El rechazo a Rusia ha provocado que el país de Oriente Medio se alce como la principal alternativa para conseguir el recurso

Irak alcanza por cuarto mes consecutivo cifras récord en la venta de petróleo

photo_camera AFP/ ALI AL-SAADI - Refinería de petróleo de Tawke, cerca del pueblo de Zacho, en la región autónoma iraquí del Kurdistán

Irak continúa alcanzado cifras récord en las ventas de petróleo. El país, por cuarto mes consecutivo, se convierte en el principal mercado del preciado recurso a nivel mundial y está provocando que el país mejore su nivel económico. Según el Ministerio de Petróleo, a finales del mes pasado se alcanzó los 11.3 mil millones de dólares en la exportación de petróleo, un dato no visto desde hace décadas. Esto hace que solo en el mes de junio, se hayan vendido por todo el mundo más de 100 millones de barriles.

Es una muy buena noticia para el país de Oriente Medio, que está cosechando resultados importantes para su economía. Los datos de Sumo, la principal empresa estatal de comercialización de petróleo, indica que el barril en junio costaba 112 dólares y, cada día, la nación es capaz de exportar 3,3, millones de barriles. Aunque esto significa una bajada comparada con el mes de marzo, donde el barril rondaba los 140 dólares, pero siguen siendo muy buenos datos para el país.

Campo petrolífero de Halfaya, perteneciente a la compañía PetroChina, en el distrito de al-Kahla, en la ciudad de Amara, al sur de Bagdad, el 26 de julio de 2022 AFP/ AHMAD AL-RUBAYE

La misma empresa señala que las exportaciones totales de crudo, de los campos petrolero en el centro y en el sur del país, ascendieron a los 98 millones de barriles. Le sigue las exportaciones de Kirkuk a través del puerto de Ceyhjan, que registró la cifra de 2,9 millones de barriles.

Los datos confirman que Irak ya es el principal mercado a nivel mundial de crudo y esta industria ya es la fuente de ingresos financieros del país. Estos meses de cifras récord son la tasa de ingresos más altas en cinco décadas, cuando las ventas superaban las 11.000 millones de dólares. En febrero, Irak cosechó la mayor tasa de exportación e ingresos derivados del crudo en ocho años, con 8.500 millones de dólares.

Yacimiento petrolífero de Zubair en Basora, Irak REUTERS/ESSAM AL-SUDANI

Las buenas cifras del país de Oriente Medio se deben a que se han convertido en la principal alternativa tras el rechazo y bloqueo a Rusia. Moscú ha quedado relegada a un segundo plano y los países del mundo están buscando opciones viables para cubrir sus necesidades energéticas. Desde que ha estallado la crisis en Ucrania, Irak ha generado enormes beneficios, logrando conseguir 60.000 millones de dólares durante la primera mitad del año. Los datos reflejan que el país doblará la cifra siempre que se mantenga el precio del barril por encima de los cien dólares.

“Irak tiene la capacidad de aumentar su producción de petróleo en 200.000 barrilles por día este año si se le pide que lo haga”, afirmó Hassan Mohammed, subdirector de la Compañía Petrolera de Basora.

Los hechos coinciden con la visita de Joe Biden, el presidente estadounidense a Oriente Medio. Este ha visitado los principales países de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Durante su gira, el dirigente ha tratado de establecer acuerdos sobre la producción de crudo con el objetivo de reducir el precio de la gasolina a nivel mundial y diversificar la producción.

Campo petrolero West Qurna-1, que es operado por ExxonMobil, en Basra, Irak REUTERS/ESSAM AL-SUDANI
Un país rico en energía y pobre a la vez

En la actualidad, la economía de Irak depende del 90% de los ingresos del crudo. Pero a pesar de ello, el país cuenta con una importante escasez energética que empezó en 2003 con la invasión estadounidense.

Desde entonces, la nación sufre graves problemas como recortes en la luz y en las energías, infraestructuras antiguas o sino destruidas, desempleo mayoritario y juvenil, deterioro en edificios. El Banco Mundial afirma que en Irak hay un paro juvenil del 40% y más de un tercio de la población, 40 millones de personas, son pobres. Son unos datos muy preocupantes y se espera que estas cifras en la venta de crudo mejoren la situación.

Campo petrolífero de Rumaila en Basora, Irak REUTERS/ESSAM AL-SUDANI

Para llegar a estabilizarse, Irak tendría que aumentar la producción en varios campos petrolíferos, como el de Qurna 1. Este es uno de los más grandes del mundo y con la capacidad de extraer más de 20.000 millones de barriles. También se señala que la capacidad de exportación crecería a tres millones de barriles por día si se reforman las infraestructuras de exportación del crudo submarino y se construyen dos puertos para dentro de dos años. Ahora, existe un oleoducto operativo cerca del puerto de Khor al-Amaya y otro similar, juntos tienen la capacidad de cosechar un millón de barriles por día para finales de 2024 si se aumenta la producción.

Más en Economía y Empresas