Felipe VI apoya que Madrid albergue un Instituto de la Cultura de la Paz

The Diplomat

Pie de foto; El Rey en el Palacio Municipal de Congresos./ Foto: Casa de S.M. el Rey

El rey Felipe VI se sumó este martes a la iniciativa que lanzó la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, con el apoyo del Club de Madrid para que la capital albergue la sede de un futuro Instituto de la Cultura de la Paz. El jefe del Estado inauguró la conferencia ‘Diálogo político Madrid+10 sobre Prevención y Lucha contra el Extremismo Violento’, en la que participaron más de 200 expertos de todo el mundo y unos 40 expresidentes y exjefes de Gobierno. También estuvo el actual primer ministro de Túnez, Habib Essid, y hoy se contará con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El monarca se refirió a las víctimas de la violencia terrorista y recalcó que España siempre ha defendido que su dignidad “ha de ser honrada y respetada en todo momento”. Carmena, por su parte, manifestó que el mejor “antídoto” contra la radicalización y el extremismo es lograr que “toda la sociedad se empape de que nunca se puede recurrir a la violencia” y que siempre debe utilizarse el diálogo. En este sentido, apostó por la “empatía” como medio para alcanzar “el corazón y la mente” de las personas que planifican “actos execrables”.

Felipe VI reclamó también que se adopten “nuevas respuestas” a un fenómeno, el del extremismo violento, que trasciende las fronteras nacionales. Por ello, insistió en buscar un “amplio consenso global” que luche contra la radicalización y la violencia respetando, eso sí, los valores democráticos. En este sentido, incidió en la necesidad de una estrategia con “medidas de seguridad no tradicionales, acciones concertadas de política exterior y la incorporación de actores fundamentales en la prevención del extremismo violento”.

El monarca reclamó “nuevas respuestas” a un fenómeno que trasciende las fronteras nacionales

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, también advirtió de que el terrorismo “pretende cosificar” y deshumanizar a sus víctimas. Por eso, consideró fundamental la “contra narrativa” de las víctimas para combatir la radicalización y puso de ejemplo el Centro Memorial de la Víctimas que se construirá en la ciudad vasca de Vitoria.

Entre los exmandatarios presentes estuvieron la letona Vaira Vike-Freiberga, presidenta en ejercicio del Club de Madrid, y los iberoamericanos Felipe Calderón (México), Ricardo Lagos y Sebastián Piñera (Chile), Andrés Pastrana (Colombia) y Laura Chinchilla (Costa Rica).

Más en Política