Entre los proyectos más destacados del Reino se encuentra el programa de reedificación que mejorará la calidad de vida a más de 1.5 millones de personas

Marruecos confecciona un plan para suprimir los barrios marginales

photo_camera PHOTO/ARCHIVO - Fotografía de Rabat, capital de Marruecos, ciudad cuya área metropolitana alberga a más de 1.7 millones de personas

El jefe del grupo Al-Omran, Bader Al-Kanouni, destacó en un discurso con motivo del Día Nacional de la Ingeniería, que la citada cifra de 1.5 millones “representa el 83% de la meta subrayada en el programa nacional para combatir la vivienda inadecuada.” En 2004, Marruecos lanzó el programa “Ciudades sin barrios marginales” como objetivo mejorar las condiciones de vivienda de más de un millón ochocientas mil personas en 85 ciudades, y eliminar por completo los barrios marginales en Marruecos para 2020. Sin embargo, este programa no dio los frutos deseados durante el gobierno anterior, encabezado por el secretario general del Partido Justicia y Desarrollo, Abdel-Ilah Benkirane, antes de recuperar su coordinación con el nuevo gobierno encabezado por Aziz Akhannouch. 

La administración liderada por Akhannouch continúa dando pasos adelante con el fin de impulsar el desarrollo económico y social en el país. En su última disposición, el Ministerio de Urbanismo y Vivienda de Marruecos impulsó “el diálogo social” sobre urbanismo y vivienda con el fin de impulsar el acceso a la vivienda de los ciudadanos marroquíes, un proyecto que forma parte del Nuevo Modelo de Desarrollo para impulsar el desarrollo económico en el reino. El responsable del grupo Al-Omran, que implementa la política de vivienda y desarrollo territorial en Marruecos, destacó que los esfuerzos realizados por el grupo en la implementación de sus planes de acción en cooperación con los municipios locales han mejorado las condiciones de vivienda de más de ocho millones los ciudadanos en todo el territorio. 

 atalayar-rey-reino-marruecos-mohamed-vi

Según anunció el diario local Hespress, el número de viviendas de interés social con precios que oscilaban entre los 14 y los 200 mil dírhams, que se construyeron directamente o en alianza con el sector privado, alcanzó las 133.215 unidades hasta septiembre pasado, de las cuales 165,260 unidades que fueron lanzadas. Los barrios marginales de Marruecos reciben varios nombres, entre ellos “Dawaer”, “Braik” o “Karyanat”. Según datos oficiales, Casablanca, la capital económica del Reino, es la más grande, seguida de la ciudad de Skhirat. Los primeros núcleos de estas comunidades surgieron durante la ocupación francesa y española de Marruecos, a principios del siglo pasado, en los suburbios de algunas ciudades, habitadas mayoritariamente por españoles pobres que fueron reubicados en el país. 

La propiedad de estas casas se transfirió a los ciudadanos marroquíes, después de la independencia, para ver cómo se extendían estas viviendas en las afueras de las grandes ciudades, y con el paso del tiempo estas chabolas se convirtieron en casas aleatorias construidas con piedras y barro, y carecían de los servicios mínimos para una vida digna. La transformación de los barrios marginales en ciudades más pequeñas se ve exacerbada por miles de marroquíes que viven en aldeas y aldeas remotas que se han visto obligados por las condiciones económicas a mudarse a ciudades más grandes como Rabat, Casablanca, Tánger, Marrakech y Fez. Al-Omran Group está construyendo actualmente cuatro nuevas ciudades como parte de la implementación de su importante proyecto. 

 marruecos-jefe-de-gobierno-ajanouch

En las últimas décadas, varios gobiernos de Marruecos han tratado de encontrar una solución a este dilema, pero han fracasado. Este programa ha abierto una ventana de esperanza para que miles de familias marroquíes disfruten de una vivienda digna que cubra las necesidades necesarias para la vida, pero el proyecto tropieza antes de lograr la meta deseada. El objetivo de Al-Omran Group no es solo el de redistribuir a las familias que vivían en los distritos marginales de las ciudades, sino que está llevando a cabo la construcción de nuevas ciudades. En total son más de 40 los proyectos que tiene en funcionamiento la compañía. Según propios funcionarios de la empresa la abolición de los barrios marginales conllevará mayor cooperación entre todas las partes involucradas, entre otros motivos, por el alto crecimiento que está sufriendo el país, y en concreto, ciudades como Rabat o Casablanca. 

Pese a todo, los datos que se manejan desde el grupo encargado del plan son sobresalientes. El gobernador de Casablanca, Settat, Said Ahmidouch, explicó que el problema de la provisión de viviendas sigue siendo muy complejo y terminó su discurso explicando que “todos los funcionarios están tratando de lidiar con los problemas futuros del sector, pero a menudo nos encontramos lidiando con los remanentes del pasado”. Y es que uno de los principales desafíos del reino alauí es enfrentar la ambiciosa estrategia de urbanismo que el Gobierno de Ajanuch trata de impulsar. Teniendo en cuenta este reto, la estrategia de urbanismo es una de las más importantes que ahora mismo se contempla debido a la escasez actual que existe en la cantidad de viviendas, en comparación con la demanda. 

Más en Economía y Empresas