El nuevo acuerdo de patrocinio a largo plazo entre la petrolera saudí y la F1 tendrá como principal objetivo desarrollar combustible limpio y de alta tecnología

La Fórmula 1 firma una alianza con el gigante energético Saudi Aramco

photo_camera AFP/ANDRJ ISAKOVIC - Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco en el circuito del Principado, el 26 de mayo de 2019

La petrolera más grande del mundo, Saudi Aramco, y la Fórmula 1 estrechan sus lazos en un acuerdo de patrocinio donde la compañía estatal saudí exhibirá sus ambiciones de combustible limpio y de alta tecnología en los productos de la F1. Se trata del primer patrocinio global de Aramco en un evento deportivo con tanta transcendencia como son las carreras de la F1, seguidas por más de 500 millones de personas.

El acuerdo de patrocinio presenta la marca Aramco en tierra y le otorga a la empresa saudí los derechos de título para las principales carreras de F1 este año, como los grandes premios de España, Hungría y Estados Unidos, y abre la puerta a una posible primera carrera en Arabia Saudí. La petrolera también aparecerá en las plataformas digitales integradas de F1 y en las transmisiones de televisión.

Desde que Liberty Media asumiera la dirección del campeonato a principios de 2017, la petrolera se convierta en el primer socio global de la F1. La dirección de la F1 ha subrayado que este acuerdo encaja con la política de sostenibilidad que han comenzado a llevar a cabo y que incluirá la investigación de combustibles alternativos para la próxima generación de unidades de potencia.

“Estamos encantados de dar la bienvenida a Aramco a la familia de la Fórmula 1 como patrocinador global a largo plazo, comenzando en la temporada de 2020”, ha explicado el CEO de la F1, Chase Carey. “Estamos deseando compartir nuestra combinación de trabajo y experiencia con Aramco en la innovación tecnológica y nos vamos a beneficiar mutuamente de sus capacidades y de su experiencia en el sector del combustible y la energía”, ha añadido.

Amin H. Nasser, presidente y director ejecutivo de Saudi Aramco

Por su parte, el presidente y director general de Aramco, Amin H. Nasser, ha asegurado que el papel de la petrolera “como el mayor proveedor de energía del mundo y líder en innovación” es encontrar soluciones “que cambien las reglas de juego para conseguir motores de mejor rendimiento y una energía más limpia”.

La empresa de Arabia Saudí se une así a otras grandes marcas que ya se encontraban dentro del circuito de la F1, como Heineken, Emirates, DHL, Pirelli y Rolex.

El sueño saudí de albergar una carrera de F1 se acerca más a una realidad con esta alianza, y los primeros movimientos para ello ya se han llevado a cabo como el nuevo circuito en Qiddiya, diseñado por el ex piloto de F1 Alex Wurz, junto con un gran complejo comercial y de entrenamiento. La península arábiga ya alberga dos carreras del circuito, en Bahréin y en Abu Dhabi, capital de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Más en Deportes