Pasado, presente y futuro del acuerdo comercial UE-Mercosur

La Unión Europea y América Latina están cada vez más cerca y se erigen como los principales defensores del multilateralismo y del libre comercio.
Mercosur_Elcano_España_Unión Europea

GUILLERMO LÓPEZ  -   Xiana Méndez, secretaria de Estado de Comercio de España, durante el panel organizado por el Real Instituto Elcano.

La firma del acuerdo político que dará lugar a la entrada en vigor del esperado Tratado de Asociación entre la UE y el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) es el mejor ejemplo del papel que ambos bloques quieren tener en la defensa de un sistema económico abierto y basado en reglas estables y predecibles.

El documento comercial que se firmó el pasado 28 de junio, tras veinte años de negociaciones, supone un paso de gigante para la creación, cuando entre en vigor, de un mercado de 780 millones de consumidores. Los datos desde un punto de vista económico también son muy relevantes. "Esperamos a nivel de la UE un ahorro arancelario de 4.000 millones de euros, para las empresas españolas de 500 millones de euros anuales e incluso duplicar el nivel de exportaciones al Mercosur en el plazo de cinco años", dijo Xiana Méndez, secretaria de Estado de Comercio de España en el debate "Pasado, presente y futuro del acuerdo de Asociación UE-Mercosur", celebrado esta semana en Madrid. En la práctica esto constituye el mayor acuerdo firmado hasta la fecha por la UE.

En un entorno político y económico internacional inestable una relación más profunda entre ambas partes es la hoja de ruta de un futuro prometedor. "Anclar la relación de la UE con Mercosur es estratégico porque compartimos intereses y valores: América Latina forma parte de Occidente", dijo el investigador del Real Instituto Elcano, Federico Steinberg, en el debate organizado por la organización. Al valorar la importancia de América Latina para la Unión Europea cabe destacar que "la inversión europea en toda América Latina es superior a la que se realiza conjuntamente en la India, China y Rusia, pese a que la región no es una prioridad de la política exterior de la UE", decía Carlos Malamud en un Informe Elcano de 2017 titualdo, '¿Por qué importa América Latina?'. El propio Malamud señaló, durante la conferencia, que con la firma del tratado se fortalece la relación UE-América Latina ya que "a partir de su puesta en vigor, la UE va a tener tratado de distinto tipo con toda la región excepto con toda América Latina con la excepción de Venezuela y Bolivia".

El presente del acuerdo es prometedor pese a que el proceso de ratificación esté en la cuerda floja tras los incendios que asolan la Amazonía brasileña. En estos momentos se está redactando la versión jurídica del acuerdo y pese a que todavía quedan pendientes de discusión numerosos detalles que pueden incidir en el resultado final, el objetivo de que este acuerdo comercial sea la punta de lanza de las relaciones en el futuro entre ambos bloques es evidente. 

La secretaria de Estado de Comercio de España afirmó que confía en la ratificación del acuerdo UE-Mercosur "en el plazo aproximado de dos años". "En teoría entra en vigor cuando los parlamentos nacionales de los 28 Estados Miembros de la UE y de los cuatro de Mercosur lo aprueben (aunque el Consejo Europeo podría decidir introducirlo de manera provisional)", aseguró. 

"En cuanto a la ratificación hay más problemas en el lado del Mercosur que en el lado europeo, quiero pensar", aseguró Federico Steinberg, investigador principal del Instituto. "La presión geopolítica es un factor, aquí tenemos claro hacia donde hay que caminar por lo que lo veo más factible, mientras que en el caso de Mercosur, particularmente Argentina, la dificultad tiene que ver con la propia evolución interna de la economía argentina, que apunta mal, y también con la probable victoria de Alberto Fernández (en las elecciones de octubre)", dijo el analista de Elcano.  

Elcano_Mercosur_España_Atalayar

Según el panel, fue el propio entorno geopolítico uno de los motivos que propició el cierre del Acuerdo tras tantas idas y venidas. Dominado por las crecientes tensiones comerciales y proteccionistas se abrió una ventana de oportunidad, que tenía riesgos de cerrarse el próximo otoño, lo que hizo que este año las rondas de negociaciones cogieran una fuerza mayor y que desencadenó en la firma política.

"El impulso por parte de los países del Mercosur para cerrar este acuerdo en momentos muy recientes ha sido determinante", explicó Méndez. "A principios de este año la propia Comisión Europea era consciente de que las concesiones que puso Mercosur encima de la mesa para cerrar el acuerdo hizo que tuviéramos que hacer cesiones finales porque los últimos movimientos por su parte fueron generosos y fueron muy decididos", aseguró la secretaria de Estado de Comercio . 

Así Mercosur logró firmar el primer acuerdo con otro gran bloque regional y con todo en el acuerdo final se recogen todos los aspectos ambientales que demandaba la UE lo que hace que el capítulo de desarrollo sostenible sea muy importante y con novedades muy destacables en el moderno acuerdo - incluyendo la protección del medio ambiente, protección de los derechos de los trabajadores con su propio procedimiento de solución de diferencias y el compromiso explícito de garantizar un efectivo cumplimiento del Acuerdo de París. Además, "el grado de defensa de los intereses del agro de la UE está suficientemente garantizado a través de una serie de contingentes que son sin duda el mejor mecanismo del que nos podemos dotar para defender nuestros sector agrícola. 

"El acuerdo permitirá a las empresas europeas vender sus productos industriales en un mercado hasta la fecha muy protegido, cuyos aranceles al automóvil, calzado y textiles eran del 35%, los de auto-partes del 14%-18%, los de maquinaria del 14%-20%, los de productos químicos del 18% y los de farmacéuticos del 14%-18%. En el sector agrícola, Mercosur también eliminará sus aranceles en productos como el chocolate (arancel actual del 20%), vinos (del 27%) y gaseosas (del 20% al 35%). También elimina aranceles del 28% para productos lácteos, que pasarán a ser administrados mediante cuotas. Esto será especialmente relevante para los quesos europeos. Asimismo, Mercosur se compromete a proteger 357 denominaciones de origen europeas, incluyendo el Jabugo español", escribían Carlos Malamud y Federico Steinberg en una reciente publicación. 

El papel de España 

En su reciente visita a Madrid, la Comisaria de comercio de la Unión Europea aseguró  que con el tratado comercial del Mercosur "si hay un país en Europa que gana es España". En esa línea se mostró la secretaria de Estado de comercio española que defendió que el papel de España ha sido determinante en la consecución de la firma. 

"En estos 20 años el papel de España ha sido muy relevante con sus idas y venidas no por desistimiento del Gobierno español en ningún momento.  España ha tenido un papel de liderazgo muy significativo y en los últimos días antes de la firma la intervención  del Gobierno español fue decisivo", aseguró Méndez. 

Así el espaldarazo a la cooperación internacional y al libre comercio en un entorno de crecientes tensiones comerciales y además, tan importante, que la firma del tratado refuerza la relación birregional.