Eva Cifuentes

Pie de foto: Cajeros automáticos para la moneda digital Bitcoin en Hong Kong. AFP PHOTO / Anthony Wallace 

El Bitcoin nació en 2009 y se ha convertido en la criptomoneda más famosa del mundo. Prácticamente todo el mundo ha oído hablar de ella de forma tanto negativa como positiva. Para muchos es un mundo complejo en el que solo se meten los más entendidos sobre el tema, pues de lo contrario resultaría difícil obtener beneficios. Pues desde los medios suelen alertar de las continuas caídas de este tipo de monedas virtuales, una divisa que está fuera del alcance de cualquier organización o Gobierno. Aunque estas transacciones parecen destinadas a los usuarios más experimentados en las transacciones virtuales y con un amplio conocimiento sobre este tipo de monedas, existen cajeros de Bitcoins alrededor del mundo que hacen que la compra-venta de esta divisa esté al alcance de la mayoría.

En España parece que el Bitcoin no ha calado del todo, pero en realidad, es uno de los países con más cajeros de Bitcoins, en concreto, hay 83, según los datos actualizados de la web Coin ATM Radar. Algunas de las regiones que los albergan son Madrid, Cataluña, varias zonas de Andalucía, Alicante, Asturias, País Vasco y las islas Canarias.

A nivel internacional, en la actualidad existen más de 4.000 cajeros de este tipo. Su existencia facilita la adquisición o la venta de la famosa criptomoneda para un público mucho más amplio.

¿Cómo funciona un cajero de Bitcoins?

Puede parecer complejo, pero es muy parecido a un cajero convencional. Lo primero, es poseer una cuenta o monedero Bitcoin, que se trata del lugar donde se reciben los fondos de estas transacciones. Para los usuarios que quieran probar en el mundo Bitcoin y comprar en un cajero pero no posean cuenta, no hay problema, estos dan la opción de crear una en el momento. Lo principal de la creación de este monedero virtual, es por un lado la clave pública (la que permite operar en los cajeros) y la privada, la cual no se debe compartir con nadie.

El cajero da la opción de comprar o vender. Si se elige comprar Bitcoins, se debe indicar la cuenta creada para recibir el importe de Bitcoins deseado. A continuación, se ingresa el dinero en efectivo equivalente a la criptomoneda comprada. Si se quiere vender los Bitcoins que se posean de antemano para obtener efectivo, hay que transferir desde el monedero virtual personal a la dirección del cajero la cantidad de criptomonedas que se quieren vender. Una vez confirmado todo, el cajero expende el importe correspondiente en efectivo. Eso sí, cobran comisión.

Pie de foto: El Bitcoin es la moneda virtual más popular del mundo, no están vinculadas a un banco o gobierno y permiten a los usuarios gastar dinero de forma anónima. Photo: AP Photo/Kin Cheung

Esta es la mecánica básica de los cajeros de Bitcoins, si bien es cierto que cada uno tiene sus peculiaridades. Algunos solo sirven para comprar y no dan la opción de vender, por ejemplo. También se pueden encontrar algunos dispositivos que además de las operaciones con Bitcoin, permiten realizar transacciones con otras criptomonedas como Litecoin o Ethereum.

En cuanto al valor de esta moneda, es muy cambiante, varía en función de las transacciones que van realizando los usuarios. Escapa a todo control gubernamental o privado. A día de hoy, el precio ronda los 4000 dólares (3400 euros), un valor que puede cambiar drásticamente en cualquier momento. De hecho, en mayo del año pasado se llegó a alcanzar el valor de 8000 dólares.