“Doble moral y silencio cómplice: reflexiones sobre Gaza, Srebrenica y Ucrania en la confianza global”

Ruinas de un edificio destruido en los ataques aéreos israelíes en la ciudad de Gaza el 8 de octubre de 2023 - AFP/MOHAMMED ABED
AFP/MOHAMMED ABED - Ruinas de un edificio destruido en los ataques aéreos israelíes en la ciudad de Gaza el 8 de octubre de 2023

La comunidad internacional a menudo enfrenta situaciones complejas en las que su respuesta, o la falta de ella, se vuelve un tema de gran controversia y debate. Tres ejemplos paradigmáticos de esta disonancia en la acción internacional son la masacre en Gaza, la masacre en Srebrenica y la guerra en Ucrania.

La situación en Gaza ha sido durante mucho tiempo un punto de conflicto en el Medio Oriente. A lo largo de los años, ha habido numerosos episodios de violencia y muerte en esta región, lo que ha llevado a una profunda división en la comunidad internacional. Algunos países han condenado las acciones de Israel, mientras que otros han respaldado sus medidas de seguridad. Lo que se vuelve especialmente inquietante es la doble moral de la comunidad internacional en este caso. A menudo, las potencias mundiales han sido reticentes a tomar medidas concretas para poner fin a la violencia en Gaza, lo que ha dejado a miles de civiles atrapados en medio del conflicto.

Por otro lado, recordamos la masacre en Srebrenica durante la guerra en Bosnia en la década de 1990. En ese caso, miles de civiles fueron asesinados mientras las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, los cascos azules, no lograron prevenir la tragedia. Esto generó una gran conmoción en la comunidad internacional y llevó a la revisión de la efectividad de las misiones de paz de la ONU. Sin embargo, el recuerdo de esta masacre también plantea preguntas sobre por qué se tomaron medidas insuficientes para prevenir la tragedia en primer lugar.

En contraste con estos dos ejemplos, la rápida movilidad y respuesta de la comunidad internacional ante la guerra en Ucrania destaca la disparidad en su accionar. La respuesta inmediata y contundente en apoyo a Ucrania muestra cómo los intereses geopolíticos y estratégicos pueden influir en la forma en que la comunidad internacional responde a situaciones de crisis. Esta disparidad plantea preguntas incómodas sobre la moralidad y la ética detrás de las acciones de la comunidad internacional.

La historia nos ha enseñado que la pasividad selectiva de la comunidad internacional puede tener consecuencias devastadoras. Es responsabilidad de todos nosotros, como ciudadanos del mundo, presionar a las instituciones internacionales para que se apeguen a los valores de paz, justicia y respeto por los derechos humanos. Solo entonces podremos avanzar hacia un mundo en el que la doble vara de la comunidad internacional deje de existir, y la protección de la humanidad sea la prioridad en todos los rincones del planeta.

El silencio cómplice de la comunidad internacional no solo socava la confianza en su capacidad para abordar las crisis humanitarias, sino que también tiene el potencial de dejar a los pueblos víctimas de ataques e invasiones en una posición de extrema vulnerabilidad. En un mundo donde la acción internacional a menudo parece estar guiada por intereses geopolíticos cambiantes, es esencial recordar que la falta de coherencia en la respuesta a las tragedias puede tener un impacto duradero en la percepción de justicia y seguridad a nivel global.

La doble moral y la falta de coherencia en las políticas y respuestas internacionales no solo amenazan la confianza en las instituciones internacionales, sino que también podrían generar un mundo polarizado, donde los extremistas encuentren terreno fértil para difundir discursos llenos de odio. Esta polarización podría, en última instancia, cortar el camino a las voces que aspiran a un mundo mejor y más pacífico. Es un recordatorio crítico de que la acción internacional debe basarse en principios sólidos y coherentes, no en consideraciones políticas cambiantes. Solo así podremos avanzar hacia un mundo en el que la paz y la justicia prevalezcan sobre la polarización y la extremismo.

Aziz Allaouzi