EFE/Atalayar

Pie de foto: El presidente de China, Xi Jinping, durante la ceremonia de apertura de la primera reunión ministerial del Foro China-CELAC en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, el 8 de enero de 2015. REUTERS/Kim Kyung-Hoon 

La reciente "inspección" del presidente chino, Xi Jinping, a una planta de procesamiento de tierras raras ha levantado sospechas de que pueda convertirse en una nueva baza en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, aunque hay división entre los expertos consultados por Efe sobre las consecuencias de esta medida.

Xi visitó el 21 de mayo una planta que procesa estos materiales en Ganzhou, en la provincia oriental de Jiangxi, acompañado del viceprimer ministro Liu He, hombre de su máxima confianza y negociador habitual en las negociaciones comerciales con Washington.

EEUU importa de China el 80% de estos materiales, por lo que muchos creen que esta visita es una señal de lo que podría ser la próxima jugada de Xi para dar réplica al reciente veto impulsado por el presidente estadounidense, Donald Trump, a Huawei, que siguió a las imposiciones mutuas de aranceles y al aparente fracaso de las negociaciones que ambos lados aún mantienen.

En ese sentido, el rotativo nacionalista chino Global Times sugirió el martes por boca de sus expertos que China "podría usar" el material como "elemento de presión", limitando sus exportaciones.

Pero ¿qué son las tierras raras y qué impacto tendría una restricción a su acceso por parte de China? Son el nombre por el que se conoce a un grupo de 17 elementos químicos -escandio, itrio y los 15 elementos de los lantánidos- clave para la manufactura de productos de defensa y alta tecnología como teléfonos inteligentes, turbinas eólicas y baterías para vehículos eléctricos.

El docente Wong Kam Fai, de la Universidad China de Hong Kong, opina en declaraciones a Efe que "la restricción es ciertamente una de las cartas que Xi guarda en la manga para forzar a los manufactureros estadounidenses a que se piensen dos veces sus estrategias de veto a las empresas chinas". En cualquier caso, el experto se muestra convencido de que "cuánto más insistan las dos potencias en continuar su guerra tecnológica-comercial, más sufrirán los consumidores".

Mientras, el académico estadounidense James H. Nolt, experto en China y profesor asociado de Relaciones Internacionales de la Universidad de Nueva York, pronostica en declaraciones a Efe que "un embargo de estos materiales es el movimiento más lógico que Xi podría tomar". Nolt recalca que "son vitales" y que China "produce casi toda la oferta mundial", por lo que "cortar su suministro podría paralizar la producción de los fabricantes de alta tecnología de EEUU". Sin embargo, "está por ver la magnitud de esta medida porque se desconoce si las compañías estadounidenses tienen reservas", añade.

En ese sentido, el analista político Willy Lam cree que una medida así "no funcionará" porque Estados Unidos puede encontrar estos metales en otros países, como Australia y Vietnam, además de los que ya tenga en depósito. "China ya lo intentó con Japón en 2010 y este país encontró otros suministradores, con lo que el impacto apenas tendría recorrido", comenta a Efe Lam, quien también es miembro de la Universidad China de Hong Kong. Es por eso que asegura que la gira de Xi es más "una muestra de su desagrado con Washington", pero que Pekín no usará esta baza "simplemente porque no funcionará".

Pie de foto: El presidente Donald Trump junto con el presidente de China, Xi Jinping. REUTERS/DAMIR SAGOLJ

Otro aspecto controvertido de la explotación de las tierras raras es su impacto medioambiental y en ese sentido China ya anunció en un Libro Blanco de 2012 "medidas" para "imponer estándares más estrictos de emisiones y gravar impuestos más elevados". "La explotación de estos materiales es tan dañina en términos ecológicos que los países más desarrollaros dejaron a China que dominara su producción", apunta Lam. Según el Libro Blanco, China satisface más del 90% de la demanda mundial pese a que sus reservas representan sólo el 23% del total.

No obstante, su explotación no ha estado libre de polémicas como sucedió en 2014, cuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) juzgó que algunas exportaciones de materiales derivados de las tierras raras de China incumplían las normas al imponer medidas reguladoras sobre su exportación, que el país acabó eliminando.

Por otra parte, en 2015, el Ministerio de Industria chino publicó un plan para "racionalizar, mejorar y consolidar" su producción, y en 2016 una campaña nacional denunciando la "explotación ilícita" de estos materiales que había provocado "alteraciones" en el mercado.

Con todo, los analistas coinciden en que, si China toma algún tipo de medida sobre las tierras raras, será en respuesta a la decisión de Washington de incluir a Huawei en una lista de compañías a las que se impide el acceso a la tecnología y el mercado estadounidense.

Esto provocó que Alphabet, la matriz de Google, retirase las licencias a los productos de la empresa china, aunque el Departamento de Comercio ha expedido una prórroga de 90 días que levanta durante ese periodo el veto para facilitar una transición.

Pero, pese a que el veto de Alphabet es el más inmediatamente perceptible para el usuario y el que ha causado más revuelo mediático, seis fabricantes de componentes electrónicos estadounidenses y uno alemán también han anunciado que rompen relaciones comerciales con Huawei. Así, las compañías de procesadores de EEUU Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chips de memoria estadounidenses Micron Technology y Western Digital dejarán de suministrar a Huawei también en cumplimiento de la orden de Trump.

Mientras, el proveedor telefónico líder en Japón, NTT Docomo, informó de que ha interrumpido la recepción de pedidos del modelo de móvil Huawei P30, cuyo lanzamiento en el país está previsto para verano. "Cuando reanudemos las reservas les avisaremos", reza el breve comunicado publicado en la web de la compañía, que no especifica plazos ni da más detalles sobre sus planes futuros. El anuncio de NTT Docomo llega poco después de que las otras dos compañías de telefonía más importantes del país, Softbank y KDDI, informaran de su decisión de aplazar el lanzamiento del modelo más reciente de la firma china, el P30 lite.

La reacción de los operadores móviles japoneses se produce después de que la matriz de Google, Alphabet, anunciará que pondrá fin a la venta y soporte técnico a la compañía china en aplicación de las restricciones impuestas por el Gobierno estadounidense. Los teléfonos de la serie P30 de Huawei cuentan con el sistema operativo Android de Google, que dejará de permitir su actualización en los terminales de la firma china a partir del 20 de agosto.

Además, a esto hay que añadir que, según el medio Sputnik, EE, el mayor operador móvil de Reino Unido, suspende el uso de la red 5G de Huawei y deja de vender terminales de esta marca entre las presiones estadounidenses.

El medio apunta a que esta decisión se habría tomado como respuesta a la presión de EEUU, que advirtió que pondría fin a la cooperación en materia de inteligencia con los británicos. Mientras, según la cadena BBC, la compañía británica diseñadora de chips Arm habría suspendido también sus negocios con la compañía de telefonía móvil china y, según la agencia AFP, la compañía británica Vodafone también ha tomado la decisión de suspender sus compras de teléfonos 5G de Huawei.