Túnez prohíbe uso del niqab en administraciones públicas

 -  

EFE

Pie de foto: El primer ministro Youssef Chahed decidió el 5 de julio de 2019 prohibir la cobertura niqab musulmana de la cara de las mujeres en las oficinas del gobierno tunecino "por razones de seguridad". AFP/FETHI BELAID

El primer ministro tunecino, Youssef Chahed, anunció el viernes pasado la prohibición del uso del niqab o velo integral en las administraciones públicas "por razones de seguridad", según informó la prensa local.

Según esta fuente, Chahed firmó una circular de "ejecución inmediata" para prohibir "el acceso a las administraciones e instituciones públicas de toda persona que cubra su rostro".

Un atuendo que estaba estrictamente prohibido durante las dos décadas del régimen de Zine El Abidine Ben Ali, que llevó a cabo una dura campaña de represión contra los islamistas, y que volvió a resurgir tras la llamada "Revolución de los Jazmines" en 2011.

Esta decisión se produce después del doble ataque suicida perpetrado en la capital y reivindicado por la organización yihadista Daesh, que causó la muerte de dos personas e hirió a otras siete.

El pasado día 2, efectivos de la brigada de lucha contra el terrorismo mataron al supuesto cerebro de este atentado, Ayman Smiri, un joven de 23 años y originario de la capital, calificado por las autoridades como un dirigente "muy activo y peligroso".

El presidente del país, Beji Caid Essebsi, anunció el pasado mes de abril la extensión por un mes más del estado de emergencia impuesto en Túnez, que comenzó tras el atentado yihadista que acabó con la vida de 12 guardias presidenciales en 2015 en el centro de la capital.

Dos atentados previos ese mismo año, en la capital y en la ciudad balneario de Sousa, segaron asimismo la vida de 60 turistas extranjeros. Los atentados, que hundieron el turismo, una de las principales industrias de un país sumido en una grave crisis económica, también fueron reivindicados por una rama salafista local vinculada a Daesh.

Túnez es el cuarto país del mundo en número de radicales que se han sumado al grupo terrorista, solo superado por Rusia, Arabia Saudí y Jordania. Los últimos atentados se han producido a apenas cuatro meses de unas elecciones legislativas y presidenciales, previstas los próximos 6 de octubre y 17 de noviembre, respectivamente,  que se consideran cruciales para el futuro del país.

El anuncio de la convocatoria de elecciones se produjo en lo que fue la primera aparición  pública del presidente después de su salida del hospital el pasado 1 de julio tras cinco días ingresado a causa de un grave problema de salud, lo que desató numerosos rumores acerca de su posible muerte.