Simone Biles, un producto americano

Marcada por una infancia familiar rota y por abusos sexuales, Biles triunfó en los Campeonatos Mundiales de Stuttgart
Simone Biles, de EEUU, después de ganar la prueba de suelo de la final de aparatos en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística de la FIG en el Hanns-Martin-Schleyer-Halle de Stuttgart, Alemania, el 13 de octubre de 2019

AFP/LIONEL BONAVENTURE  -   Simone Biles, de EEUU, después de ganar la prueba de suelo de la final de aparatos en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística de la FIG en el Hanns-Martin-Schleyer-Halle de Stuttgart, Alemania, el 13 de octubre de 2019

La gimnasta más laureada de todos los tiempos mide 1,42 y pesa 48 kilos. Tiene 25 medallas y 22 años. Hija de padres adictos, nieta de abuelos comprometidos y resultado de un sistema deportivo casi perfecto. Biles también es parte del American Way of Life. 

#DrogasYAlcohol

Estados Unidos es un país de libertades. Y de más de 300 millones de personas que hacen uso y abuso de esas libertades. Un país con estados en los que la pena de muerte es la amenaza para quienes sobrepasan los límites. Desde la presidencia de Nixon, Estados Unidos no ha dejado de luchar contra el consumo de drogas. Familias rotas, vidas destrozadas, sueños convertidos en pesadillas. Los padres de Simone Biles eligieron el consumo de drogas y de alcohol antes que cuidar de sus cuatro hijos. Nos podemos imaginar cómo podría haber acabado ese tormento de familia. Dónde hubieran acabado esos cuatro pequeños a manos de unos padres encadenados al consumo.

#Abuelo

Roland Biles fue el abuelo que hizo hace 20 años lo que hoy en día es algo demasiado habitual, cuidar de sus nietos. Se hizo cargo de Simone y de Adria mientras que Tevon y Ashley fueron a vivir con la hermana de su abuelo. Cuatro hermanos, separados de sus padres y separados entre sí es una tragedia. A Simone Biles le salvó su edad, tan pequeña como para no entender demasiado lo que sucedía a su alrededor y tan humilde como para dejarse guiar por un abuelo comprometido con su vida. 

#Deporte

El deporte en EEUU es parte de su cultura. Desde los institutos, pasando por las ligas universitarias hasta llegar al deporte profesional. Los derroteros de la vida de Biles fueron a parar a un gimnasio de Ohio. Su hiperactividad y déficit de atención eran más llevaderos imitando a otras chicas hasta que alguien se fijó en ella y la puso en manos de la entrenadora Aimee Boorman. Como Miguel Ángel con el David, Boorman fue moldeando a Biles para la Gimnasia Artística.  

Simone Biles, de EEUU, con las cinco medallas de oro que ganó en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística FIG en el Hanns-Martin-Schleyer-Halle de Stuttgart, Alemania, el 13 de octubre de 2019
AFP/THOMAS KIENZLE - Simone Biles, de EEUU, con las cinco medallas de oro que ganó en el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística FIG en el Hanns-Martin-Schleyer-Halle de Stuttgart, Alemania, el 13 de octubre de 2019
#DolorYGloria

En 2013 comienza su carrera profesional. El esfuerzo, la entrega, la dedicación… la vida convertida en rutina empieza a dar frutos en forma de medallas de oro. Campeonatos nacionales, mundiales y juegos olímpicos fueron poniendo los focos sobre la nueva sonrisa de la Gimnasia Artística. Los cuatro oros en Río de Janeiro mostraron al mundo la gloria. Detrás estaba el dolor. 

#LarryElDemonio

Larry Nassar fue médico del equipo nacional de gimnasia de Estados Unidos. Acusado y condenado de abusar de más de 100 gimnastas durante sus años de profesional en el deporte americano. Reconoció algunos cargos y pasará el resto de su vida en prisión. También Biles sufrió a Larry. Reconoció los abusos y hasta reveló que toma medicación para poder superar aquello. Se unió al discutido movimiento #MeToo pero hizo algo más: contó a miles de chicas de todo el mundo seducidas por la Gimnasia Artística que todo lo agotador que puede ser ese deporte no debe agravarse aceptando vejaciones. 

Larry Nassar, de 54 años, comparece en la corte para una audiencia de declaración de culpabilidad en Lansing, Michigan
AP/PAUL SANCYA - Larry Nassar, de 54 años, comparece en la corte para una audiencia de declaración de culpabilidad en Lansing, Michigan
#BilesComaneci

Dos productos de un estoico trabajo deportivo. Dos ganadoras. Dos supervivientes de situaciones límite. Dos vidas al límite para las que competir era la única opción de olvidar sus desdichas personales. 

La rumana media 1,55 y pesaba 40 kilos. Menos músculo que la potente norteamericana pero la misma sonrisa. Comaneci tuvo en su vida otro demonio. El hijo del dictador Ceaucescu convirtió su existencia en una jaula de oro. Mientras su equipo desertaba aprovechando las competiciones, ella era vigilada por el sistema comunista. En 1989 huyo a Estados Unidos. Faltaban ocho años para que naciera Simone Biles.