La empresa recupera el nivel de producción de petróleo once días después de los ataques a dos de sus refinerías, aportando una dosis de estabilidad al mercado mundial del crudo

La petrolera Saudi Aramco ya está a pleno rendimiento

photo_camera REUTERS/EDGAR SU - Ibrahim Al Buainain, director de sección comercial de Aramco (Aramco Trading)

Poco más de diez días después de los ataques con drones contra dos de las refinerías de Saudi Aramco, de Abqaiq y Jurais, la mayor petrolera del mundo recuperó el nivel de producción que registraba previo al ataque. Una fuente vital para el suministro global, el hecho de que esté operando a plena capacidad significa que los precios de crudo en el mercado mundial se estabilicen. El precio del barril de Brent, de referencia para Europa, ha vuelto a un nivel estable de alrededor de 60 dólares por barril (llegó a superar los 69 dólares el pasado 16 de septiembre tras el ataque a la refinería saudí). 

Se pensaba que la petrolera saudí podría tardar en retomar su actividad normal varios meses, dado que los ataques del pasado día 14 de septiembre, los peores contra su infraestructura energética en su historia, impactaron hasta la mitad de su suministro e interrumpía la oferta mundial (afectaron al 5% de la producción de petróleo a nivel global, según algunas estimaciones). Pero su  capacidad de reacción y adaptación ha evitado que así fuera y que la alta tensión, a raíz de los ataques, parece que poco a poco se disipa. De esa manera, ha logrado aplacar una fuente de inestabilidad mientras que las tensiones geopolíticas todavía siendo muy altas.  

Saudi Aramco_Produccion

Ibrahim Al Buainain, director de sección comercial de Aramco, anunció que desde el pasado 25 de septiembre han alcanzado el mismo nivel en que la empresa estaba antes de los ataques.  "En producción, nos mantenemos en 9.7 millones de barriles de petróleo", aseguró el responsable. Recordó que la agresión había provocado que la producción de crudo se perdiera en 5,7 millones de bpd diarios, cerca del 50% del bombeo del país, y que el hecho de que haya restaurado la capacidad de producción supone que la empresa podrá reponer sus inventarios. Arabia Saudí reportó 9.789 millones de bpd de producción en agosto, según la OPEP.

Lo que parecía que iba a alterar la producción mundial de crudo durante un tiempo indefinido, al final se ha quedado en un pequeño bache al recuperarse por completo antes de lo previsto. Saudi Aramco dice que logró mantener los suministros a los clientes en niveles antes de los ataques aprovechando sus enormes inventarios de petróleo y ofreciendo otras calidades de crudo de otros campos, dijeron funcionarios saudíes. Es así como mantuvo el abastecimiento a los clientes durante varias semanas recurriendo a sus reservas.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, por su parte, advirtió de que los precios del petróleo podrían aumentar a si el mundo no actúa para detener a Irán. "Los suministros de petróleo se verán afectados y los precios subirán a cifras inimaginablemente altas que no hemos visto en nuestras vidas", aseguró en su reciente visita a EEUU. Además se decantó por una solución política para solucionar sus diferencias con Irán, porque una guerra arruinaría la economía mundial, a quién responsabiliza de los ataques contra las dos refinerías. 

Días después del anuncio de Al Buainain, el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Mohamed Barindo, confirmó que Arabia Saudí había conseguido restablecer plenamente el volumen de producción de petróleo. "De acuerdo con la información que tenemos, han logrado (los saudíes) la recuperación completa de la producción petrolera", declaró Barkindo en los margenes de la décimosexta edición del Club de Debate Valdái que se celebra en el balneario ruso de Sochi, en el mar Negro, según recoge RIA Nóvosti.

"El equipo de Aramco ha hecho un trabajo maravilloso, no solo para contener la situación, sino también para recuperar rápidamente los suministros perdidos", sostuvo el secretario general de la OPEP. Las autoridades saudíes aseguran que Aramco alcanzará los 12 millones de bpd de capacidad en noviembre.

Saudi Aramco_Produccion

La empresa, un gigante en el mundo petrolero, prevé su salida a bolsa en los próximos meses, lo que atrae el interés de inversores de todo el mundo. Recientemente aseguró que planea pagar un dividendo base de 75.000 millones de dólares en 2020, dijo en una reseña corporativa publicada el lunes online, mientras se prepara para una Oferta Pública Inicial (OPI). Aramco busca atraer inversores para la OPI, con la que quiere alcanzar una valoración de 2 billones de dólares. La OPI es el pilar de la agenda de reformas económicas del príncipe heredero que busca recaudar miles de millones de dólares para ayudar a diversificar la economía del reino.

La relevancia mundial de Saudi Aramco, más allá del mercado de valores, es innegable. Casi tres cuartas partes de las exportaciones de crudo de Aramco el año pasado, alrededor de 5.2 millones de bpd, fueron entregadas a clientes en Asia el año pasado, donde se cree que la demanda crecerá más rápido que en otras partes del mundo. Entre sus compradores asiáticos se incluyen a China, India, Corea del Sur, Japón y Taiwán. Mientras tanto las entregas de crudo a Norteamérica alcanzaron más de 1 millón de bpd el año pasado; a Europa, 864,000 de bpd.

La otra noticia del día fue que la agencia de calificación de riesgo Fitch Ratings rebajó un escalón la nota de Arabia Saudí, de "A+" a "A" con una perspectiva "estable", por las "tensiones militares y políticas" en la región del golfo Pérsico después del ataque de hace dos semanas a la petrolera Aramco.

"Hemos revisado nuestra evaluación de vulnerabilidad de la infraestructura económica de Arabia Saudí a las amenazas militares regionales como resultado del ataque", indicó Fitch en un comunicado. "A pesar de un rápido restablecimiento de la producción de petróleo a los niveles previos al ataque, Arabia Saudí continuará produciendo de manera insuficiente en relación con sus compromisos de 10,3 millones de barriles diarios con la OPEP (la Organización de Países Exportadores de Petróleo)", según la agencia.

Con 76,000 empleados en 2018, Aramco tiene operaciones en la industria energética, instalaciones de investigación y oficinas repartidas por todo el mundo por lo que el hecho de que ya se encuentre a pleno rendimiento supone una necesitada dosis de tranquilidad para la economía global. 
 

Más en Economía y Empresas