El informe de la CESPAP prevé que la actividad inversora en la región se mantenga relativamente constante en ambas direcciones durante este año y el próximo

La región de Asia-Pacífico se convierte por primera vez en la principal emisora y receptora de IED

photo_camera AP/AIJAZ RAHI - El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-o-cha, habla durante una conferencia de prensa al final de la 35ª cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Nonthaburi, Tailandia, el lunes 4 de noviembre de 2019

El estudio 'Tendencias y perspectivas de la inversión extranjera directa en Asia y el Pacífico' revela que esta región se convirtió por primera vez en 2018 en el mayor destino y fuente de Inversión Extranjera Directa (IED) a escala mundial, al ser responsable del 45% de las entradas y del 52% de las inversiones mundiales, en un contexto internacional caracterizado por la notable caída del 28% en los flujos mundiales de inversión.

De acuerdo con este informe elaborado por la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP) de la ONU, los países en desarrollo de la región atrajeron durante el pasado ejercicio el 40% de las entradas mundiales de inversión extranjera directa y fueron responsables del 37% de las emisiones.

A pesar de las crecientes tensiones comerciales, la llegada de inversión a China aumentó ligeramente, al pasar de suponer 134.000 millones de dólares en 2017 a sumar 139.000 millones de dólares en 2018, lo que mantuvo a este país como el principal receptor de IED de esta zona por tercer año consecutivo.

Por otra parte, el lento crecimiento de las inversiones ‘greenfield’ hacia el interior de esta amplia zona geográfica puede obstaculizar la capacidad del continente para atraer los mismos niveles de inversión en 2019 y se espera una disminución de los flujos el próximo año en caso de que continúen las incertidumbres relacionadas con el comercio internacional y las empresas opten por consolidar sus cadenas de valor.

En este sentido, desde el citado organismo se subraya que “las perspectivas de inversión para la región seguirán fuertemente vinculadas a la evolución de las perturbaciones políticas y económicas mundiales”.

Inversión intrarregional

La proporción de los flujos de entrada de inversiones ‘greenfield’ de tipo intrarregional ha pasado de representar el 40% del total en 2009 a superar el 53% en 2018. Los países miembros de la ASEAN fueron los que atrajeron la mayor parte de estos movimientos durante el año pasado, mientras que los de la subregión de Asia oriental y nororiental fueron los mayores emisores de este tipo de inversión productiva.

A medida que los flujos de IED intrarregional sigan creciendo en importancia, la CESPAP espera que surjan nuevas oportunidades para la cooperación en nombre del desarrollo sostenible entre los emisores y receptores de inversiones de Asia y el Pacífico.

Más en Economía y Empresas