De fontaneros a electricistas, Estados Unidos está falto de trabajadores cualificados

Hay una terrible escasez de gente que arregle cosas. Me refiero a electricistas, fontaneros, vidrieros, mecánicos de automóviles y muchos más trabajadores cualificados que hacen que la vida sea habitable y que la sociedad funcione.

Es frustrante no encontrar un fontanero cuando se necesita. Pero la escasez de trabajadores cualificados tiene consecuencias mucho más importantes que los inconvenientes para el propietario de una vivienda. El propio ritmo del progreso nacional en muchos frentes se está viendo afectado.

Se necesita desesperadamente más vivienda, pero los arquitectos me dicen que no se construye debido a la escasez de trabajadores cualificados. Los proyectos se aplazan.

El problema de las empresas eléctricas es crítico e interesante, porque ofrecen excelentes salarios, jubilación y asistencia sanitaria y, aun así, les faltan trabajadores. Son conscientes de que muchos de sus trabajadores se jubilarán en los próximos años, lo que agravará el problema. Una empresa de servicios públicos de Michigan, DTE, ha formado a antiguos presos en el control de la vegetación, la interminable tarea de podar los árboles que rodean las líneas eléctricas.

Los concesionarios de automóviles buscan mecánicos, ahora llamados eufemísticamente “técnicos”.
Los trabajadores cualificados escasean en las industrias ferroviaria y de puentes. Muchas industrias están dispuestas a ofrecer formación.

La necesidad es grande, y tiene un efecto silenciosamente paralizante en la prosperidad nacional.

El presidente Biden ha promovido casi sin cesar la generación solar y eólica como creadoras de empleo. Alguien debería decirle que hay una grave escasez de esos mismos electricistas, instaladores de tuberías, montadores de parques eólicos e instaladores de paneles solares.

La escasez de trabajadores cualificados lleva tiempo agravándose, pero ahora es palpable.

Se han ido acumulando factores coadyuvantes: el fin de la conscripción significó el fin de muchos estudios de oficios en el Ejército. Muchos jóvenes aprendieron electrónica, reparación de motores o a pintar algo gracias al Tío Sam. Esa es la generación que ahora se jubila.

Luego está el desequilibrio educativo: animamos a demasiados estudiantes de nivel académico inferior a la media a ir a la universidad. Forma parte de la moda de las credenciales. Los menos aptos para la vida académica buscan cursos cada vez más fáciles en universidades cada vez menos prestigiosas para obtener una licenciatura, un certificado que pasa por credencial.

El resultado es un exceso en el mercado de trabajadores con títulos inútiles en cosas como marketing, comunicaciones, sociología e incluso periodismo. Si llegas a la universidad necesitado de inglés de recuperación, es probable que tu futuro como periodista se tambalee.

Desde niño me ha impresionado la gente que arregla cosas: gente como mi padre. Arreglaba de todo, desde motores diésel hasta bombas de pozos de agua, tuberías rotas y tejados caídos.

Los hombres, y algunas mujeres, de su generación trabajaban con las manos, pero eran, a su manera, gente del Renacimiento. Sabían cómo arreglar cosas, desde un comedero para ganado hasta una máquina de coser, desde un ladrillo suelto en una pared hasta la bicicleta de un niño o una caldera.

El trabajo de arreglar, de mantener las cosas en funcionamiento, no es un trabajo estúpido; implica mucha deducción, conocimiento y habilidad adquirida.

Los hombres y mujeres que arreglaban cosas estaban unidos a los hombres y mujeres que fabricaban cosas, a menudo unidos en una identidad común dentro de un sindicato.

Pensemos en los grandes nombres de los sindicatos del pasado y en el orgullo de pertenencia que sentían sus miembros: el Sindicato Internacional de Trabajadores de la Confección, los Teamsters o los United Autoworkers. Tenías dignidad laboral y social. No te despreciaban por no haber ido a la universidad.

No vamos a devolver rápidamente el honor al trabajo manual ni la reverencia al gran cuerpo de personas que mantienen todo en funcionamiento. Así que podríamos mirar a los cientos de miles de artesanos cualificados que harían el trabajo si pudieran entrar legalmente en Estados Unidos. Sí, los inmigrantes que pululan por la frontera sur. Muchos soldadores, fontaneros y albañiles cualificados anhelan cruzar la frontera y empezar a arreglar las partes ruinosas de este país.

La dueña de una fábrica de ropa me dijo que estaba desesperada por encontrar mujeres que supieran coser. Dijo que es una habilidad que acaba de desaparecer de la mano de obra estadounidense. Un paisajista de Washington me dijo que cerraría sin sus trabajadores mexicanos.

Una propuesta modesta: redactemos una ley de inmigración basada en quién es realmente necesario. Añadámosle un permiso de trabajo supeditado al cumplimiento de ciertas condiciones. Pronto veríamos a los reclutadores de las empresas mezclados con los agentes fronterizos a lo largo del Río Grande.

Y perderíamos el miedo a que reviente una tubería. La ayuda está a una frontera de distancia.

En Twitter: @llewellynking2

Llewellyn King es productor ejecutivo y presentador de "White House Chronicle" en PBS.

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato