Avanza la construcción del mayor parque eólico marino a escala comercial en Estados Unidos

Iberdrola recibe el primer envío de componentes para los aerogeneradores de Vineyard Wind

Vineyard wind iberdrola
photo_camera Vineyard Wind iberdrola

Iberdrola avanza en la construcción de Vineyard Wind I, el mayor parque eólico marino a escala comercial de Estados Unidos. La compañía ha recibido en el puerto de New Bedford el primer envío de componentes para los 62 aerogeneradores que formarán el parque. En concreto, se trata de las secciones de torre, fabricadas en Portugal.

Las torres -la base de la turbina que se coloca sobre la pieza amarilla de transición- llegarán en tres secciones. Una vez en tierra, se instalarán en el puerto antes de ser parcialmente ensambladas y cargadas en una barcaza especializada que transportará las piezas al emplazamiento del parque a partir de verano. Solo el montaje de los aerogeneradores en New Bedford generará 100 empleos.

Una vez que el proyecto, ubicado a 15 millas (unos 24 km) al sur de Martha's Vineyard y a 34 millas (unos 55 km) al sur de la península de Cape Cod, complete su construcción y entre en operación, contará con una potencia de 800 MW, que producirán energía limpia suficiente para cubrir las necesidades energéticas de más de 400.000 hogares y empresas de toda la mancomunidad de Massachusetts. El proyecto, además, evitará la emisión de más de 1,6 millones de toneladas anuales de CO2, el equivalente a retirar 325.000 vehículos de las carreteras.

El proyecto Vineyard Wind I, que comenzó a construirse en 2021 y que previsiblemente entrará en operación en 2024, supondrá una inversión de 3.000 millones de dólares, garantizados mediante contratos con las tres principales empresas eléctricas del estado.

Contribución al empleo

Vineyard WInd I contribuirá a la creación de 3.600 puestos de empleo equivalentes a tiempo completo. Entre ellos, los generados en la empresa española Windar Renovables, uno de principales proveedores del proyecto. La asturiana, envió el pasado mes las seis primeras piezas de transición desde Avilés. El contrato, que tiene un importe cercano a los 100 millones de euros, dotará al parque de 62 piezas de transición que están suponiendo la creación de cerca de 400 empleos (500 en picos de ocupación) en sus instalaciones de Asturias. El parque, además, constará de 62 turbinas -cada una de ellas tan alta como la Torre de Cristal, el rascacielos más alto de España y el cuarto de la Unión Europea- y con palas de la longitud de un campo de fútbol. Los generadores de turbinas eólicas, modelo Haliade-X y fabricados por General Electric, cuentan con hasta 13 megavatios de potencia, y son las más potentes hasta la fecha. Cada una de ellas puede ahorrar 52.000 toneladas de CO2 al año y en una sola rotación —de 38.000 m2— puede generar la energía necesaria para un hogar durante más de dos días.

Control de la explotación

Iberdrola, a través de Avangrid Renewables, participa en el desarrollo del parque junto a Copenhagen Infrastructure Partners (CIP) a través de una sociedad conjunta al 50%. Una vez que se haya completado la construcción del parque y comience su operación comercial, Iberdrola tomará la dirección en la fase de explotación del proyecto y asumirá la responsabilidad de controlar el funcionamiento y la gestión de la instalación.

Entre los servicios que Iberdrola prestará al proyecto se encuentran la dirección de las operaciones, la supervisión de tareas como el mantenimiento de las turbinas, los cables y las subestaciones, la coordinación de los contratistas, los servicios del centro de control 24 horas al día, 7 días a la semana, la comercialización y la gestión de activos.

Pioneros en eólica marina

Hace dos décadas, el grupo fue pionero en energía eólica terrestre y, ahora, también lo es en eólica marina, uno de los mayores vectores de crecimiento de la compañía. A cierre del primer trimestre de 2023, contaba con 1.258 MW offshore en operación y 5.500 MW en construcción o asegurados con contratos a largo plazo, que entrarán en operación antes de 2027 gracias a las inversiones de cerca de 30.000 millones de euros en todo el mundo durante esta década.

Además del proyecto Vineyard Wind I, en Estados Unidos, a través de Avangrid, Iberdrola posee el 100% de Commonwealth Wind (1.200 MW en Massachusetts), Park City Wind (804 MW en Connecticut) y Kitty Hawk Wind (2.500 MW en la costa de Carolina del Norte). En total, el grupo cuenta con una previsión de 5.000 MW de energía eólica marina en la costa este de Estados Unidos, suficiente para abastecer a más de dos millones de hogares.

El compromiso de la compañía por las renovables se refleja en su Plan de inversiones récord de 47.000 millones de euros en el periodo 2023-2025, de los cuales destinará al negocio de renovables 17.000 millones. Con estas inversiones incrementará en 12.100 MW la capacidad instalada renovable, hasta los 52.000 MW en 2025 —6.300 MW de fotovoltaica, 3.100 MW de eólica terrestre, 1.800 MW de offshore, 700 MW de baterías y 200 MW de hidráulica.