los contactos ilegales comenzaron en 1999, durante el proceso de licitación para el proyecto de la Línea 5 del Metro de São Paulo, realizado por la Companhia Paulista de Trens Metropolitanos (CPTM). Las compañías Alstom, DaimlerChrysler (ahora Bombardier), CAF, Mitsui y Siemens participaron en estos acuerdos anticompetitivos", detalla.