Los participantes en las negociaciones sobre el futuro de Libia han llegado a un acuerdo para celebrar elecciones en un plazo de 18 meses

La ONU anuncia acuerdo político para unas elecciones en Libia

photo_camera PHOTO/REUTERS - Stephanie Williams, Representante Especial Interina del Secretario General y Jefa de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas, izquierda, y el Presidente de Túnez

Después de años de conflicto provocado por un levantamiento respaldado por la Alianza del Atlántico Norte en 2011, contra Muamar Gdafi, Libia se dividió en dos administraciones rivales respaldadas por varios grupos armados y potencias extranjeras: el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) y el Ejército de Liberación Nacional (LNA).

Tras intensas negociaciones en el último año, con la Conferencia de Berlín en enero, los encuentros en Egipto, Marruecos, Túnez y ahora la propia libia, los participantes en las negociaciones sobre el futuro del país norteafricano han llegado a un pacto para celebrar elecciones en un plazo de 18 meses.

Segunda ola de COVID-19 en Europa

“Hay una dinámica real y esto es en lo que debemos enfocarnos y en lo que debemos alentar”, dijo Stephanie Williams durante una conferencia de prensa en Túnez, donde 75 actores libios seleccionados se han reunido este lunes, auspiciados por las Naciones Unidas.

Estos delegados “acordaron una hoja de ruta que supuestamente conducirá a “elecciones presidenciales y legislativas libres, justas, inclusivas y creíbles”, declaró Williams.

"Estas elecciones deberán celebrarse en un plazo que no supere los 18 meses", añadió Williams en declaraciones a la prensa durante el tercer día de estas negociaciones, que durarán una semana.

Esta mesa de diálogo en Túnez tiene como objetivo pactar un Gobierno de unidad nacional, que acabe con la división en Libia entre el GNA de Fayez Sarraj, reconocido por la ONU y que controla la capital Trípoli (oeste), y la facción del mariscal Jalifa Haftar, afincada en el este del país, el LNA.

Recuerdos de una vida como corresponsal

Este martes tuvo comienzo la sexta ronda de conversaciones de la Comisión Militar Conjunta 5+5 en la ciudad de Sirte. La misión de la ONU, en un comunicado agregó que esta reunión tiene como objetivo acelerar la implementación de un acuerdo de alto el fuego firmado el 23 de octubre en Ginebra.

"A fin de avanzar en la aplicación del Acuerdo de cesación del fuego firmado en Ginebra el 23 de octubre de 2020 y aprovechar los progresos logrados la semana pasada en Ghadames, la Comisión Militar Mixta 5 + 5 volverá a reunirse para una sexta ronda de conversaciones del 10 al 13 de noviembre en su nueva sede permanente ubicada en la ciudad de Sirte (Libia) ”. UNSMIL dijo en un comunicado.

La UNSMIL agregó que apoyaría las conversaciones en Sirte, y dijo que se espera que los participantes completen las discusiones sobre la implementación del alto el fuego, así como la formación de subcomités especializados. 

En el marco de estas conversaciones, se alcanzaron 12 puntos comunes sobre la implementación de un alto el fuego permanente en Libia. Dentro de estas negociaciones, se creó un subcomité militar para supervisar “el regreso de las fuerzas militares a su cuartel general y la retirada de elementos extranjeros de las líneas de contacto militares”. 

La enviada interina de la ONU a Libia, Stephanie Williams, durante una conferencia de prensa en la capital tunecina, Túnez, el 11 de noviembre de 2020,

Los artículos acordados incluyen la protección de las instalaciones petroleras, el intercambio de detenidos entre las partes -aunque no se dio más detalles sobre un intercambio de prisioneros-, y la creación de equipos técnicos para la retirada de minas, arreglos en los aeropuertos y la lucha contra el discurso de odio. También acordó definir las actividades del comité conjunto sobre arreglos de seguridad en el área designada, unificar la Guardia de instalaciones petroleras y abrir viajes periódicos a Sebha y Ghadames. 

La oficina de medios dijo el lunes que un nuevo grupo de mercenarios del Grupo Wagner reforzó sus posiciones en el oeste de Sirte en las áreas de Khazzan y Jaref, instalando nuevos radares a su llegada.

El acuerdo alcanzado en Ginebra también sirvió para poner fin al bloqueo de las instalaciones petroleras. Las milicias pro-Haftar bloquearon las instalaciones petroleras y obligando a la Compañía Nacional de Petróleo de Libia (NOC) a decretar "el estado de fuerza mayor" el pasado mes de febrero, en plena ofensiva de las milicias afines al Gobierno de Acuerdo Nacional conrta las fuerzas de Haftar, que asediaban la capital desde abril de 2019. El bloqueo, que comenzó en enero, provocó una caída del bombeo de Libia desde cerca de los 1,2 millones de barriles al día, a apenas 100.000. La actividad de exportaciones en tres terminales de crudo de Libia, como Hariga, Zueitina y Brega, ha crecido de forma considerable. Brega exportaría tres cargamentos de 600.000 barriles en octubre, según un programa de carga al que ha tenido acceso la agencia Reuters. 

En los últimos meses han estado abiertas tres sendas de negociaciones en tres localizaciones distintas: en Ginebra, donde empezaron las negociaciones en febrero para pautar los primeros pasos a seguir. En Marruecos, Bouznika, se están dialogando los pactos de paz políticos y estructurales. Y en Egipto, Hurgada, donde se están poniendo en común los pasos a seguir para un alto el fuego y acordar una reestructuración militar y de seguridad.