Zelenskiy y Poroshenko disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ucrania

 -  

Raúl Redondo

Pie de foto: El candidato presidencial Volodymyr Zelenskiy, tras el anuncio de la primera votación de salida en una elección presidencial en su sede de campaña en Kiev, Ucrania, el 31 de marzo de 2019. REUTERS/VALENTYN OGIRENKO

Volodymyr Zelenskiy y Petro Poroshenko se enfrentarán en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ucrania a tenor de los últimos escrutinios realizados por la Comisión Electoral Central que han colocado al principal favorito, Zelenskiy, por delante con en torno al 30% de los votos, frente al 16% logrado por el actual presidente ucraniano Poroshenko. La principal derrotada ha sido Yulia Timoshenko, que se ha tenido que conformar con un escaso 13%.

Por lo tanto, se han confirmado todas las previsiones que daban a Zelenskiy una ventaja más o menos clara sobre el resto de los candidatos. El comediante ucraniano se apuntó a la carrera electoral sin experiencia previa en la política a raíz de su creciente popularidad entre la opinión pública debido a sus apariciones televisivas. El protagonista del programa satírico ‘El siervo del pueblo’, en el que encarna a un profesor que gracias a una campaña en redes sociales de sus alumnos se erige en jefe de estado ucraniano, puede llegar a convertir finalmente su historia de ficción en realidad.

Diversas encuestas preelectorales le daban a Zelenskiy algo más del 20% de los votos de los encuestados, pero finalmente en la primera vuelta electoral ha alcanzado incluso la cota del 30%, confirmando todas las previsiones que le situaban bastante por delante de Poroshenko y Timoshenko. El actor siempre ha dejado claro que es el pueblo el que le “ha empujado” a participar en la carrera presidencial porque él no quería dedicarse a la política. Pero tras entrar en faena e ir ganando popularidad se ha implicado hasta el fondo en su nueva tarea hasta el punto de proclamar que la primera vuelta electoral presidencial es “sólo el primer paso hacia la victoria”. El propio Zelenskiy, haciendo gala de su humor, ha agradecido a los ciudadanos “no votar de broma”.

Desde el otro bando, el actual presidente Poroshenko ha quedado lejos del vencedor de la primera vuelta y ha declarado haber comprendido “la señal que la sociedad le ha dado al Gobierno”. Todo ello en alusión a la difícil situación que vive Ucrania por diversos motivos, como son el estancamiento económico que vive la nación, los casos de corrupción que afectan a la administración nacional, la decepción política tras el levantamiento democrático que hubo contra el anterior presidente Viktor Yanukovich y el enfrentamiento diplomático con la Rusia de Putin derivado de la confrontación armada entre el Ejército ucraniano y grupos armados prorrusos separatistas (conflicto que ha dejado más de 13.000 muertos en los últimos cinco años tras la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014).

El próximo presidente ucraniano heredará este difícil panorama político y precisamente parece que el gran activo de Zelenskiy es el de generar ilusión y suponer una bocanada de aire fresco entre los apesadumbrados ucranianos que ansían un cambio político efectivo.

Pie de foto: La pantalla muestra las encuestas de salida en la sede de la campaña del presidente Petro Poroshenko en Kiev, después de la primera ronda de las elecciones presidenciales de Ucrania, el 31 de marzo de 2019. AFP/SERGEI SUPINSKY

Timoshenko, la gran derrotada

La ex primera ministra Yulia Timoshenko ha sido la gran perdedora de la primera vuelta electoral, tras el escaso 13% alcanzado tras los primeros datos escrutados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La empresaria vinculada al sector del gas no ha podido llegar a los resultados de Zelenskiy y Poroshenko y queda fuera de la carrera presidencial entre denuncias de supuesto fraude electoral al entender que los resultados no son fiables.

Timoshenko, tras volver a perder unas elecciones como le pasó anteriormente ante Yanukovich y Poroshenko, ha denunciado que sus sondeos a pie de urna le otorgaban un mejor resultado, hasta el 21%, ostentando así el segundo lugar, solamente superada por Zelenskiy, lo cual le daría derecho a continuar en la pugna por el máximo cargo político de Ucrania. La candidata he llegado incluso a hacer un llamamiento a sus partidarios para copiar las actas de cada colegio electoral para realizar un recuento paralelo.