Traslado de icebergs para evitar sequías extremas: el proyecto de un empresario de EAU

 -  

Eva Cifuentes

Pie de foto: Fotografía del empresario Abdulla Alshehi. PHOTO/THE NATIONAL

El clima extremo y desértico sobre el que se asienta Emiratos Árabes Unidos, junto con la evolución de las temperaturas a nivel mundial, han hecho saltar todas las alarmas y la sequía extrema es una de las consecuencias más probables a corto-medio plazo. Por ello, un empresario emiratí ha propuesto trasladar un iceberg hasta las costas para abastecer a la población de suficiente agua dulce.

Este país árabe se caracteriza por el lujo y la ostentación en medio del desierto, donde con dinero todo es posible. La torre más alta del mundo, el acuario más grande dentro de un centro comercial, con tiburones incluidos, esquiar en la pista indoor más grande…y un amplio etcétera de actividades. En una zona del planeta desértica, se puede hacer prácticamente de todo. Pero las altas temperaturas y las escasas precipitaciones junto con el elevado consumo de agua dulce que experimenta el país, pone en riesgo a la población y se augura una gran sequía en los próximos años. Como posible solución, Abdulla Alshehi, un empresario millonario emiratí, está trabajando en la idea de remolcar un enorme iceberg desde la Antártida para poder abastecer de agua potable a más de un millón de personas. 

La idea, aunque parece sacada de una película, en realidad, no es nueva. Ya en los años 70 un grupo de científicos e investigadores franceses se lo propusieron al Gobierno saudí. Un proyecto que, según ha explicado el propio Abdulla a los medios, se canceló a los pocos años por la falta de medios técnicos, un impedimento que, a su juicio, ya se puede solventar. El empresario asegura que este plan favorecerá no solo a Emiratos, sino a todas las regiones del mundo que tengan problemas de sequía o de abastecimiento de agua dulce para la población. 

El empresario ha explicado que primero realizarán una prueba y se remolcará un iceberg hasta Ciudad del Cabo o hasta Perth, una primera toma de contacto que tendrá un coste de entre 60 y 80 millones de dólares. Una vez conseguido, el iceberg que se pretende llevar hasta las costas de los Emiratos es mucho más grande, ya que el objetivo es abastecer a un millón de personas durante 5 años.

“Menor impacto que las plantas desalinizadoras”

Según el propio Abdullá ha confirmado a los medios, este ambicioso plan es más barato y más sostenible que la construcción de plantas desalinizadoras. Asegura que los análisis de impacto ambiental que su equipo ha realizado revelan que la puesta en marcha de este tipo de plantas es dañina con la vida marina y su inversión es mucho más cara que la de traer un iceberg. Además, pronostica que al traer icebergs a las costas del país “pueda causar un cambio en el patrón del clima, ya que son cuerpos fríos que atraerán a las nubes que se mueven en el mar Arábigo hacia su centro", lo que podría traducirse en un aumento de las precipitaciones. 

El aumento de lluvias tampoco es algo nuevo, pues el país lleva trabajando en ello desde hace varias décadas con lo que se conoce como “siembra de nubes”.