Rusia no es un paraíso para los exportadores marroquíes

 -  

Por Dunia Gattiui
Foto: Naranjas marroquíes para la exportación.
 
Marruecos se convirtió en 2013 en el primer socio comercial de Rusia en el Magreb y el conjunto del continente africano. El año pasado, la balanza comercial fue favorable a Rusia, que exportó a Marruecos por valor de casi 2.000 millones de dólares. Marruecos, por su parte, exportó a la gran potencia emergente de Europa del Este  productos por  valor de 270 millones de dólares. El mercado ruso es para Marruecos el segundo más importante del mundo, después de la Unión Europea (UE), para sus exportaciones agrícolas, sobre todo frutas y hortalizas. El 55% de las exportaciones marroquíes a Rusia son productos agrícolas. Los dirigentes marroquíes pensaron que el embargo impuesto por  la Unión Europea (UE) a Rusia a raíz de la crisis de Ucrania no iba a afectar directamente a su país. Es más, según denunciaron el pasado mes de septiembre algunos medios marroquíes, los exportadores franceses  de productos agrícolas utilizaban a Marruecos para burlar el embargo europeo a Rusia. Según Ahmed Samaoli, experto marroquí en cuestiones agrícolas, los exportadores franceses de productos del campo “han encontrado en Marruecos una ruta segura alternativa para seguir haciendo negocios con Rusia”. Preguntado por Atalayar sobre cómo pueden burlar el embargo los exportadores galos, Samaoli aseguró que “la alternativa es muy sencilla. Lo que están haciendo muchos empresarios del sector agrario es reetiquetar su producción en un país como Marruecos que no está sometido al embargo ruso. Una vez hecho el cambio, esos productos llegan a Rusia sin el menor problema”. Hace tan sólo dos meses, los productores y exportadores de frutas y hortalizas en Marruecos estaban bastante satisfechos. Zahra Maafiri, directora general de Maroc Export, confirmó en una entrevista periodística el pasado 24 de octubre que “el mercado ruso es nuestro primer mercado en frutas y hortalizas”. En febrero de este año, la Asociación de Exportadores de Frutas y Hortalizas de Marruecos (ASPAM)  anunció que pensaba triplicar sus exportaciones a Rusia. “Nos preparamos para la ofensiva”, aseguró a un periódico Hasan Sentissi, presidente de la Asociación Marroquí de Exportadores (ASMEX) y del Consejo de Negocios Marroquí-Ruso.
 
Más ventas,  pero menos dinero
Las ventas de frutas y hortalizas y otros productos agrícolas aumentaron, efectivamente, un 39,4% en 2013, y alcanzaron 350.000 toneladas. Esto demuestra que los exportadores marroquíes consiguieron su objetivo, a pesar del embargo europeo a Rusia. Pero hay un problema y es que, como señala Najib Akesbi,  economista en el Instituto Agronómico y Veterinario Hasan II de Rabat, “el mercado ruso se caracteriza por unos consumidores de variedades de productos de  gama baja o media. Es un mercado menos interesante desde el punto de vista económico para Marruecos. Es verdad que vendemos más a Rusia pero no ganamos más dinero. En general, ha bajado el precio de venta de muchas hortalizas y frutas marroquíes, aunque hayan aumentado las exportaciones”. Por lo tanto, las ganancias son menores. Así lo reconoce Ahmed Derrab, secretario general de la ASPAM. “El mercado ruso es muy desfavorable para los exportadores marroquíes que no tienen margen de maniobra para subir los precios ni capacidad técnica para sustituir el mercado ruso por otros”, considera Akesbi. Además, Marruecos  se enfrenta a otros problemas en Rusia como el retraso en los pagos, que, según el diario marroquí ‘L´Economiste’, varía entre 10 y 12 meses. Otro elemento que hay que tener en cuenta es que desde el punto de vista económico y financiero, Rusia es un país poco estable  y no goza de buena puntuación por parte de las agencias de calificación internacionales. “Los exportadores marroquíes son cautivos de Rusia”, piensa Ahmed Samaoli. Este año, el volumen de clementinas destinado al mercado ruso no superará las 130.000 toneladas. Otros años, Marruecos exportó 200.000 toneladas. Los exportadores marroquíes, según Mohamed Derrab, se están organizando para hacer frente a los problemas con Rusia, pero de momento no han conseguido gran cosa y algunos se plantean volver a los mercados más seguros de la UE. “Rusia no es un buen negocio para Marruecos, con este país estamos condenados a sufrir muchos problemas”, sentencia Ahmed Samaoli.