Por Selma Kasmi (maghrebemergent.com)
Foto: Riadh Sidaoui, politólogo y director del Centro Árabe de Investigaciones y Análisis Políticos y Sociales (CARAPS).
 
Riadh Sidaoui es escritor, politólogo y director del Centro Árabe de Investigaciones y Análisis Políticos y Sociales (CARAPS) de Ginebra. En esta entrevista, aborda la cuestión de la ejecución del rehén francés Hervé Gourdel. Según él, es un “acto aislado” que no hundirá a Argelia en el terrorismo y aún menos obligará a este país a implicarse en la coalición internacional contra el EI que acaba de nacer.
 
Pregunta: El rehén francés [Hervé Gourdel] ha sido ejecutado por el nuevo grupo terrorista Djound Al Khilafa fi Ardh Al Djazair que juró lealtad al Estado Islámico. El vídeo de su decapitación circula en este momento por la red. ¿Cómo interpreta la rapidez de su ejecución por un grupo que acaba de nacer?
Respuesta: “Es una muestra de que el terrorismo golpea fuerte. Este grupo terrorista representa un terrorismo residual que busca una mediatización y una influencia. Se trata de un terrorismo local que no tiene ninguna relación estructural con la organización Estado Islámico, ni con Al Qaeda. La relación que mantiene con otros grupos en África del Norte y en el Sahel es puramente literaria. La organización Estado Islámico no tiene ninguna estructura ni en Argelia, ni en Túnez, ni en otros lugares del Magreb. Los grupos terroristas magrebíes sólo comparten los ideales del EI, y aceptan las órdenes de Al Baghdadi. Otros pequeños grupos similares  se comportan de la misma manera en África del Norte, en el Levante, en Yemen y en otros lugares. Apuestan por el juego mediático y buscan una implantación social, y se aprovechan de la menor oportunidad. Sobre la rapidez de la ejecución del rehén, quiero recordar que la cuestión de los rehenes siempre ha sido muy compleja y sensible. Es muy fácil para un secuestrador ejecutar a su rehén, y ninguna fuerza  en el mundo podrá impedirlo. Los occidentales, en general, negocian en secreto o escogen intervenciones militares que muchas veces no son victoriosas. Es lo que pudimos observar en Somalia en 2013, durante la intervención militar francesa para liberar al militar francés Denis Allex, que fue un fracaso”.
 
P: ¿Qué repercusiones tendrá este acontecimiento en un país [como Argelia] que dice que derrotó al terrorismo?
R: “Permítame que le diga que Argelia no volverá a vivir lo que ocurrió en los años 90. Argelia es el único país árabe que ha combatido solo esta lacra. Este secuestro es un caso aislado. Los terroristas, aunque sean pequeños grupos, saben hacer daño. Son ellos los que escogen el momento, el lugar y el objetivo de su acción. El terrorismo es una pequeña minoría que dice ser mayoría. Es todo lo contrario de lo que pasa en una revolución, donde la mayoría quiere cambiar su destino contra una minoría. A pesar de este acontecimiento aislado, quiero precisar que el terrorismo acabó en Argelia. El Ejército argelino, la Gendarmería, el DRS (servicio secreto militar) están muy bregados,  después de una experiencia amarga de una década”. 
 
P: Algunas voces, sobre todo occidentales, piensan que este acontecimiento podría obligar a Argelia a integrarse en la coalición internacional para combatir el EI, ya que se opone por un principio de no injerencia. ¿Piensa que la posición argelina puede cambiar? 
R: “En absoluto. Argelia no puede integrarse en una coalición que agrupa a Catar y Arabia Saudí. Todos sabemos cuál es el papel que desempeñan estos dos países en la financiación de grupos terroristas  y cómo hacen apología de este fenómeno. Nadie le puede dar lecciones a Argelia. Su oposición a unirse a esta coalición, que es la misma que han adoptado los países BRICS (potencias emergentes), se debe a que Argelia tiene dudas sobre Catar y Arabia Saudí, porque varios países los acusan de crear y financiar grupos terroristas en sus territorios. En mi opinión, la decisión de Argelia es inteligente. Argelia es consciente de los desafíos que se esconden detrás de la etiqueta coalición internacional, y sabe, por ejemplo, que los bombardeos que lleva a cabo la coalición contra las bases del Estado Islámico en Siria, podrían acabar golpeando al Estado sirio. Por eso Argelia rechazó la intervención militar extranjera contra Damasco en 2013”. 
 
 
 
 
Etiquetas: 
Estado Islámico
terrorismo
Magreb
Golfo Pérsico
Siria
Irak
yihad