Superará al carbón y reducirá emisiones un 2,4% en 2024

La demanda mundial de electricidad crecerá un 3,4% hasta 2026 gracias a las energías limpias

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha presentado su informe anual, ‘Electricidad 2024: Análisis y Previsión hasta 2026’, que revela proyecciones alentadoras sobre el futuro del suministro eléctrico mundial. Según el informe, se espera que la demanda global de electricidad experimente un crecimiento promedio del 3,4% entre 2024 y 2026, siendo las energías renovables y la nuclear las principales protagonistas de este aumento.

  1. Reducción sustancial de emisiones
  2. Desafíos y oportunidades

Aunque la demanda mundial de electricidad se redujo un 2,2% en 2023 debido a la disminución del consumo en economías avanzadas, se pronostica que se acelerará significativamente durante el próximo trienio. China, India y países del sudeste asiático serán los principales impulsores de este crecimiento, representando el 85% del aumento proyectado.

La transición hacia fuentes de energía más limpias será un factor clave en este crecimiento. La AIE anticipa que las energías renovables, como la solar, la eólica y la hidroeléctrica, junto con la energía nuclear, desempeñarán un papel fundamental en la expansión de la generación eléctrica. Se espera que estas fuentes de bajas emisiones cubran casi la mitad de la generación mundial de electricidad para 2026, marcando un hito significativo.

El informe destaca que las energías renovables podrían representar más de un tercio de la generación total de electricidad a principios de 2025, superando incluso al carbón. La energía solar, en particular, ha experimentado una disminución de costos, liderando el impulso hacia la sostenibilidad.

La generación de energía nuclear alcanzará un máximo histórico mundial en 2025, según las previsiones de la AIE. Este logro se atribuye al aumento de la producción en Francia, la reactivación de plantas en Japón y la entrada en funcionamiento de nuevos reactores en mercados clave, incluidos China, India, Corea y Europa.

Reducción sustancial de emisiones

El informe resalta que el aumento en la generación de electricidad a partir de fuentes renovables y nucleares está contribuyendo a una disminución estructural de las emisiones del sector energético. Se espera que las emisiones globales derivadas de la generación de electricidad disminuyan un 2,4% en 2024, seguido de descensos adicionales en 2025 y 2026.

Un aspecto alentador es el desacoplamiento entre la creciente demanda mundial de electricidad y las emisiones de CO2. Dada la creciente electrificación del sector energético, con la adopción de tecnologías como vehículos eléctricos y bombas de calor, este desacoplamiento es esencial para alcanzar los objetivos climáticos globales.

China se perfila como el principal contribuyente al aumento de la demanda eléctrica global, incluso con una desaceleración en su crecimiento económico. Por otro lado, India experimentará un rápido aumento en la demanda eléctrica, comparable al consumo actual del Reino Unido. África, aunque mantiene un consumo per cápita estancado, sigue siendo un punto a observar en las tendencias de la demanda de electricidad.

Desafíos y oportunidades

Aunque la demanda de electricidad disminuyó en la UE en 2023, las economías emergentes y en desarrollo experimentaron un crecimiento sólido. Los precios de la electricidad mostraron variaciones significativas entre regiones, lo que afectó la competitividad económica.

El director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, destacó la importancia de este cambio positivo en el sector energético, con el crecimiento acelerado de las energías renovables y el resurgimiento de la energía nuclear. Aunque se necesitan avances más rápidos, las tendencias actuales ofrecen una perspectiva prometedora hacia un suministro eléctrico más sostenible y una reducción significativa de las emisiones de CO2.

Más en Economía y Empresas