Salvaguardar el pasado: la cura para la amnesia del Holocausto en el mundo árabe

Setenta y ocho años después de la Segunda Guerra Mundial, a medida que los hechos se desvanecen y quedan menos supervivientes, también el Holocausto corre el riesgo de caer en el olvido. Esta amnesia natural se ve agravada por campañas que tienen como objetivo revisar o sepultar la historia del Holocausto. El Día Internacional de Conmemoración del Holocausto, el 27 de enero, y el Día de Conmemoración del Holocausto, el 17 de abril, son celebraciones anuales importantes para contrarrestar estas tendencias, pero se necesita hacer mucho más durante todo el año. Y, sorprendentemente, el mundo árabe podría convertirse pronto en el líder mundial rechazando el negacionismo al reafirmar en cambio "¡Nunca más!"

Los hechos del presente remodelan de modo constante las percepciones del pasado e, indirectamente, los resultados futuros. Hay personas en todos los países del mundo que afirman que el Holocausto nunca sucedió. En la región de Medio Oriente y África del Norte (MENA), la negación del Holocausto es sobre todo una tendencia entre la generación más joven debido a la falta de educación sobre el Holocausto en las escuelas y actividades extracurriculares. Durante décadas, en el discurso oficial el Holocausto ha sido un tema tabú, politizado y combinado con el conflicto israelo-palestino. La verdad histórica se ve nublada, si no eclipsada, por actores clave en el mundo árabe que conectan las políticas estatales israelíes y el pueblo judío en todo el mundo, pasado y presente, usándolos de modo intercambiable, como si fueran uno. La oposición a Israel se convierte en resistencia a la realidad del sufrimiento judío y la injusticia cometida contra los judíos en el pasado.

Como resultado, el Holocausto estuvo ausente de la conciencia pública hasta 2009, cuando el rey Mohamed VI de Marruecos se convirtió en el primer líder árabe en reconocer el Holocausto al abordar el tema en un mensaje dirigido al evento de lanzamiento del Proyecto Aladdin en la UNESCO en París.

“La amnesia no afecta mi comprensión del Holocausto ni la de mi pueblo”, dijo el rey marroquí, y agregó: “Debemos esforzarnos juntos por reafirmar la razón y los valores que sustentan la legitimidad de un espacio de convivencia donde las palabras de la dignidad, la justicia y la libertad se expresarán de la misma manera y coexistirán, con las mismas exigencias, independientemente de nuestros orígenes, culturas o vínculos espirituales. Esta es nuestra interpretación, en Marruecos, del deber de memoria dictado por la Shoah”.

Hablando en conferencias y foros internacionales dedicados al Holocausto y al diálogo intercultural, el rey Mohamed VI y los representantes del Gobierno marroquí con frecuencia han enfatizado la importancia de denunciar el antisemitismo, inculcar la unión y la coexistencia religiosa en la sociedad marroquí, aprendiendo de las lecciones del Holocausto y destacando el papel crucial que juega la educación en este contexto.

Desafíos para la educación sobre el Holocausto en el mundo árabe

Los esfuerzos anteriores en la educación sobre el Holocausto en el mundo árabe han sufrido con demasiada frecuencia de una falta de sensibilidad específica al contexto. En contraste con el discurso del Rey, que expresa los valores e ideales de la tradición marroquí como base para afirmar el recuerdo del Holocausto, otros simplemente han traducido materiales eurocéntricos del Holocausto al árabe, principalmente por temor a que los actores de la sociedad civil los culpen de “normalizar” Israel si trataran de enseñar sobre el Holocausto. Para utilizar eficazmente la educación sobre el Holocausto como una herramienta para la prevención del genocidio, el contenido debe adaptarse a la audiencia árabe utilizando palabras, metáforas, nombres y eventos históricos relevantes.

A diferencia de otras áreas del mundo, en la Segunda Guerra Mundial se libraron batallas en la región MENA, y judíos de la zona, directa o indirectamente, experimentaron el Holocausto. Emplear esta historia poco conocida en la creación de contenido educativo es esencial para despertar la imaginación de los niños.

Por otro lado, esto debe ser un proceso compartido de desarrollo mutuo y no una obligación, para que los educadores sientan estos materiales como propios y tengan la motivación de utilizarlos para lograr el objetivo esencial de desarrollar la educación sobre el Holocausto en el mundo árabe.

El poder de la participación

Hoy en día, hay iniciativas en todo Medio Oriente y África del Norte que intentan promover la educación sobre el Holocausto a través de enfoques educativos estándar. Sin embargo, la educación sobre el Holocausto de maestro a estudiante, si bien es poderosa, no puede llegar a la gran audiencia que esta información y perspectiva vitales necesitan. Existe una necesidad cada vez mayor de utilizar medios de última generación, incluidos aquellos que permiten compartir ideas en línea. Y mientras los radicales del odio han explotado internet para difundir el racismo, la negación del Holocausto y otras ideologías destructivas, la red de redes también puede servir como una herramienta poderosa para educar y empoderar a quienes luchan contra el odio.

En 2011, el Instituto Kivunim y la Asociación Mimouna organizaron la primera conferencia sobre el Holocausto en el mundo árabe conmemorando las acciones del difunto rey Mohamed V en la Universidad Al Akhawayn en Ifrane. Un artículo del New York Times elogió el evento como “el primero de su tipo en una nación árabe o musulmana, y una señal de que la verdad histórica triunfa sobre las teorías de la conspiración y el dogma antisemita”.

La Asociación Mimouna y el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos (USHMM) en 2017 crearon conjuntamente el primer plan de estudios sobre el Holocausto en árabe por y para musulmanes. El material educativo sobre el Holocausto creado se adaptó al contexto específico del mundo árabe y musulmán.

El USHMM, que celebra su trigésimo aniversario este mes, ha priorizado la promoción de la educación sobre el Holocausto en el mundo árabe, por ejemplo, a través de las conmemoraciones del Holocausto en Marruecos en 2018 y 2022, y en Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en 2022 y 2023.

En los Emiratos, Ahmed Obaid al-Mansoori creó en 2021 la primera exposición conmemorativa del Holocausto en el mundo árabe en el Museo Cruce de Civilización (Crossroads of Civilization) de Dubái. Esta exposición permanente es la primera de su tipo en el mundo árabe y ofrece a los visitantes un entorno en el que empezar a comprender el Holocausto y luchar contra la negación de este oscuro capítulo de la historia humana.

Este año en Marruecos, la Asociación Mimouna, en colaboración con el Consejo de Comunidades Judías de Marruecos, el Centro de Información de las Naciones Unidas y la American Sephardi Federation, proporcionó a más de 120 estudiantes de diferentes universidades e institutos marroquíes, activistas musulmanes marroquíes y miembros de la comunidad judía la oportunidad de participar y aprender más sobre la historia del Holocausto.

En la sinagoga más grande de Casablanca, 350 invitados, incluidos estudiantes universitarios, el ministro de Educación de Marruecos, Chakib Benmoussa, diplomáticos de Estados Unidos, Israel, Francia, Alemania, Polonia, El Vaticano y España, así como representantes de la sociedad civil marroquí y organizaciones internacionales— abarrotaron las bancas para honrar al rey Mohamed V, salvador de la comunidad judía marroquí.

Reconociendo las profundas convicciones, el enfoque moral y la valiente política del sultán Mohamed V, el embajador de Estados Unidos en Marruecos, Puneet Talwar, afirmó: “Su Majestad el Rey Mohamed V protegió a los judíos de Marruecos de los nazis. Y Su Majestad el Rey Mohamed VI ha continuado con ese legado. Ha hablado enérgicamente contra la negación del Holocausto”.

El rabino principal de Casablanca, el rabino Joseph Israel, recitó una oración marroquí tradicional en honor al Rey y sus antepasados. Los estudiantes musulmanes también escucharon lecturas de los Salmos, Kadish, Yizkor y el Kel Malei Rachamim en memoria de las víctimas de la Shoah.

Llegados a este punto, ya no se considera tabú en la region de MENA promover la educación sobre el Holocausto y la prevención del genocidio. Los jóvenes de la región son mucho más receptivos a discutir los eventos de uno de los capítulos más oscuros de la historia humana, a pesar de los desafíos políticos, religiosos y educativos que envuelven este paso histórico que ha sido elogiado en algunas naciones de la región y criticado en otras.

El Mehdi Boudra es miembro sénior no residente de los Programas de Oriente Medio del Atlantic Council

El artículo fue publicado originalmente en el Atlantic Council

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato