La afectación de diversos conflictos en el aumento de la amenaza procedente del terrorismo yihadista en Occidente

Fotografía de archivo. Un miembro del Daesh ondea la bandera de Daesh en Siria - PHOTO/REUTERS
PHOTO/REUTERS - Fotografía de archivo. Un miembro del Daesh ondea la bandera de Daesh en Siria

Este documento es copia del original que ha sido publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos en el siguiente enlace.

El yihadismo es un fenómeno global cuya afectación llega a diversas partes del mundo. Su búsqueda para atraer al mayor número de voluntarios procedentes de distintos países tiene una doble finalidad: la captación y radicalización de individuos para que colaboren con las organizaciones mediante la comisión de delitos de terrorismo en sus lugares de residencia o viajando a las zonas en conflicto donde los grupos actúan.

Para atraer la atención de los voluntarios, dentro de esta estrategia deviene fundamental el desarrollo de una actividad propagandística eficaz, donde el aprovechamiento de determinados conflictos tiene un papel relevante: estos se presentan como un ataque contra el mundo musulmán por parte de sus enemigos tanto cercanos como lejanos.

El conflicto que se desencadenó en Afganistán a finales de los años setenta del siglo pasado y otros posteriores, como los de Bosnia, Chechenia, Irak o Siria, han conllevado un aumento de la actividad de las organizaciones y grupos yihadistas y del número de individuos afines que viajan a estos lugares o cometen acciones terroristas en sus países de origen. El ejemplo más importante de ello es el conflicto surgido tras la Primavera Árabe en Siria e Irak.

Introducción

El terrorismo, considerado como una forma de violencia política, persigue determinados fines en función de la ideología de fondo que sustenta sus diversas manifestaciones; para la consecución de los mencionados objetivos, se cometen acciones violentas.

En el caso del terrorismo yihadista, esos objetivos pueden ser muy diversos. Para ellos, los conflictos surgidos en países donde la población musulmana se ha visto afectada y que han tenido importantes repercusiones en otras partes del mundo juegan un papel destacado.

El conflicto afgano-soviético, la guerra de Bosnia a mediados de la década de 1990, el conflicto argelino en la última década del siglo pasado, el conflicto iraquí o los surgidos tras el desencadenamiento de la Primavera Árabe en diversos países, con especial mención a Siria e Irak, han conllevado un importante efecto dinamizador de la actividad terrorista vinculada con el yihadismo tanto en estos territorios como en otras zonas.

Otro conflicto que siempre ha tenido influencia en este tipo de cuestiones es el palestino- israelí, que ha vuelto a adquirir gran protagonismo tras el ataque llevado a cabo en territorio de Israel por parte de la organización terrorista Hamás1 y la posterior respuesta militar de las Fuerzas Armadas israelíes2.

Las organizaciones terroristas yihadistas —no solamente Al Qaeda Central y Dáesh— buscan aprovechar este tipo de acontecimientos en beneficio propio llevando a cabo llamamientos propagandísticos para atraer a voluntarios3 y animarlos a viajar a los conflictos para que combatan integrados en sus filas o a cometer acciones terroristas en los países donde residen.

Y es en este punto donde las circunstancias descritas pueden tener una influencia más o menos importante en el aumento de la actividad terrorista, tanto de apoyo logístico o propagandístico como operativa, en Occidente.

Con el surgimiento y desarrollo de los procesos de globalización, especialmente en materia de telecomunicaciones y medios de transporte, estas actividades se han visto enormemente potenciadas, como refleja el aumento del número de individuos que han viajado a conflictos, de detenidos por la comisión de delitos de terrorismo y de acciones terroristas cometidas en países occidentales.

A esto hay que unir los casos de reincidencia motivados, al menos en parte, por el surgimiento y desarrollo de tales conflictos. Por ejemplo, un individuo que estuvo recluido en Guantánamo posteriormente fue detenido en España en 2014 por liderar una célula terrorista que llevaba a cabo labores de captación, radicalización y favorecimiento del envío de yihadistas a Siria e Irak para combatir4. En 2011, en el programa Salvados de La Sexta5, este individuo había afirmado no estar «dispuesto a atentar contra la ley de momento», como sí haría a partir del desencadenamiento del conflicto sirio aquel mismo año. Un segundo individuo que había llevado a cabo el mismo tipo de actividades también fue detenido en 2014 y de nuevo en 2023 tras cumplir condena. Su reincidencia estaría motivada, entre otras cuestiones, por el conflicto palestino6, avivado por los acontecimientos acaecidos a partir de octubre del presente año.

Cabe, por tanto, poner de relieve la importancia de la correcta detección y seguimiento de este tipo de casos que pueden tener importantes repercusiones en los procesos de radicalización y en la comisión de acciones terroristas en diversas partes del mundo.

Evolución de la amenaza del terrorismo yihadista en relación con los conflictos surgidos en las últimas décadas

El presente epígrafe refleja diversos conflictos acaecidos desde finales de la década de 1970 donde han participado organizaciones y grupos terroristas y que han repercutido sobre el nivel de amenaza y el desarrollo de esta actividad alrededor del mundo.

El 25 de diciembre de 1979 las tropas soviéticas ocuparon Afganistán7 y permanecieron en el país durante más de diez años. La URSS intervino así en un conflicto preexistente y se vio inmersa en un escenario de declaración del yihad contra el invasor de un territorio de mayoría musulmana8.

Miles de voluntarios denominados afganos árabes acudieron desde diversos países para combatir contra las tropas soviéticas y el Gobierno comunista, con lo que este conflicto se convirtió en el primero de la era moderna en recibir la llegada masiva de combatientes terroristas extranjeros (CTE). Según los autores, las cifras oscilan entre los 10.000 y los
35.000 combatientes9.

Individuos implicados en el conflicto afgano, como Abdul Rasul Sayyaf y Jalaluddin Haqqani10, llevarán a cabo una importante labor dirigida a obtener apoyos a su causa en diversos países, para lo cual desarrollarán una intensa actividad propagandística de apoyo a través de la edición de publicaciones en diferentes idiomas y la elaboración de materiales audiovisuales.

Tras la derrota de la URSS, esta guerra generó entre sus participantes autoconfianza y el deseo de continuar con el yihad en otros conflictos para derrotar a la superpotencia restante: EE. UU.11. Así pues, se establecieron las bases para la internacionalización del yihad y la posterior creación de organizaciones terroristas yihadistas. Destaca el ejemplo de Al Qaeda Central12, cuya internacionalización favorecieron el paso de objetivos territoriales concretos a objetivos globales; la unificación de objetivos, tácticas y modus operandi y el aumento del atractivo de los conflictos que fueron surgiendo posteriormente para atraer la colaboración de nuevos voluntarios dispuestos a combatir en ellos.

La finalidad perseguida por Osama bin Laden al crear AQC era unir a los combatientes árabes que habían participado en este conflicto bajo un mismo estandarte13 con el objetivo global de luchar

«hasta que todos los lugares de las tierras del islam sean liberados y hasta que la bandera de la victoria y del yihad sea izada alto y ondee sobre Grozni, Kasgar, Bujará, Samarcanda, Kabul, Manila, Yakarta, Bagdad, Damasco, La Meca, Medina, Saná, Mogadiscio, El Cairo, Argelia y Ceuta y Melilla; hasta que regrese la conquista islámica, que entonces liberará la usurpada Andalucía y la robada Al-Aqsa y restituirá a estas y al resto de los países musulmanes usurpados el futuro estado del califato, con el permiso de Alá»14.

Varios de los individuos que intervinieron en este punto tuvieron una gran importancia en la posterior evolución del fenómeno. Entre ellos destacan los dos primeros líderes de AQC —Osama bin Laden y Ayman al Zawahiri—, Abdullah Azzam y el fundador de Al Qaeda en Irak, Ahmad Fadl an Nazal al Khalayleh «Abu Musab al Zarkawi».

Tras la finalización del yihad afgano-soviético, uno de los principales ideólogos del yihadismo, Mustapha Setmariam Nasr «Abu Musab al Suri», afirmó que, según Abdullah Azzam, el fin de la participación de los afganos árabes había sido formarlos para que revitalizaran la causa en sus países una vez que regresaran a ellos15.

Otra cuestión cambiaría tras el fin del conflicto afgano-soviético: se produjo un giro en la estrategia de AQC16, que pasó de focalizarse en el «enemigo cercano» (gobiernos de países con una mayoría de población musulmana considerados apóstatas) a centrarse en el «enemigo lejano», representado por Occidente en general y, en particular, por Estados Unidos.

Este cambio tuvo una importante influencia en la estructuración del yihadismo: la intervención en conflictos concretos de organizaciones y grupos terroristas estructurados jerárquicamente dejó paso a un proceso de internacionalización, a través del cual AQC y posteriormente el Dáesh se constituyeron en referentes ideológicos del yihadismo, descentralizándose a nivel operativo con el objetivo de atraer a otras organizaciones, grupos e individuos con los que compartían ideología para que siguieran sus directrices en diversas partes del mundo.

En un primer momento, se fomentó la participación en conflictos concretos como los surgidos en Bosnia, Chechenia, Argelia o Irak, buscando, por medio de la actividad propagandística, atraer a voluntarios que combatieran en las filas de las organizaciones.

Este proceso se vio influenciado por la creciente globalización y el uso y expansión de una herramienta con una relevancia esencial en la actividad propagandística yihadista: internet17, que permitiría a los grupos y organizaciones transmitir a audiencias globales su ideología y su actividad en diversos conflictos.

Con la actividad propagandística online se pasó de audiencias más reducidas, vinculadas con las organizaciones terroristas y dependientes del contacto físico, a una audiencia global, con lo que aumentó el número de personas influenciadas y se favoreció una doble estrategia del yihadismo: atacar tanto al enemigo cercano, reclutando a voluntarios que viajaran a zonas de conflicto para integrarse en las filas de los grupos y organizaciones allí presentes, como al lejano, haciendo llamamientos para la comisión de atentados en su territorio, alegando, entre otras justificaciones, la participación de estos objetivos en determinados conflictos.

Los posteriores conflictos de Bosnia18, Argelia19 y Chechenia20 atrajeron a un número variable de voluntarios de otras naciones dispuestos a combatir. La participación de diversos países en los conflictos citados motivó distintos atentados, entre ellos los cometidos en Francia en 1996 por el Grupo Roubaix21 o los perpetrados en Rusia en el teatro Dubrovka de Moscú, donde en 2002 fallecieron más de cien rehenes —además de los cincuenta secuestradores tras la intervención de las fuerzas de seguridad rusas— 22, o en una escuela de Beslán, en la que en 2004 murieron más de trescientas personas23.

No obstante, a partir del inicio del conflicto en Irak a principios del siglo XXI, las consecuencias de este tipo de fenómeno para Occidente aumentaron de forma exponencial, favorecidas por el incremento del empleo de internet vinculado al proceso de globalización, la mejora en los medios de transporte y las facilidades para viajar a este conflicto y no a otros contemporáneos, como los de Chechenia y Somalia.

A causa de lo expuesto, se produjo un aumento de las acciones terroristas en Occidente y del número de individuos y grupos que colaboraban tanto en tales actividades como en labores de captación, radicalización y propagandísticas. En consecuencia, el número de procesos de radicalización desarrollados total o parcialmente online aumentó, lo que favoreció e incrementó la cantidad de individuos que buscaban colaborar con el yihadismo para luchar contra el enemigo cercano o lejano.

En los dos gráficos recogidos a continuación, elaborados a partir de datos de los informes TESAT de EUROPOL y de la página web del Ministerio del Interior de España, se pueden observar los cambios y oscilaciones en la actividad terrorista y antiterrorista en Europa en diversos años. Esas variaciones pueden vincularse con la existencia de diversos conflictos y su nivel de intensidad.

Esta situación experimentó un descenso en los años siguientes, debido a la pérdida de intensidad del conflicto iraquí, y aumentó nuevamente de una forma mucho mayor con el desencadenamiento de diversos conflictos, entre los cuales destaca el caso de Siria e Irak24, a consecuencia de la llamada Primavera Árabe.

Situación actual

La situación actual de la amenaza yihadista está marcada por las consecuencias de los conflictos surgidos tras el inicio de la Primavera Árabe en diversos países, principalmente en Siria e Irak.

El conflicto desencadenado en Siria, con una especial virulencia también en Irak, ha influido en gran medida en las dinámicas del yihadismo.

Tras el establecimiento de un control territorial por parte del Dáesh en suelo sirio e iraquí y la posterior declaración de califato efectuada en el verano de 2014 en Mosul25, se creó una Coalición Internacional liderada por los Estados Unidos para evitar que este continuara su expansión en Irak.

La actividad propagandística desarrollada por el Dáesh y otras organizaciones presentes en el conflicto llevó a miles de individuos de diversas partes del mundo a viajar a esta zona de Oriente Próximo para unirse a sus filas y combatir por la creación de un Estado islámico donde aplicar su interpretación radical y desviada del Corán. Esto condujo a un aumento de la actividad contraterrorista en Occidente para detectar y detener a los individuos y células presentes en sus países que desarrollaban, de forma física o virtual, labores de captación y radicalización.

Tras la creación de la Coalición Internacional liderada por EE. UU., el Dáesh pasó de estar focalizado en la lucha contra su enemigo cercano a realizar llamamientos para la comisión de acciones terroristas en el territorio de los países que consideraba enemigos, con especial atención a Occidente. Así pues, su foco de atención se desplazó hacia el enemigo lejano, al que acusaba de luchar contra el «Estado» que la organización había creado en partes de Siria e Irak26.

Este hecho supuso un aumento exponencial de la actividad terrorista y antiterrorista en Occidente, motivado por la intención de individuos afines a los postulados del yihadismo de colaborar de una u otra forma con la lucha por crear y defender el Estado Islámico.

Tras perder el control territorial sobre Irak después de la toma por parte de tropas kurdas de la localidad siria de Baguz en marzo de 201927, el Dáesh retomó su actividad terrorista en Siria e Irak. No obstante, el inicio de la pérdida de territorio en estos dos países se reflejó en un descenso de la actividad terrorista en Occidente.

Lo expuesto vuelve a poner de manifiesto la importancia para estos grupos y organizaciones de los conflictos referidos, cuya existencia les permite mantener activas sus causas y su labor propagandística y operativa gracias al aumento del número de individuos impulsados a colaborar con el yihadismo de una u otra forma.

Actualmente existen diversos focos de conflicto, aparte del situado en Oriente Próximo, en los que intervienen organizaciones yihadistas, entre ellos los localizados en el Sahel28 y en Afganistán29, con un atractivo menor que el escenario sirio-iraquí para los posibles candidatos a convertirse en terroristas.

Aparte de los ejemplos mencionados en el párrafo anterior, el conflicto palestino-israelí, que viene desarrollándose desde hace décadas, es citado en múltiples ocasiones en la propaganda yihadista.

La intensidad de este conflicto ha aumentado tras la acción armada llevada a cabo por Hamás en el territorio de Israel y la consiguiente reacción por parte de sus fuerzas armadas dentro de la Franja de Gaza.

Cabe señalar que, a causa de ello, se han cometido varias acciones terroristas en territorio occidental: una en Francia30, otra en Bélgica31 y, en el caso español, se pueden mencionar el ya citado detenido de este año y la captura en noviembre de 2023 de un individuo que alentaba a sus seguidores en internet a atacar a judíos y al colectivo LGTBI32.

Conclusiones

Tal y como se ha comentado en el presente documento, diversos conflictos en los que está implicada población musulmana son instrumentalizados por parte del terrorismo yihadista para revitalizar su causa.

Para lograr este objetivo, el yihadismo se sirve de la actividad propagandística, principalmente a través de internet, por medio de la cual realiza llamamientos a la comisión de acciones terroristas en el territorio de los países que considera enemigos y trata de potenciar la captación, el adoctrinamiento y la radicalización de individuos.

Por consiguiente, se hace necesario tener en cuenta y valorar correctamente la situación global y detectar y analizar los conflictos que puedan desarrollarse en diversas partes del mundo para evaluar sus repercusiones en relación con la amenaza procedente del yihadismo.

Para llevar a cabo esta valoración se ha de tomar en cuenta la descentralización sufrida por el fenómeno durante los últimos años, que ha desembocado en un aumento del número de residentes en diversos países que tratan de colaborar en la lucha del yihadismo contra los enemigos lejano y cercano. Las consecuencias derivadas de dicho proceso se han reflejado en un aumento de la actividad terrorista llevada a cabo por estos sujetos en diversas partes del mundo.

Por todo lo anterior, se considera relevante para una adecuada valoración la realización de una serie de actividades, entre las que se encuentran las recogidas en los siguientes puntos:

  • Correcto seguimiento y análisis de los conflictos existentes y las causas que los han generado para evitar que deriven en enfrentamientos armados o, si lo han hecho, evitar que se reproduzcan en el futuro.
  • Análisis de la propaganda yihadista para conocer cómo se tratan de capitalizar y aprovechar estos conflictos para atraer más voluntarios a su causa, con el objetivo de tomar las medidas adecuadas para desarrollar una contranarrativa eficaz.
  • Mantener o, en caso de ser necesario, potenciar la colaboración entre las autoridades de los países afectados por el fenómeno para favorecer el intercambio de información e inteligencia.
  • Rastrear en redes sociales la actividad desarrollada por perfiles afines al yihadismo y las reacciones ante el desencadenamiento de posibles conflictos, su valoración y el nivel de seguimiento.
  • Reforzamiento de las medidas de seguridad existentes para hacer frente a la amenaza yihadista cuando se desencadene o se agrave un conflicto que, tras el oportuno análisis, se considere que pueda influir en el potencial aumento de la amenaza terrorista yihadista.
  • Mantener un seguimiento estrecho de los casos de individuos presuntamente inmersos en procesos de radicalización que puedan verse dinamizados por el surgimiento de conflictos, con especial atención a los casos vinculados a centros penitenciarios

Víctor M. Sánchez*
Doctor en Derecho por la USAL

Referencias:

1 PARLAMENTO EUROPEO. «Propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre los infames atentados terroristas de Hamás en Israel, el derecho de Israel a defenderse de conformidad con el derecho humanitario e internacional y la situación humanitaria en Gaza». 18 de octubre de 2023. Disponible en: https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/RC-9-2023-0436_ES.html [consulta: 26/10/2023].
2 CASTRO TORRES, José Ignacio. «Tierra Santa se estremece de nuevo» (Documento Informativo IEEE, 01/2023). Disponible en: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_informativos/2023/DIEEEI01_2023_JOSCAS_Tierra Santa.pdf [consulta: 1/11/2023].
3 JORDÁN, Javier. «El Daesh», La internacional yihadista (Cuadernos de Estrategia, n.o 173, capítulo III). Disponible en: https://www.ugr.es/~jjordan/Daesh-Estado-Islamico.pdf [consulta: 30/10/2023].
4 EUROPA PRESS. «Los nueve detenidos de la red yihadista Brigada Al Andalus declararán mañana en la Audiencia Nacional». 17 de junio de 2014. Disponible en: https://www.europapress.es/madrid/noticia- nueve-detenidos-red-yihadista-brigada-andalus-declararan-manana-audiencia-nacional- 20140617132048.html [consulta: 29/10/2023].
5 LA SEXTA. «El líder de los yihadistas detenidos en Madrid defendió en Salvados el régimen talibán». 17 de junio de 2014. Disponible en: https://www.lasexta.com/noticias/nacional/lider-yihadistas-detenidos- defendio-salvados-regimen-taliban_2014061757264f844beb28d44601fba7.html [consulta: 24/10/2023].
6 FRÍAS, Carlos. «La Policía detiene a Mustafá Maya, el mayor reclutador de yihadistas de Europa», El Independiente. 23 de octubre de 2023. Disponible en: https://www.elindependiente.com/espana/2023/10/23/la-policia-detiene-a-mustafa-maya-el-mayor- reclutador-de-yihadistas-de-europa/ [consulta: 25/10/2023].
7 CANALES, Carlos y DEL REY, Miguel. Exilio en Kabul. La guerra en Afganistán, 1813-2013. Edaf, Madrid, 2013.
8 ANAS, Abdullah. To the mountains. My Life in Jihad, from Algeria to Afghanistan. Hurst, Londres, 2019.
9 RASHID, Ahmed. Taliban. I. B. Taurus, Nueva York, 2010.
10 HEGGHAMMER, Thomas. The caravan. Abdallah Azzam and the Rise of Global Jihad. Cambridge University Press, Londres, 2020.
11 HUNTINGTON, Samuel P. The Clash of Civilizations and the Remaking of the World Order. The Free Press, Londres, 1996.
12 BOZARSLAN, Hamit. Una historia de la violencia en Oriente Medio. Del fin del Imperio otomano a Al Qaeda. Ediciones Península, Barcelona, 2008.
13 COLL, Steve. The Bin Ladens. Oil, Money, Terrorism and the Secret Saudi World. Penguin Books, Londres, 2008.
14 KRUGLANSKI, Arie W., BÉLANGER, Jocelyn J. y GUNARATNA, Rohan. The Three Pilars of Radicalization. Needs, Narratives and Networks. Oxford University Press, Nueva York, 2019.
15 LIA, Brynjar. Architect of Global Jihad. The Life of Al-Qaida Strategist Abu Mus’ab al-Suri. Hurst & Company, Londres, 2014.
16 Idem.
17 BYMAN, Daniel. Road Warriors. Foreign Fighters in the Armies of Jihad. Oxford University Press, Nueva York, 2019.
18 KOHLMANN, Evan F. Al-Qaida’s Jihad in Europe. The Afghan-Bosnian Network. Berg publishers, Nueva York, 2004.
19 SAMRAOUI, Mohamed. Chronique des années de sang. Algérie: comment les services secrets ont manipulé les groupes islamistes. Denoël Impacts, París, 2003.
20 JAGIELSKI, Wojciech. Torres de piedra. Debate, Barcelona, 2011.
21 Lionel Dumont y Christophe Caze combatieron en Bosnia y regresaron a Francia, donde ejecutaron asaltos a furgones blindados para aportar dinero a la lucha del GIA en Argelia. Captaron a más individuos y formaron el Grupo Roubaix. El 29 de marzo de 1996 detonaron un coche cargado de bombonas de gas cerca de una comisaría de Policía en Lille, donde estaba prevista la presencia del presidente Jacques Chirac dos días después para inaugurar una cumbre del G7 a unos metros del lugar. Caze falleció cuando iba a ser detenido. Dumont huyó a Italia y posteriormente regresó a Bosnia, donde continuó planificando acciones terroristas (KOHLMANN, Evan F. Op. cit.).
22 DE ARÍSTEGUI, Gustavo. El islamismo contra el islam. Las claves para entender el terrorismo yihadista. Ediciones B, Barcelona, 2004.
23 MESEGUER, Marina. «Armas y palomas en la escuela de Beslán», La Vanguardia. 4 de noviembre de 2019. Disponible en: https://www.lavanguardia.com/internacional/20191103/471313414051/armas- paloma-escuela-beslan.html [consulta: 6/11/2023].
24 BLANCO NAVARRO, José María. «Primavera Árabe. Protestas y revueltas. Análisis de factores» (Documento de Opinión IEEE, 52/2011) Julio de 2011. Disponible en: https://www.ieee.es/publicaciones- new/documentos-de-opinion/2011/DIEEEO52_2011.PrimaveraArabe.html [consulta: 2/11/2023].
25 DE LA CORTE IBÁÑEZ, Luis. «Un califato sin territorio ni califa. Vida y muerte de Bagdadi y sus consecuencias para el futuro de Daesh y la yihad global» (Documento Marco IEEE, 13/2019). Disponible en: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_marco/2019/DIEEEM13_2019LUICOR_Bagdadi.pdf [consulta: 6/11/2023].

26 KRUGLANSKI, Arie W., BÉLANGER, Jocelyn J. y GUNARATNA, Rohan. Op. cit.
27 NIÑO, Leonardo. «Las fuerzas kurdas declararon la derrota del “califato” del grupo Estado Islámico». France 24, 23 de marzo de 2019. Disponible en: https://www.france24.com/es/20190323-fuerzas-kurdas- derrota-estado-islamico [consulta: 5/11/2023].
28 Cfr. GARRIDO GUIJARRO, Óscar. «Escenarios yihadistas al sur del Sahel» (Documento de Análisis IEEE, 73/2023). Disponible en: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2023/DIEEEA73_2023_OSCGAR_Yihadism. [consulta: 5/11/2023].
29 CASTRO TORRES, José Ignacio. «Afganistán: un gobierno sin programa y un pueblo sin esperanza» (Documento de Análisis IEEE, 09/2023). Disponible en: https://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2023/DIEEEA09_2023_JOSCAS_Afganistan [consulta: 6/11/2023].
30 VILLAÉCIJA, Raquel. «Francia eleva la alerta por atentado tras el asesinato de un profesor a manos de un islamista al norte del país», El Mundo. 13 de octubre de 2023. Disponible en: https://www.elmundo.es/internacional/2023/10/13/6529148dfdddff8f418b4594.html [consulta: 6/11/2023]. 31 BBC NEWS MUNDO. «Un hombre armado mata a dos ciudadanos suecos en pleno centro de Bruselas y es abatido por la policía». 16 de octubre de 2023. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/articles/cg60nw59r2no [consulta: 6/11/2023].
32 CARRANCO, Rebeca y LÓPEZ-FONSECA, Oscar. «Detenido un yihadista tiktoker con casi 400.000 seguidores por alentar a atacar a judíos y al colectivo LGTBI», El País. 3 de noviembre de 2023.
Disponible en: https://elpais.com/espana/2023-11-03/detenido-un-yihadista-con-400000-seguidores-en- redes-que-alentaba-a-atacar-a-judios-y-al-colectivo-lgtbi.html [consulta: 5/11/2023].