Totalitarismo versus democracia

 Antonio Regalado

Pie de foto: El diálogo con los separatistas que quieren atacar el Estado es cobardía y rendición

Desde la moción de censura de Pablo Iglesias Turrión en julio 2017 a la declaración de guerra -“hay que atacar al Estado”- de Quim Torra del viernes diecisiete, España ha vivido los trece meses más vertiginosos desde el inicio de la Transición, incluido un golpe de Estado en octubre  pasado, golpe de Estado que alienta y promueve el movimiento nacionalista y que no se ha desmontado todavía. 

La moción de censura no constructiva contra Mariano Rajoy, que llevó directamente a Pedro nchez a La Moncloa hace once semanas, ha volcado todo el panorama político. El PSOE ha renacido en el CIS, el PP intenta enterrar su pasado con el nuevo liderazgo de Pablo Casado, Podemos acusa el cesarismo de su dúo consorte y Albert Rivera ha iniciado una resistencia activa sin precedentescontra los lazos amarillos del nazismo catalán.

Decretazos

Todo el escenario ha cambiado y no precisamente para mejorar la calidad de vida de los españoles. El Gobierno anuncia que exhumará los restos de Franco del Valle de los Caídos por un decretazo, 42 años después de su muerte. Intenta ganar una guerra perdida para instalarnos en la peor época de nuestra historia: la II República. Imaginamos que por otro decretazo convertirá en víctimas oficiales del franquismo a quienes acreditensufrimiento emocional. Por decreto ha intervenido RTVE, entregándola al comisariado podemita y, por el mismo método, facultará a los concejales y a los trabajadores de los servicios sociales a privar de la patria potestad a los padres acusados de terrorismo doméstico, evitando la autoridad legítima del juez.  Todo huele a autoritarismo reverdecido con el márketing monclovita.

Por decretazo plantea cargarse, a instancias de Pablo Echenique también, el artículo 135 de la Constitución (techo de gasto) y amparándose en la ley, -dice-, ha decretado clasificar como secreto oficial su viaje (cultural y nocturno) en Falcón,Benicasin para disfrutar privada y familiarmente de The Killers. Solo falta que haga lo propio con su tesis doctoral y con el contrato y el CV de su señora esposa. Y eso que al doctor Sánchez se le empalagaba la boca cuando en su discurso alternativo de mayo hablaba de transparencia y de diálogo.

Por los hechos los conoceréis (Lucas, 6-43)       

Todos comprobamos cómo el inquilino de La Moncloa retiraba a la Guardia Civildel Palacio presidencial mientras recibía a Torra con su lazo en la solapa reivindicando a sus “presos políticos”, acusados ya en firme por el juez Pablo Llarena de rebelión y sedición. Pocos días después, la ministra Batet entraba por el aro del cartel de la Generalidad apoyando a los presos y exilados. Y desde entonces, el indómito Llarena ha tenido que abandonar sus vacaciones en Cataluña por la intimidación de los (CDR), el brazo (armado) de Torra; el Rey aguantó con dignidad los carteles (televisivos) con los que se le trataba de humillar por volver a Cataluña a recordar a las víctimas del terrible atentado yihadista del 17 de agosto/17 que costó la vida a 16 personas en Barcelona y Cambrils además de cinco ejecuciones sin aclarar aún. Los separatistas no respetaron a los muertos entonces y no han respetado ahora a los familiares de las víctimas ni a las autoridades de la Nación. Lo suyo es y sigue siendo el supremacismo racista.

Recordemos, asimismo, cómo le traicionaba el subconsciente a nuestro presidente campeón del diálogo cuando twitteaba su solidaridad con los familiares y se le borraba la bandera de España del texto en catalán. “Un fallo técnico”, precisaron en Moncloa. Paralelamente, el nada honorable president había deseado ‘lo mejor’ a los Comités de Defensa de la República en su escrache a los Reyes. Estas camisas pardas al estilo nazi, que buscan el enfrentamiento y la provocación directos, acusaron al CNI de estar detrás de los propios atentados sin que el general Sanz Roldán se haya querellado contra ellos. Todo cabe en la libertad de expresión.  Y como la vileza de estos miserables no conoce límites, el huido Puigdemont ligó al Rey Felipe VI con la “amenaza de una ola de violencia”, envolviéndose en el victimismo cobarde que caracteriza a estos fanáticos y xenófobos. 

Por si fuera poca la tensión generada, la Fiscal General del Estado, María José Segarra dice que “tan licito es poner los lazos amarillos como quitarlos”, buscando una equidistancia que solo favorece a los separatistas. Señora Segarra: repase el artículo 149.1de la Constitución Española. Estamos ante un escenario frentepopulista que nos quiere retrotraer con un nuevo Manual interpretativo de la Memoria Histórica a los terribles años 30. Resulta evidente si no se mira para otro lado. 

Decálogo contra los dialogantes

 

Inés Arrimadas, la ciudadana más votada en toda la historia de Cataluña ha repetido hasta la saciedad que “no se puede dialogar con alguien que solo defiende a los que llevan el lazo amarillo” Tiene razón.Ya lo intentó la ex vice Soraya Sáenz de Santamaría (que en gloria haya), con el golpista y pío Junqueras; ahora tenemos al cuarteto Sánchez-Batet-Grande Marlasca Carmen Calvo apostando de nuevo por el apaciguamiento sin condiciones. La vicepresidenta de la igualdad para Dulcinea Aldonza no solo exculpa al catanazi Torra por su declaración belicista sino que, paralelamente, acusa al PP y a Ciudadanos de aliarse con la extrema derecha o con la derecha extrema, tanto monta, monta tanto. No apoyar la rendición de Pedro, Pablo y Calvo es ser antipatriotas. Pues me declaro antipatriota. 

A lo largo de nuestra participación en el movimiento cívico Libres e Iguales, que lideran el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y la periodista Cayetana Álvarez de Toledo, hemos aprendido que: a) El apaciguamiento nacionalista es cobardía. No sirve de nada. b)   No hay que otorgar al nacionalismo el papel de interlocutor único.c)  Nunca debimos permitir que el nacionalismo catalán fijara el modelo del resto de las CC.AA. d) Jamás debimos entregar al nacionalismo la hegemonía cultural, educativa y mediática.e)  El Pacto Constitucional significa lealtad, no traición. Lo que está en juego desde el 9-S es el ser o no ser de la democracia en España. Hemos arrastrado el pasado al presente. Por eso, hay que integrarse en una ciudadanía común.f)  El hecho diferencial y el derecho a decidir no existen. g) La singularidad de cada persona es precisamente la de ser libres e iguales. h)  Los valores del nacionalismo son claros: millones de muertos. Ya estamos en la fase de intimidación, terror y muerte civil. El siguiente paso será la confrontación con violencia. i) El ciudadano no puede estar sometido a la tribu. j) El objetivo es simple; pasar del apaciguamiento del nacionalismo a la democracia. h)Es necesaria más democracia, más libertad y más Europa.i) Es preciso pasar de la resistencia a la defensa activa de la Carta Magna. j)Los movimientos nacionalistas, por sus características supremacistas y nazis necesitan una expansión permanente (el espacio vital alemán) (La Gran Euskadi, los Países Catalanes) Es imperialismo puro y duro.

Frentepopulismo

La respuesta al movimiento nacionalista (que es uno visualizado en varios frentes: catalán, vasco, navarro, gallego, valenciano, balear, aragonés...) debe llegar desde la legalidad, desde el poder y desde la fuerza del Estado. ¿Cómo? Rearmando y no desmontando el Estado de Derecho.

Estamos en un escenario abiertamente frentepopulista, con un gobierno muy débil -(84 diputados)- propenso, pues, a permitir que se debiliten las instituciones democráticas para abrir un proceso constituyente que acabe con la Constitución de 1978, empezando por dinamitar la monarquía parlamentaria. Objetivo final: desestabilizar y romper España. 

¿Abandonará esa deriva colaboracionista el PSOE?  Esperemos que sí. Por si fuera poca la gasolina del odio que destila TV3, ahora tenemos a la policía autonómica -que paga el Ministerio del Interior, o sea, todos los españoles-, reconvertida en policía política para la promoción de la virtud (nazionalista) y la prevención del vicio (democracia) Porque ése es el dilema: totalitarismo frente a democracia. 

Disimular apostando por la conllevancia orteguiana, optar por el apaciguamiento ante el golpismo fanático y victimista o mirar para otro lado, no son opciones políticas: eso es, sencillamente, entreguismo y rendición. No lo olvide, señor presidente. Legitímese en las urnas. Convoque elecciones ya. Mientras tanto no olvide que ha prometido defender las leyes y cumplir y hacer cumplir la Constitución.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato