S&P alerta de la crisis de la siderurgia europea por la competencia de Asia

La agencia pone en perspectiva negativa a ArcelorMittal
Un trabajador examina el proceso de producción en la planta siderúrgica de ArcelorMittal en Gante, Bélgica

REUTERS/FRANCOIS LENOIR  -   Un trabajador examina el proceso de producción en la planta siderúrgica de ArcelorMittal en Gante, Bélgica

Diversos factores se unen y llevan a la industria siderúrgica europea a moverse en una crisis que afecta a su rentabilidad. Esta es una conclusión global del análisis que ha realizado la agencia estadounidense de calificación S&P, que ha puesto bajo perspectiva negativa al líder mundial del sector, el grupo euro-indio Arcelor Mittal, como manifiesta Andrei Nikolaev, jefe de rating de S&P Global.

El informe señala que los márgenes de las empresas se han reducido a niveles de hacer diez años, consecuencia de aspectos como la ‘invasión’ de productos siderúrgicos de otros países, básicamente de Asia, que operan con parámetros medioambientales diferentes. En otras palabras: sus costes son menores en la medida que no cumplen con la agenda verde europea respecto a las emisiones de CO2. Una cuestión que al no estar normalizada es un riesgo para las compañías europeas que deben competir con las asiáticas.

S&P cita también, como factor negativo, la subida del precio del hierro, mientras que el del acero va a la baja. Y que la ralentización del sector automovilístico, el primer cliente de la siderurgia, con una cuota superior al 20%, conlleva caídas de la demanda.

Además, la guerra comercial entre EEUU y China, que incluye la subida de aranceles para el acero chino, se traduce en el aumento de la llegada de producto de ese país a Europa. En este contexto se subraya el sentimiento de miedo por el riesgo de hundimiento que predomina en el sector.

La agencia opina que la industria siderúrgica europea está “fragmentada”, en parte, como consecuencia de la estricta política seguida por las autoridades comunitarias. Destaca que imposibilitaron la fusión de Tata Steel y ThyssenKrupp y de los fuertes requisitos que impusieron a ArcelorMittal por la adquisición de Ilva.

En España, ArcelorMittal está cuestionando la rentabilidad de parte de sus líneas de producción. Y ha sido el tema central del encuentro de la pasada semana entre el presidente de la multinacional y el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.