Los ministros del G20 respaldan el plan contra la evasión fiscal

diarioabierto.es

Pie de foto: Estas prácticas restan cada año un 10% de la recaudación por impuestos sobre sociedades en todo el mundo

Los ministros han aprobado el paquete definitivo de medidas para llevar a cabo una reforma integral, coherente y coordinada de la normativa tributaria internacional con el fin de frenar la elusión fiscal por parte de empresas multinacionales.

Los ministros de Finanzas del G20 dieron pleno apoyo al plan sobre la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BEPS), que busca limitar las lagunas normativas existentes a nivel internacional que permiten que los beneficios de las empresas “desaparezcan” o sean trasladados artificialmente hacia jurisdicciones de baja o nula tributación, donde desarrollan una actividad escasa o inexistente.

De este modo, acordaron presentar las medidas BEPS ante los jefes de Estado del G20, con ocasión de la cumbre anual que tendrá lugar los días 15 y 16 de noviembre en Antalya (Turquía), para que sean debatidas y ejecutadas.

“La erosión de la base imponible y el traslado de beneficios están detrayendo de nuestras economías los recursos necesarios para reactivar el crecimiento, atajar los efectos de la crisis económica mundial y crear mejores oportunidades para todos,” declaró el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría.

“El G20 ha reconocido que la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios está menoscabando también la confianza de los ciudadanos en la equidad de los sistemas fiscales de todo el mundo”, añadió el mexicano.

Los ingresos perdidos por la utilización de sistemas BEPS se estiman, de forma conservadora, entre 100.000 y 240.000 millones de dólares anuales (89.285 millones de euros y 214.285 millones de euros), es decir en torno a entre el 4% y el 10% de la recaudación global por impuestos sobre sociedades.

Dado que los países en vías de desarrollo dependen más, en porcentaje de la recaudación fiscal, de los ingresos procedentes de este impuesto, se estima que en dichos países el impacto de BEPS es especialmente elevado, indicó la OCDE.

Más en Economía y Empresas