El Papa visita a Fidel Castro y subraya que hay que servir a las personas y no a las ideas

Atalayar/S.C./lainformacion.com

Pie de foto: El Papa ha ido a visitar a Fidel Castro después de que miles de personas le arroparan en la Plaza de la Revolución en la Habana en su primera jornada completa en Cuba.

El Papa Francisco ha celebrado su primera misa en Cuba y ha visitado a Fidel Castro en su residencia de La Habana. Antes de llegar al escenario recorrió la plaza en un vehículo, lentamente, y se detuvo para saludar a un grupo de fieles con discapacidades. Este es el primer acto de la primera  jornada completa del Papa en Cuba, que tendrá una agenda muy apretada. Tras la misa, el Papa mantendrá un encuentro con el presidente Raúl Castro, visitará la catedral de San Cristóbal y mantendrá un encuentro con jóvenes fieles.

Durante la ceremonia la Habana, Francisco ha instado a los cubanos a servir "a las personas" y no "a las ideas". Asimismo, ha asegurado que el pueblo cubano tiene "vocación de grandeza", lo que hay que cuidar, sin olvidar el servicio a los más frágiles y la atención a los más desfavorecidos.

"La importancia de un pueblo, de una nación, la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve a la fragilidad de sus hermanos", ha añadido el papa, que ha dedicado su homilía a recordar a los cristianos que "todos estamos invitados  a hacernos cargo los unos de los otros por amor".

El papa ha defendido el concepto del "servicio" a los demás pero ha alertado contra la tentación de querer beneficiar "a los 'míos' en nombre

"El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas", ha señalado el pontífice en esta misa en la simbólica Plaza de la Revolución, donde también las oficiaron en sus precedentes visitas los papas Juan Pablo II (1998) y Benedicto XVI (2012).

Los cubanos y su gusto por la fiesta 

El Pontífice se ha referido a todo el pueblo cubano, "un pueblo que tiene gusto por la fiesta, por la amistad, por las cosas bellas", y le ha animado a que "cuiden la vocación" de "estar con los brazos abiertos" y que "cuiden y sirvan, de modo especial, la fragilidad de sus hermanos". "No los descuiden por proyectos que puedan resultar seductores, pero que se desentienden del rostro del que está a su lado", ha dicho.

Al finalizar el Papa ha parafraseado una frase atribuida a la Madre Teresa de Calcuta: "Quien no vive para servir, no sirve para vivir". Precisamente, en el frontal del edificio del Museo Nacional de Cuba que sirve como retablo de fondo del altar hay una gran pancarta con imágenes de la Madre Teresa y el lema de la visita: "Misionero de la Misericordia".

Detienen a varios opositores minutos antes de la misa del papa Francisco

Antes de la histórica misa del papa Francisco, el régimen cubano inició una ola de detenciones contra opositores y Damas de Blanco para impedir que se acercara al Pontífice. Dos hombres aún no identificados fueron arrestados cuando repartían folletos contra el régimen mientras el Sumo Pontífice recorría la la Plaza de las Revoluciones en el papamóvil. 

Pie de foto: Imagen de archivo de las Damas de Blanco

El Papa Francisco se refirió a ello en su primer discurso:  “quisiera que mi saludo llegase especialmente a todas aquellas personas que, por diversos motivos, no podré encontrar”, aseguró el Pontífice a su llegada a la Habana. Horas después, un grupo de disidentes fue detenido en las inmediaciones de la Plaza de la Revolución.

Antes de la histórica misa del papa Francisco en la Plaza de las Revoluciones, el régimen cubano inició una ola de detenciones contra opositores y Damas de Blanco con el objetivo de "limpiar las calles" y evitar que se acercaran al Sumo Pontífice.

El régimen detuvo a  20 Damas de Blanco, informó el activista Hugo Damián Prieto. Según la información de la que también se hizo eco la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, las mujeres quedaron detenidas en la sede de la organización en Lawton, la casa de la disidente Berta Soler.

Las Damas de Blanco, un movimiento ciudadano que reúne a esposas y otros familiares de presos políticos cubanos, le dijeron al Papa que las mujeres detenidas "ni siquiera" pueden ver la misa por televisión. "Están presas por querer ir a su homilía", aseguraron a través de Twitter.

Dos hombres aún no identificados fueron arrestados cuando repartían folletos contra el régimen mientras Francisco  recorría la la Plaza de las Revoluciones en el papamóvil. Entre los detenidos se encuentran Zaqueo Baéz y "posiblemente" Agustín Lopez, informó la bloguera disidente Yoani Sánchez.

El Papa visita a Fidel Castro en su residencia de La Habana

La expectación por la primera misa del Papa Francisco en Cuba era tanta como por saber si finalmente acudiría a visitar al líder cubano, Fidel Castro. El encuentro, que no había sido confirmado con antelación a los medios por el Vaticano, sí se produjo finalmente.

La Santa Sede apenas facilitó detalles de la reunión, en tono distendido, y que tuvo lugar en el domicilio personal del dirigente, una vez finalizada la misa que el Pontífice celebró en la Plaza de la Revolución de La Habana.

La reunión duró unos 40 minutos y se desarrolló en "un encuentro muy familiar, muy informal" en presencia de la esposa del líder máximo, Dalia Soto del Valle, así como sus hijos y nietos, precisó el padre Lombardi.

"El papa fue con un pequeño grupo a la residencia del comandante", señaló Lombardi, al precisr que él mismo no estuvo presente en el encuentro.

En su reunión, abordaron algunos temas de actualidad internacional, como los daños al medio ambiente e intercambiaron regalos, entre ellos varios libros. Francisco obsequió a Castro con dos ejemplares de Alessandro Pronzato, experto la Biblia, así como la encíclica de Evangelii Gaudium sobre ecología.

Por su parte, el expresidente regaló al papa el libro 'Fidel y la religión', entrevista realizada por Frai Bretto en 1985. Castro firmó el ejemplar con una dedicatoria al Pontífice: “Para el papa Francisco con ocasión de su fraternal visita a Cuba. Con admiración y respeto del pueblo cubano”.

Cristina Kirchner, sentada junto a Raúl Castro en la misa del Papa

La presidenta Cristina Kirchner presenció en la Plaza de la Revolución de La Habana, sentada junto a Raúl Castro, la primera misa de Francisco en su gira por Cuba y Estados Unidos. La presidenta tiene previsto reunirse hoy con Castro, y espera que el Papa la reciba. La presidenta se sentó en la primera fila, a la izquierda de Castro, vestida de blanco, con un sombrero y un abanico.

 El Papa preocupado por la amenaza de "una Tercera Guerra Mundial por etapas"

A su llegada al aeropuerto de La Habana, el papa rogó a Raúl Castro que transmitiera sus "sentimientos de especial consideración y respeto a su hermano Fidel". Las preocupaciones que el papa debe abordar a lo largo de este periplo de ocho días que lo llevará el martes a Estados Unido son la paz amenazada por "una Tercera Guerra Mundial por etapas", las migraciones y la necesidad de acoger a los migrantes, y la cultura del diálogo, que "debe permitir construir puentes".

Justo antes de partir a Cuba el sábado, el papa contó haber estado "muy emocionado" por un encuentro con una familia cristiana de Damasco, a la que el Vaticano decidió acoger. Además declaró que el mundo está "sediento de paz".

El papa destacó que Cuba, que se ha mantenido aislada durante largo tiempo por un embargo estadounidense, debe recuperar la vocación que la geografía le dio como "punto de encuentro".

"Cuba es un archipiélago que mira hacia todos los caminos, con un valor extraordinario como 'llave' entre el norte y el sur, entre el este y el oeste. Su vocación natural es ser punto de encuentro para que todos los pueblos se reúnan en amistad", expresó ante Raúl Castro el papa, quien ve a Cuba en la vanguardia de un nuevo diálogo en América.

La visita de Francisco es la tercera de un papa a esta isla que tiene apenas un 10% de católicos practicantes, aunque los bautizados son muchos más. Este trato especial obedece a la voluntad del pontífice de privilegiar a las "periferias" y a un mensaje que él quiere llevar a Estados Unidos: la reconciliación con Cuba debe ser irreversible y debe contribuir al fin de la polarización en América Latina en torno a la revolución cubana.

El papa irá el lunes y martes a Holguín y Santiago de Cuba, en el oriente de la isla.

Más en Política