Opinión

Hamás: “El monstruo del terrorismo está en Teherán”

REUTERS/RONEN ZVULUN - Soldados israelíes observan los restos de una comisaría de policía que fue lugar de una batalla tras una infiltración masiva de pistoleros de Hamas desde la Franja de Gaza, en Sderot, sur de Israel, el 8 de octubre de 2023
photo_camera REUTERS/RONEN ZVULUN - Soldados israelíes observan los restos de una comisaría de policía que fue lugar de una batalla tras una infiltración masiva de pistoleros de Hamas desde la Franja de Gaza, en Sderot, sur de Israel, el 8 de octubre de 2023

¿Quién puede ignorar que kilómetros de sinuosos túneles subterráneos, a veces de 60 metros de profundidad, muy costosos, así como la existencia de arsenales de misiles y fábricas de drones, no pueden ser obra de Hamás? Pero la política de la complacencia quiso inicialmente lavarse las manos ensangrentadas del régimen de los mulás y declaró que no tenía ninguna prueba de la implicación del régimen iraní en esta guerra.

En esta guerra que está matando a niños inocentes, es Jamenei [el Líder Supremo] el vencedor, no Israel, sin lugar a dudas. Cualquier crimen de guerra, en cualquiera de los bandos, beneficia a Jamenei, y lo utiliza para evitar una grave pérdida de fuerza, para motivar y excitar a sus fuerzas y para cultivar el odio en la región. Uno de los funcionarios del régimen, el mulá Hamid Rassaei, ha dicho que, aunque murieran 50.000 personas en Gaza, ello redundaría en beneficio del régimen de los mulás.

Cuanto más prolongue Israel esta guerra, más perderá. Puede que consiga erradicar a Hamás, pero el monstruo del terrorismo está en Teherán, que lleva cuarenta años produciendo guerra y terror. Es Drácula que se alimenta de la sangre de los niños de Gaza y también de la sangre de decenas de miles de niños iraníes enviados a los campos de minas durante la guerra Irán-Irak. Sólo bajo los mulás se institucionalizaron el terrorismo y la guerra. Con este fin, se creó la Fuerza Al-Quds [unidad de élite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica] para dirigir las milicias en la región.

Incitación al antisemitismo y a la radicalización islámica 

Esta guerra es un punto de inflexión que ha abierto dos caminos para todos. El camino de la paz y el camino de la guerra. El camino de la paz pasa por el reconocimiento de los dos países, Israel y Palestina. Y el camino de la guerra es extenderla a otros países y matar más. Tal vez se pueda erradicar a Hamás. Pero la continuación de la guerra y las masacres seguirán alimentando a las fuerzas más radicales de Hamás y también contarán con el apoyo del banquero del terrorismo en Teherán. Porque el principal problema sigue existiendo. Alimentará el antisemitismo en todas partes, especialmente en los países occidentales. 

El régimen de los mulás teme que la guerra se extienda y no quiere que Hezbolá se implique para evitar su expansión. Al mismo tiempo, apoya la continuación de la hostilidad entre Israel y Hamás, y por supuesto no una guerra a gran escala. Jamenei está decidido a mantener esto. Y pretende fomentar esta hostilidad hacia el mundo islámico y Occidente. En su primer discurso tras el inicio de la guerra, Jamenei declaró que “todo el mundo islámico tiene el deber de apoyar a los palestinos y, si Dios quiere, lo harán”. 

Quiere elevar la principal guerra entre el pueblo iraní y su régimen a una guerra entre los musulmanes e Israel. Y hacer olvidar la cuestión del derrocamiento de su régimen. La destrucción de Israel no es más que un pretexto para crear la guerra y reunir fuerzas radicales en la región. Jamenei nunca tuvo intención de entrar en guerra con Estados Unidos ni de enfrentarse a Israel, porque perdería y acabaría perdiendo su Gobierno. Cabe señalar que, en Irán, los mulás no han sido capaces de movilizar al pueblo y desencadenar manifestaciones contra Israel. Porque el pueblo lleva cuarenta años pagando el precio de la guerra y el terrorismo del régimen, con el pesado peaje del hambre y la pobreza para dos tercios del pueblo iraní. Saben muy bien que esta guerra sólo beneficia a Jamenei y no quieren dejarse engañar por los mulás. 

Sólo hay una guerra en Oriente Medio y nada más, y es la guerra entre el régimen iraní y su pueblo. 

Contrariamente a la creencia popular, el régimen de los mulás se aferra a esta guerra en su punto más débil. Ni siquiera tolera que un político occidental apoye a la Resistencia iraní y la ataque. Todos los demás dictadores han descalificado recientemente a algunos de sus diputados y han estrechado aún más el círculo de los infiltrados. 

El régimen está rodeado por un levantamiento que sabe que no tiene salida. Todos los factores económicos y culturales que provocaron la sublevación siguen presentes. Y para librarse de ella, según un informe interno filtrado el 17 de noviembre, Jamenei afirma que para salir de este bloqueo es necesario crear una crisis fuera de las fronteras y castigar a los países árabes de la región, en particular a Arabia Saudí. Que han seguido una política de moderación sobre la base del acuerdo. E internamente, fue cada vez más represiva. Sólo hay una guerra en Oriente Medio y nada más, y es la guerra entre el régimen iraní y su pueblo. Es una guerra para liberar al país de los invasores fascistas religiosos y llevar la paz a la región. 

Hamid Enayat, escritor iraní, analiza el conflicto palestino-israelí, destacando la implicación del régimen de los mulás y, más en general, el impacto de la política iraní.