Los dirigentes del GNA y el LNA compiten por la atención de los funcionarios extranjeros

El Bayraktar turco y el Pantsir ruso: ¿ha ganado Turquía ventaja sobre las armas rusas? 

photo_camera AFP/BIROL BEBEK  - Dron turco del modelo Bayraktar TB2

Cada vez es más frecuente que los conflictos locales modernos se definan por la participación de las potencias mundiales en la confrontación entre partes opuestas. El conflicto de Libia no es una excepción. Al igual que en otros conflictos de la región, el Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA) y el Ejército Nacional Libio (LNA) se han acercado a las potencias extranjeras en busca de apoyo militar, económico y diplomático.  

Tras la estabilización de la situación en el frente, la atención de los partidos libios se dirigió a la arena política. Los dirigentes del GNA y el LNA compiten por la atención de los funcionarios extranjeros en un intento de asegurar su legitimidad y bloquear los avances diplomáticos del adversario, a pesar de que hace unos meses se vieron envueltos en enfrentamientos en varias regiones y contaban con sus armas -y las habilidades de sus operadores- para obtener la victoria. 

Durante la fase activa del conflicto, las unidades del LNA descubrieron y explotaron una vulnerabilidad en las defensas de las fuerzas del GNA: la incapacidad de proporcionar cobertura aérea. Cuando los combatientes del LNA se acercaron a Trípoli, el GNA tuvo que pedir ayuda a Turquía. Ankara reaccionó rápidamente y proporcionó a el GNA vehículos aéreos no tripulados Bayraktar TB2 y personal militar turco para operarlos.  

AFP/PAUL GYPTEAU - En la foto se muestra un sistema de defensa antiaérea Pantsir-S1 ruso 

Poco después, las fuerzas de Jalifa Haftar suspendieron la ofensiva debido a las pérdidas infligidas por los vehículos aéreos no tripulados turcos a pesar de la presencia entre el vasto arsenal de armas del LNA de un sistema de defensa aérea, incluido el Pantsir S1 (Código SA-22 Greyhound de la OTAN) supuestamente suministrado por Emiratos Árabes Unidos. Los medios de comunicación leales a Turquía y el LNA lo utilizaron para declarar la victoria decisiva del vehículo aéreo no tripulado turco sobre el sistema de defensa aérea de fabricación rusa, citando como prueba la destrucción de varios sistemas Pantsir en la base aérea de Al-Watiya. Parece que el uso de los aviones teledirigidos de combate fue considerado un éxito por el mando turco, ya que posteriormente fueron desplegados en Nagorno-Karabaj. Además, el Gobierno ucraniano ha expresado su interés en adquirir más TB2 de Bayraktar para su Ejército. 

¿Son los drones de Bayraktar tan efectivos contra el Pantsir como afirman los medios de comunicación? Para responder a esta pregunta, es necesario examinar los datos disponibles. Los vehículos aéreos no tripulados turcos han logrado neutralizar un gran número de sistemas de misiles de defensa aérea Pantsir de fabricación rusa: en mayo, hasta nueve sistemas fueron destruidos o recuperados en sólo cuatro días. Sin embargo, este número es más evidencia de la intensidad de los enfrentamientos que de los inconvenientes del Pantsir. Para el contexto, el número de Bayraktars destruidos en 2020 es de 47. La mayoría de los vehículos aéreos no tripulados turcos fueron derribados (por los Pantsirs) en las regiones de Abu Grain, Sirte y Beni Walid, que el GNA y los medios de comunicación afiliados a Turquía se resisten a mencionar.  

Además, muchos de los sistemas de defensa aérea neutralizados por los vehículos aéreos no estaban preparados para el combate por los operadores. Esto, así como una serie de otros errores relacionados con el factor humano, como la mala colocación y el camuflaje, deben tenerse en cuenta al evaluar las capacidades de combate del Pantsir.  

Dicho esto, la eficacia de un arma se prueba mejor en combate. Si -o más bien cuando- el conflicto libio se intensifica aún más, será posible establecer si las partes han aprendido de sus fracasos o, como ya ha sucedido, veremos que se repiten los mismos errores.  

Hassan Mansour, periodista independiente

Más en Política