Opinión

El fantasma de Jimmy Carter persigue las decisiones sobre el gas natural

Barco cisterna Lalla Fatma NSoumer llegando para entregar GNL (Gas Natural Licuado) al muelle de carga de la terminal Cavaou en Fos-sur-Mer (AFP/CLEMENT MAHOUDEA)
photo_camera Barco cisterna Lalla Fatma NSoumer llegando para entregar GNL (Gas Natural Licuado) al muelle de carga de la terminal Cavaou en Fos-sur-Mer (AFP/CLEMENT MAHOUDEA)

El fantasma de Jimmy Carter puede estar acechando la política energética de la Casa Blanca y del Departamento de Energía. 

En los años de Carter, la lucha era por la energía nuclear. Hoy, es por el gas natural y el floreciente futuro del gas natural licuado en Estados Unidos. 

Las decisiones que Carter tomó durante su presidencia aún se dejan sentir. Carter creía que la energía nuclear era el recurso de última instancia. Aunque no se opuso abiertamente a ella, la condenó con débiles elogios. Carter y el movimiento ecologista de la época abogaban por el carbón. 

El primer secretario de Energía, James Schlesinger, íntimo amigo mío, luchó por mantener viva la energía nuclear. Pero tuvo que aceptar la prohibición del reprocesamiento y la cancelación del programa de reactores reproductores rápidos con un reactor de demostración en Clinch River, Tennessee. Los reactores reproductores son una forma de quemar residuos nucleares. 

Más importante aún, Carter, ingeniero nuclear, creía que el reprocesamiento del combustible nuclear -entonces una expectativa establecida- conduciría a la proliferación mundial. Pensaba que si poníamos fin al reprocesamiento en nuestro país, se reduciría la proliferación en el extranjero. El reprocesamiento salva hasta el 97% del uranio que no se ha quemado la primera vez, pero el inconveniente es que libera plutonio apto para bombas. 

En lugar de escarmentar al mundo, Carter esencialmente rompió el monopolio mundial de la energía nuclear del que disfrutaba -fuera del bloque soviético- Estados Unidos. En adelante, no se nos consideraba un proveedor fiable. 

Ahora, la administración Biden está sopesando una medida que frenará el crecimiento de las exportaciones de gas natural, costando una riqueza incalculable a Estados Unidos y debilitando su posición como proveedor estable y global de gas natural licuado. Se trata de una materia prima muy demandada en Europa y Asia y que enfrenta a Estados Unidos con Rusia como proveedor. 

Lo que no hará es reducir ni un pie cúbico el consumo de gas fuera de Estados Unidos. 

El argumento contra el gas es que es un combustible fósil y que los combustibles fósiles contribuyen al calentamiento global. Pero el gas es el más benigno de los combustibles fósiles, y es mucho mejor que el carbón o el petróleo. Además, la tecnología está en camino para capturar el carbono del gas natural en el punto de uso. 

Algunos ecologistas —replicando la locura del ecologismo de la administración Carter— se han propuesto frustrar la producción, el transporte y la exportación de GNL creyendo que contribuirá a salvar el medio ambiente. 

La cuestión que debaten la Casa Blanca y el Departamento de Energía es si el departamento debe permitir una gran terminal de exportación de GNL propuesta en Luisiana, en Calcasieu Pass, conocida como CP2, y otras 16 solicitudes de terminales de exportación de GNL. 

La historia reciente del gas natural y el GNL en Estados Unidos ha sido un éxito industrial y científico: una historia muy americana de "sí se puede". 

En una rueda de prensa celebrada en 1977, el entonces subsecretario de Energía, Jack O'Leary, declaró que el gas natural era un recurso agotado. Le dijo a un periodista que no preguntara más por él porque ya no estaba en juego. 

La desregulación y la tecnología, en gran parte desarrollada por el gobierno estadounidense junto con el visionario George Mitchell y su empresa, Mitchell Energy, dieron al traste con esa afirmación. La perforación de pozos horizontales con datos sísmicos 3D, una nueva broca y una mejor fracturación con un líquido de fracturación mejorado lo cambiaron todo. Si a eso añadimos una turbina mejorada, desarrollada a partir de motores de aviación, llegó una nueva era de abundancia de gas. 

Ahora, Estados Unidos es el mayor exportador de GNL, y se ha convertido en una importante herramienta de la diplomacia estadounidense. Fue el GNL estadounidense el que se envió rápidamente a Europa para sustituir al gas ruso tras la invasión rusa de Ucrania. 

En conversaciones con empresas gasistas europeas, me dicen que miran a Estados Unidos en busca de estabilidad y fiabilidad del mercado. 

En todo el mundo, el gas es un combustible que sustituye al carbón, a veces al petróleo, y es esencial para calentar los hogares en Europa. No hay alternativa. 

La idea de frenar las exportaciones de GNL, avanzada por el ala izquierda del Partido Demócrata y sus aliados ecologistas, no alejará los gases de efecto invernadero del medio ambiente. Simplemente entregará el mercado a otros productores como Qatar y Emiratos Árabes Unidos. 

Levantarse en armas contra uno mismo, al estilo de Carter, es una estrategia errónea. 

En Twitter: @llewellynking2 

Llewellyn King es productor ejecutivo y presentador de "White House Chronicle" en PBS.