La región se está consolidando como una nueva zona económica que promete erigirse como el gran mercado del futuro

África subsahariana, una puerta hacia el futuro

photo_camera África subsahariana

África está comenzando a posicionarse como un continente emergente rico en oportunidades tanto de inversión como de negocio. El continente empieza a mostrar sus primeros brotes en términos de recuperación tanto política como económica y los datos auguran un siglo en el que se espera que África sea una de sus principales protagonistas. Sin embargo, el desarrollo en el terreno sigue siendo lento y es complicado referirnos al continente en expresiones de consolidación. Azotada por los conflictos internos y las crisis económicas y sociales, África pretende mostrar a nivel internacional su potencial como un terreno adecuado para invertir. 

“África subsahariana es el continente del futuro”. Con esta afirmación comenzaba la ponencia el presidente del Club de Exportadores, Antonio Bonet, en la jornada incentivada por el Banco Sabadell acerca de las Oportunidades de negocio para la empresa española en África oriental. En esta zona del continente países como Kenia, Mozambique y Tanzania han experimentado un fuerte crecimiento y una relativa estabilidad macroeconómica. Las cifras alientan a que se espere un crecimiento exponencial de la población ya que se cree que hasta el 2050 la mitad del crecimiento demográfico del mundo se lleve a cabo en África.

África Banco Sabadell

Junto a esto, el impulso de la nueva zona de libre comercio en África ha facilitado los intercambios comerciales, además de mejorar el tejido industrial y de infraestructuras lo que ha supuesto una oportunidad para impulsar el comercio continental.

Sin embargo, Bonet afirma que para conseguir una mejora comercial es necesario “aumentar la presencial institucional en los 3 países y mejorar los instrumentos financieros”. En este aspecto, la consejera económica y comercial de España en Nairobi, Rocío Kessler ha afirmado que Kenia está “realizando importantes esfuerzos para reducir sus desequilibrios económicos” en materia de políticas macroeconómicas, aunque sigue enfrentando problemas relacionados con los endeudamientos.

África Banco Sabadell

En Kenia, la recuperación económica se sitúa por encima de la media de África subsahariana, representando la cuarta economía más grande de la zona y está configurada como una economía de renta media consolidada. En este sentido, Kenia tiene como prioridad avanzar hacia el desarrollo industrial aprovechando su situación geográfica clave, contando con el puerto de Mombasa. Según Kessler, en los últimos años el país keniano “ha experimentado un fuerte impulso en las infraestructuras relacionadas con la energía, las carreteras, puertos, ferrocarriles y aeropuertos” representando de esta forma un “salto cualitativo y cuantitativo”. 

A esto cabe recalcar la pertenencia de Kenia en la unión aduanera Eastern African Community (EAC), con sede en Tanzania y un mercado de más de 150 millones de habitantes. El presidente de Arola, Alejandro Arola, ha recalcado que, en esta línea, Kenia presenta “ventajas aduaneras que le otorgan un valor añadido muy importante” en comparación con otros países. 

África Banco Sabadell

Por otra parte, Tanzania se está consolidando como el segundo mercado más importante de la región con una tasa media superior al 6% del PIB. El objetivo que pretende abordar el país es impulsar la infraestructura pública e impulsar sus relaciones con sus vecinos de la Comunidad África Oriental (CAO) junto con el apoyo de los donantes. Tanzania está experimentando una nueva diversificación en oportunidades de negocios relacionados en su mayor parte con productos químicos, reactivos de laboratorio y bienes de consumo. 

Además, el sector turístico se constituye como una oportunidad del país como destino de inversión, en especial en las regiones de Zanzíbar y Arusha. De la misma forma, el sector eléctrico se está constituyendo como una ventaja competitiva importante.

Mozambique es otro de los países de la región oriental que está surgiendo como una nación con un marcado potencial de inversión. En este sentido, Mozambique ha conseguido que sus precios se estabilicen, pero debe seguir haciendo frente a grandes desafíos relacionados con el equilibrio de las balanzas de pagos, las deudas ocultas y las finanzas públicas. Además, existen grandes dualidades en la sociedad y siguen viviendo las consecuencias de la guerra civil mozambiqueña y los continuos ataques terroristas relacionados con el yihadismo.

África Banco Sabadell

En este aspecto Diego Boter afirma que “la explotación del gas debe ser uno de los principales recursos que el país debe aprovechar” tomando como ejemplo a Angola, así como la explotación de combustible, fósiles, aluminio y derivados. Estas nuevas oportunidades estarían siendo aprovechadas por países como China, Francia y Sudáfrica. Sin embargo, los exportadores españoles continúan siendo en comparación “participantes reducidos en industria y tecnología”. 

Con un continuo crecimiento del PIB en los últimos años y un aumento de la inversión extranjera, se espera que en 30 años África cuente con tres de las diez megalópolis más pobladas del mundo. En esta línea, la población joven se espera que sea el sector clave que lidere estos cambios, pero no servirá de mucho si las tensiones políticas y los conflictos internos continúan. Es necesaria una gestión adecuada enfocada a superar la ineficiencia del transporte junto con la seguridad alimentaria, la gestión del suelo y el suministro energético. 

África Banco Sabadell

Para superar estos retos, además de la necesaria inversión internacional, África necesita una gobernanza eficaz para lograrlo. El suelo africano es rico y las oportunidades siguen surgiendo, trazando el camino hacia nuevas ocasiones de inversión que auguran situar al continente africano entre las potencias mundiales. 

Estas coyunturas se mantienen y África es rica en recursos y demografía, ahora es el momento en el que, dependiendo el uso que se haga de la gobernanza y la política, el continente se posicione como un enclave que brinde nuevas oportunidades de inversión que afectan directamente al desarrollo africano.

Más en Economía y Empresas