Opinión

El yuan-mineral desafía al petrodólar en la era de la transición energética

Imagen de un billete de cien dólares - AFP/LUIS ROBAYO
photo_camera Imagen de un billete de cien dólares - AFP/LUIS ROBAYO

Este documento es copia del original que ha sido publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos en el siguiente enlace.

  1. Desafíos al dominio del dólar
  2. De la era del petrodólar al dominio del yuan mineral
  3. China y el dominio de la industria automotriz
  4. El liderazgo de China en los «metales verdes»
  5. El ascenso del petroyuán y del yuan-mineral: desafiando la hegemonía del dólar
  6. La desconfianza en el dólar, el futuro del dinero FIAT y el rol de los metales

En la era actual de transformación energética, la fragilidad del dólar estadounidense se pone de relieve. Su debilidad está asociada en parte a la falta de control de Estados Unidos sobre unos recursos metálicos, en ocasiones escasos, que a menudo pasamos por alto, pero que pueden tener un gran impacto en la lucha por la hegemonía global. El rol de estos metales es transversal a la tecnología, a la carrera armamentística e impacta directamente en la esfera monetaria. El control de los metales críticos y estratégicos, incluyendo las tierras raras y los denominados «metales verdes» es un elemento clave para el predominio del dólar. Pese a que la moneda estadounidense ha gozado del privilegio de ser la moneda de referencia, símbolo de poder mundial, se enfrenta hoy a grandes desafíos geopolíticos derivados principalmente de la transición energética y la competencia por liderarla.

Desafíos al dominio del dólar

El director ejecutivo de BlackRock, Larry Flink, en una carta a los accionistas en 2022, afirmó que la descarbonización de la economía global representaría la mayor oportunidad de inversión en toda una generación1. Ante este pronóstico hasta ahora, en este contexto, China se ha posicionado como un importante destino para el capital global. Su creciente importancia en la fabricación de vehículos eléctricos2 y las inversiones en energía eólica y solar le han permitido absorber mucho capital de riesgo, gran parte de él proveniente de países occidentales.

Con el aumento de la importancia estratégica y comercial de las cadenas de suministro de las «tecnologías verdes» necesarias para la producción de energías renovables y vehículos eléctricos, los flujos de capital están experimentando cambios significativos. Estos flujos no son absorbidos mayoritariamente por el otrora campeón de la globalización, EE. UU., sino por su competidor, China. Los interrogantes sobre la necesidad de los bancos centrales de mantener grandes reservas de dólares para adquirir estos y otros productos vendidos en otras monedas como el yuan plantean la posibilidad de que el dólar deje de ser la moneda de referencia en transacciones comerciales internacionales. Aunque aún un 60 % de las reservas estatales globales están constituidas en dólares, actualmente se encuentran en sus mínimos de los últimos 25 años3. En lo referente a la cuota de exportaciones a nivel global, EE. UU. ha visto su cuota de mercado disminuir al 8,4 % mientras que las exportaciones chinas acaparan ya el 15,8 %4. Es más, por primera vez en décadas, el yuan ha superado al dólar en términos de uso en las transacciones transfronterizas chinas5. Este logro fortalece la posición del yuan, especialmente a medida que el mundo reduce su dependencia del petróleo en favor de los minerales críticos y sus cadenas de suministro6.

A su vez resulta alarmante la dependencia de Estados Unidos y las naciones occidentales de China en lo que respecta a muchos de estos minerales. En particular, la dependencia estadounidense de China supera el 70 % para elementos como el arsénico, galio, grafito, tántalo, itrio, bismuto, tierras raras, antimonio y barita7. Es esencial destacar que la dependencia, en el caso de algunos de los 17 elementos que conforman las tierras raras es del 100 %, como es el caso del disprosio o el terbio, por ejemplo. Estos elementos son fundamentales para una amplia gama de dispositivos electrónicos de uso diario, como nuestros teléfonos inteligentes, tabletas y televisores, pero también en nuestros sistemas de armamento (radares, misiles, aviones, etc.) y tecnología relacionada con las energías renovables (turbinas eólicas, paneles solares y vehículos eléctricos). Tal es su carácter crítico que, sin estos elementos, la fabricación de componentes esenciales de carácter informático, como chips, fibra óptica y discos duros, se vería también seriamente comprometida.

De la era del petrodólar al dominio del yuan mineral

Entre todas las aplicaciones que posibilitan los metales críticos son los potenciadores de la transición energética, las que tienen un mayor impacto económico y las que los hacen rivalizar con la que en los últimos 70 años ha sido la materia prima estrella por excelencia: el petróleo, el «oro negro». Mientras agencias interestatales como IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables) fijan el presupuesto necesario para llevar a cabo la transición energética al ritmo adecuado en 131 billones de euros de ahora hasta el 20508, el peso geopolítico del petróleo está en constante disminución. A medida que se expanden las turbinas eólicas, los paneles solares, y los vehículos eléctricos reemplazan a los vehículos de combustión, la imagen del antiguo «oro negro» se ve desplazada a la vez que desafiada por las políticas medioambientales y afectada por impuestos ecológicos9 refrendados por los Estados. En este camino hacia la descarbonización de la economía global el capital e inversión que antes se centraba en los combustibles fósiles ahora se dirige hacia las materias primas que impulsan la transición energética a nivel mundial, en particular, las energías renovables. No es solo una tendencia de futuro que se va a incrementar y ver reforzada sino una realidad palpable hoy en día: la inversión anual, necesaria para llevar a cabo la transición energética, prácticamente iguala los ingresos mundiales anuales generados por el total de industrias del gas y petróleo, cifrados en 5 billones10 de dólares en 202111.

Esto plantea la posibilidad de que el dólar, respaldado actualmente en gran medida por el petróleo, pierda su posición preeminente más temprano que tarde. A medida que disminuye la demanda de petróleo, los países con costos más elevados de producción de petróleo, como Venezuela y Estados Unidos, serán los primeros en sentir el impacto en sus economías. Sus empresas podrían requerir subsidios, protección mediante medidas fiscales o, en última instancia, cerrar sus operaciones.

China y el dominio de la industria automotriz

Durante más de una década, Estados Unidos dominó el mercado automovilístico a través de gigantes como Ford, General Motors y Daimler Chrysler, incluso sin poseer físicamente el petróleo, gracias a su control sobre la refinación. Si China logra cumplir sus ambiciosos planes, a medida que los vehículos se electrifican, podría también llegar a dominar el mercado automovilístico con su nuevo «combustible»: el litio, el níquel, el cobalto, las tierras raras y otros minerales críticos y estratégicos. Según la Agencia Internacional de la Energía un automóvil eléctrico estándar requiere seis veces más insumos minerales que un automóvil convencional12. Conforme avanzamos en la electrificación y en la adopción de energías del futuro, como la eólica y la solar, China irá ganando terreno en el mercado global. China está siguiendo el mismo camino que una vez llevó a América del Norte a desarrollar su economía, pero mientras Estados Unidos se apoyaba en la OPEP para garantizar su suministro de petróleo, China está utilizando la Iniciativa de la Franja y la Ruta para asegurarse acceso a minas de minerales en África, Sudamérica y en todo el mundo. Estados Unidos refinaba el petróleo en su propio territorio, mientras que China está tomando la delantera en la refinación de los minerales necesarios para la transición energética y los vehículos eléctricos. Podemos observar como la evolución de los vehículos eléctricos y de combustión interna corre paralela a una producción de patentes que entre el 2016 y 2019 aumentaba exponencialmente en el registro de tierras raras13, crecía de media un 3,3 % anual en el registro de tecnologías de bajas emisiones de carbono, pero, sin embargo, disminuía abruptamente en el ámbito de las tecnologías de combustibles fósiles14.

El liderazgo de China en los «metales verdes»

En lo que respecta a los «metales verdes», China ha logrado una hegemonía en el refinado del litio, cobalto, zinc, silicio y ostenta un monopolio significativo sobre las esenciales tierras raras. Podríamos decir que China lidera una especie de «OPEP invisible de los metales verdes». Por ejemplo, China ya ha iniciado la extracción de litio en países como el Congo, Zimbabue y Argentina, además de establecer acuerdos preferenciales de compra con naciones como Chile. En el caso de las tierras raras, dado su papel primordial y revolucionario para la generación de energías renovables, el mundo depende de ellas para llevar a cabo una transición energética contra reloj y China tiene la llave de acceso a ellas, con un férreo control superior al 80 % de producción a nivel mundial de las mismas si nos referimos a su procesamiento15. La revolución verde busca combatir el calentamiento global a través de baterías, vehículos eléctricos, turbinas eólicas, paneles solares, bombillas de bajo consumo, sistemas de calefacción y refrigeración, y más. Todos estos dispositivos requieren tierras raras en su producción. Por ejemplo, una turbina eólica en alta mar de 250 megavatios puede necesitar casi media tonelada de tierras raras16. Pero China no solo domina la manufactura de estos minerales, sino que también ha asegurado el control de los eslabones clave en la cadena de suministro de productos derivados de ellos. Gracias a la conquista de los eslabones superiores, el Partido Comunista de China ya no basa su poder económico a escala mundial exclusivamente en la exportación de productos baratos y plásticos; ahora se posiciona en los eslabones finales y fundamentales de la cadena de producción global, añadiendo valor a sus productos. Por mostrar solo algunos datos: BYD, empresa china de automóviles eléctricos ostenta hasta ahora el récord de ventas de vehículos eléctricos en el mundo17 vendiendo más de 300.000 vehículos eléctricos enchufables el pasado mes de octubre. Por otra parte, el 80 % de las manufacturas de energía solar mundiales18 y un 60 % de las eólicas19 provienen del gigante asiático e incluso los aviones convencionales chinos certificados internacionalmente ya son una realidad.

China no olvida otros sectores más convencionales y compite por acceder en ellos también a una cuota significativa del mercado internacional, como es el caso de la aviación tradicional comercial. Así, en septiembre de 2022, China celebraba ya una ceremonia para certificar su avión de pasajeros de fuselaje estrecho C919 lo que representa un hito importante en las ambiciones del país de desafiar a Airbus y Boeing20. La diferencia es que en lo referente a energías renovables China parece no tener rival.

El ascenso del petroyuán y del yuan-mineral: desafiando la hegemonía del dólar

China es la segunda economía del mundo. Lleva más de veinte años contribuyendo al crecimiento mundial de la economía y actualmente es el socio comercial principal de 120 países21. Por ello se puede afirmar que el impacto de China en los mercados globales es enorme.

Si China decidiera aceptar exclusivamente el yuan como forma de pago por sus materiales y productos derivados de los minerales y elementos críticos que monopoliza, muchos gobiernos y bancos centrales en todo el mundo se verían obligados a reaccionar. No tendrían más remedio que hacer acopio de yuanes. De manera similar a lo que ocurrió en la década de 1970 para adquirir petróleo, esta vez comprarían divisas respaldadas por el yuan-mineral en lugar de petrodólares, asegurando así un suministro vital de estos valiosos metales para sus cadenas de producción. Este proceso ya se ha iniciado. Argentina, por ejemplo, está acumulando reservas en yuanes a medida que aumenta sus ventas de litio a China. Brasil22, con el gigante minero Vale, ha acordado liquidar las transacciones comerciales en sus monedas locales, prescindiendo así del «billete verde»23. Incluso la mayor empresa minera occidental, BHP24, con origen anglo- australiano, acepta el pago en yuanes por sus ventas de mineral de hierro a China, apoyando tácitamente la consolidación del yuan-mineral. Por otro lado, en un virtual
«ataque por otro flanco» al dólar, países como India, China y Rusia ya están llevando a cabo transacciones petroleras en rupias, rublos o yuanes.

Irán y Venezuela también están considerando la posibilidad de vender su petróleo en yuanes y acumular reservas estatales de esta moneda. El colapso del petrodólar se podría simplificar mediante esta ecuación:

Caída del petrodólar = Auge del petroyuán + Auge del yuan-mineral (renovables y vehículos eléctricos)

Incluso la lealtad del bastión de Estados Unidos, Arabia Saudí, el país que históricamente ha respaldado el petrodólar, también se encuentra amenazada. Arabia Saudí25 ha expresado su intención de aceptar la compra de crudo por parte de China en yuanes, lo que socava aún más la posición del petrodólar.

La propia China ha buscado diversificar sus fuentes de petróleo, alejándose de la OPEP, y de los pagos en dólares y ha establecido contratos y presencia militar en países africanos como Sudán, Angola, Níger, Nigeria y Guinea Ecuatorial para garantizar su seguridad energética26. Además, China ha ofrecido al mundo un instrumento financiero que permite la compra de petróleo en yuanes, respaldado por la convertibilidad en oro, a través de futuros de barriles de crudo en el Shanghai International Energy Exchange27. También en las dos últimas reuniones de los BRICS, se ha anunciado la intención de crear una nueva moneda conjunta que serviría como reserva mundial alternativa al dólar. Aunque el dólar ha mantenido una cuota constante en torno al 40-42 % en el Special Drawing Right (SDR) del Fondo Monetario Internacional28, los BRICS pueden dar pasos hacia la creación de su propia cesta de monedas alternativas.

La desconfianza en el dólar, el futuro del dinero FIAT y el rol de los metales

Este movimiento centrífugo con respecto al carácter hegemónico del dólar se ve reforzado por el hecho de que Estados Unidos, en respuesta a la invasión rusa de Ucrania, congelase las reservas de Rusia en dólares. Esto demuestra que Estados Unidos está dispuesto a tomar medidas enérgicas contra las reservas de terceros países por conflictos fuera de sus fronteras y las de sus aliados de la OTAN. Dada una justificada desconfianza, es probable que otros países consideren deshacerse de sus reservas en dólares y cambiarlas por otras monedas o activos fuera del sistema financiero occidental, como el tradicional oro o los yuanes. Incluso Israel, un leal aliado de Estados Unidos, había comenzado a comprar yuanes como moneda de reserva, disminuyendo así la importancia del dólar en estas29. Esta tenencia de reservas en yuanes facilita por lo tanto y fomenta las transacciones económicas entre los países que las poseen y China.

Es interesante revisar la historia para descubrir como a lo largo de ella, las monedas FIAT sin respaldo en materiales con valor intrínseco han fracasado y desaparecido. Dado el auge de los metales críticos en la transición energética y la lucha contra el cambio climático, no es descartable plantear la posibilidad de un regreso a monedas respaldadas por metales, que recuperarían su relevancia por encima del petróleo. Quizás fuesen en este caso los «metales verdes», que han caído en gran medida bajo el control del Partido Comunista Chino, los que podrían llevar a la adopción del yuan como moneda para el comercio de estos materiales críticos y sus productos al resto del mundo. Ray Dalio, CEO de Bridgewater Associates, advierte sobre los desafíos que enfrenta el dólar30, incluyendo la posibilidad de que se produzca una guerra civil en Estados Unidos y la quiebra financiera. Esa quiebra podría iniciar el camino del ascenso del yuan y hacia una multipolaridad monetaria.

A pesar de que el yuan es teóricamente una moneda de tipo FIAT, de cambio flotante o fluctuante, en la práctica, China dirige su política monetaria para favorecer sus exportaciones. Mantener un yuan débil ha sido una decisión estratégica para el país, ya que esto permite que sus productos sean más asequibles y competitivos en los mercados internacionales. Una revalorización del yuan encarecería estos productos y podría ocasionar la pérdida de clientes en el extranjero. Al mismo tiempo, anclar el valor del yuan al respaldo de materias primas reales limitaría la flexibilidad fiduciaria del Partido Comunista Chino. China ha mantenido su moneda devaluada en el pasado debido a su estatus como exportador de materias primas y productos básicos, pero en la actualidad, sus productos de mayor valor añadido podrían soportar mejor las fluctuaciones de precios. Productos como paneles solares, teléfonos móviles, componentes de redes y tecnología 5G, vehículos eléctricos y otros productos fabricados con tierras raras y materiales críticos en manos de China podrían mantenerse sólidos frente a las variaciones en el valor internacional del yuan. Sin embargo, productos como plásticos y textiles podrían verse más afectados.

A pesar del desafío que supondría para el gigante asiático llegado el momento asumir la libre fluctuación de su moneda, hay ya indicios y señales evidentes de un intento por parte de China de erosionar la supremacía del dólar a favor del yuan. El Mercado Interbancario de Bonos del Estado Chino (CIBM), creado en 1997, se ha convertido en el segundo más grande del mundo después del mercado estadounidense. Es decir que a medida que China se acerca al liderazgo fiduciario, está desarrollando la infraestructura necesaria para respaldar una eventual hegemonía del yuan. Por ello, China ha creado también su propia alternativa al sistema de transferencias bancarias internacionales SWIFT, llamada sistema de pagos interbancarios transfronterizos (CIPS). Finalmente, ha liderado el desarrollo de una moneda digital de banco central denominada yuan-digital, en cooperación con el Banco de Pagos Internacionales (BPI), conocido como «el banco de los bancos centrales».

El gobierno chino parece estar construyendo una red sólida de soporte para el yuan, preparándose para un posible cambio en el orden monetario global. Aunque la inercia del dólar como moneda hegemónica es fuerte, China está trabajando para romper esta inercia y avanzar hacia un mundo con una multipolaridad monetaria. La erosión del dólar en favor del yuan podría tener implicaciones muy significativas en la economía global y el sistema financiero mundial redibujando progresivamente el mapa geopolítico mundial. El futuro se encargará de responder a la pregunta de si la hegemonía económica del dólar está suficientemente justificada por la existencia de unas infraestructuras fiduciarias creadas por EE. UU. o si estas son solo una ilusión si no están alimentadas por unos intercambios comerciales equivalentes en importancia a nivel mundial que les den sentido y que parecen ser progresivamente absorbidos por el gigante asiático.

Juan M. Chomón Pérez*
Tcol. Ejército del Aire Autor del libro: La era de las tierras raras

Referencias:

1 FLINK, L. Larry Fink's 2022 Letter to CEOs: The Power of Capitalism. Disponible en: https://www.blackrock.com/corporate/investor-relations/larry-fink-ceo-letter
Nota: Todos los vínculos están activos con fecha de 22 de noviembre de 2023.
2 STATISTA. «Motor vehicle production volume worldwide in 2022, by country». Disponible en: https://www.statista.com/statistics/584968/leading-car-manufacturing-countries-worldwide/, consultado en Agosto de 2023
3 ESM. «Why the dollar remains the world's reserve currency». Mayo 2023. Disponible en: https://rsmus.com/insights/economics/why-the-dollar-remains-the-worlds-reserve-currency.html 4 TREND ECONOMY. «Total exports of goods». 2021. Disponible en: https://trendeconomy.com/data/commodity_h2/TOTAL
5 REUTERS. «Yuan overtakes dollar to become most-used currency in China's cross-border transactions». 26 de abril de 2023. Disponible en: https://www.reuters.com/markets/currencies/yuan-overtakes-dollar-become-most- used-currency-chinas-cross-border-transactions-2023-04-26/
6 CHOMÓN PÉREZ, Juan Manuel. La era de las tierras raras. Editorial Anaya, Colección Semilla y Surco. Nov. 2023. ISBN 978-84-309-8948-5.
7 CONTE, N. «Charted: America’s Import Reliance of Key Minerals». Agosto 2023. Disponible en:
https://www.visualcapitalist.com/charted-americas-import-reliance-of-key-minerals/
8 IRENA. Perspectivas de la transición energética mundial: camino de 1.5 ℃.
Junio 2021. Disponible en: https://www.irena.org/publications/2021/Jun/Perspectivas-de-la-transicion-energetica- mundial ISBN: 978-92-9260-334-2.
9 WORLD ECONOMIC FORUM. «Explainer: Which countries have introduced a carbon tax?». Julio 2022. Disponible en: https://www.weforum.org/agenda/2022/07/carbon-tax-emissions-countries/
10 MCCLAY R. «How the Oil and Gas Industry Works». Sep. 2022. Disponible en:
https://www.investopedia.com/investing/oil-gas-industry-overview/
11 CHOMÓN PÉREZ, Juan Manuel. La era de las tierras raras. Editorial Anaya, Colección Semilla y Surco. Nov. 2023. ISBN 978-84-309-8948-5.
12 DE LA TORRE PALACIOS, L. «China y el control de las materias primas críticas». Oct. 2023. Disponible en: https://www.politicaexterior.com/articulo/china-y-el-control-de-las-materias-primas-criticas/
13 THORIUM ENERGY ALLIANCE. China Rare Earth Patents vs U.S. Patent 2019. 2019. Disponible en:
https://thoriumenergyalliance.com/resource/china-rare-earth-patents-vs-us-patent-2019/
14 EUROPEAN PATENT OFFICE. Patents and the energy transition. Apr. 2021, p. 10. Disponible en: https://documents.epo.org/projects/babylon/eponet.nsf/0/3A283646135744B9C12586BF00489B38/$FILE/patent s_and_the_energy_transition_study_en.pdf
15 BHUTADA, G. «Visualizing China’s dominance in rare earth metals». Enero 2021. Disponible en:
https://www.mining.com/web/visualizing-chinas-dominance-in-rare-earth-metals/
16 CLAUDIU, C., JENSEIT, W., BLAGOEVA D. «Substitution strategies for reducing the use of rare earths in wind turbines». Jun. 2017. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0301420717300077
17 KANE M. «BYD Has Record Plug-In Sales In China, Export Markets In October 2023». Nov. 2023. Disponible en: https://insideevs.com/news/694492/byd-plugin-car-sales-october2023/
18 CONSULTORÍA WOOD MCKENZIE. «China to hold over 80 % of global solar manufacturing capacity from 2023- 26». Nov. 2023. Disponible en: https://www.woodmac.com/press-releases/china-dominance-on-global-solar- supply-chain/
19 OKAMOTO, Y. «Chinese manufacturers dominate wind power, taking 60% of global market». Agosto 2023. Disponible en: https://asia.nikkei.com/Business/Energy/Chinese-manufacturers-dominate-wind-power-taking-60- of-global-market
20 YU, S. y QIU, S. «China certifies C919 jet to compete with Airbus and Boeing». Sept. 2022. Disponible en: https://www.reuters.com/business/aerospace-defense/china-certifies-c919-jet-compete-with-airbus-boeing-photos- 2022-09-29/#:~:text=BEIJING%2FSYDNEY%2C%20Sept%2029%20(,PA)%20and%20Boeing%20(BA
21 PATERSON, S. «China’s RMB ambitions». Jun. 2023. Disponible en:
https://www.eastasiaforum.org/2023/06/20/chinas-rmb-ambitions/
22 LEAHY, J. y LOCKET, H. «Brazil’s Lula calls for end to dollar trade dominance». Abril, 2023. Disponible en:
https://www.ft.com/content/669260a5-82a5-4e7a-9bbf-4f41c54a6143
23 BECEDAS, M. «La mejor 'arma' de EE. UU. se le vuelve en contra: el mundo gesta una rebelión contra la hegemonía del dólar». Jun. 2023. Disponible en: https://www.eleconomista.es/mercados- cotizaciones/noticias/12305691/06/23/el-mejor-arma-de-eeuu-se-le-vuelve-en-contra-el-mundo-gesta-una-rebelion- contra-la-hegemonia-del-dolar.html
24 GLOBAL TIMES. «Australian iron ore supplier embraces Chinese market with yuan settlement». Julio 2022. Disponible en: https://www.globaltimes.cn/page/202207/1270268.shtml
25 WATKINS, S. «China and Saudi Arabia strengthen alliance with new megaproject». Jun 2022. Disponible en: https://oilprice.com/Energy/Energy-General/China-And-Saudi-Arabia-Strengthen-Alliance-With-New- Megaproject.html
26 INSTITUTE OF DEVELOPING ECONOMIES. «China's Energy Footprint in Africa - China in Africa». Disponible en:
https://www.ide.go.jp/English/Data/Africa_file/Manualreport/cia_07.html
27 SHANGHAI INTERNATIONAL ENERGY EXCHANGE. «INE Crude Oil Futures Launching Ceremony». Mar. 2018. Disponible en: https://www.shfe.com.cn/content/2018-yyQH-en/index.html
28 REUTERS. «IMF lifts weighting of dollar, Chinese yuan in SDR basket». Mayo 2022. Disponible en:
https://www.reuters.com/markets/us/imf-lifts-weighting-dollar-chinese-yuan-sdr-basket-2022-05-15/
29 THE JERUSALEM POST. «Israel adds Chinese RMB to Central Bank reserves for first time, cuts USD holding». Abril 2022. Disponible en: https://www.jpost.com/business-and-innovation/banking-and-finance/article-704813

30 DALIO, R. Principles for Dealing with the Changing World Order: Why Nations Succeed and Fail Hardcover. Nov. 2021.