En Argel, la Policía y el Ejército están en alerta roja. Los servicios de seguridad y de inteligencia están en plena batalla. Todo el mundo está alborotado. Los barrios populares, bastiones de los activistas del “hirak”, están tomados por informadores de todo tipo para espiar cualquier movimiento susceptible de encender la mecha del levantamiento pacífico del 22 de febrero de 2019

El pueblo argelino celebra el 5º aniversario del Hirak, el levantamiento pacífico

Manifestantes antigubernamentales argelinos participan en una manifestación en la capital, Argel, el 26 de febrero de 2021 - PHOTO/AFP
photo_camera Manifestantes antigubernamentales argelinos participan en una manifestación en la capital, Argel, el 26 de febrero de 2021 - PHOTO/AFP

El viernes 22 de febrero de 2019 es una fecha que quedará grabada para siempre con letras de oro en la historia de Argelia. De hecho, ocupa un lugar destacado en el preámbulo de la Constitución aprobada el 1 de noviembre de 2020. Ese día, como un huracán, el pueblo argelino se volcó en todas las ciudades y pueblos del país para exigir el fin de un régimen que lo había esclavizado, saqueado, empobrecido y humillado demasiado. 

La fecha del 22 de febrero se recuerda por la sencilla razón de que la capital, sumida hasta entonces en una increíble pasividad, despertó de repente. Unas semanas antes, Khenchela, en la región de Aurès, cuna de la reina guerrera bereber Kahina, había dado el pistoletazo de salida destruyendo un retrato gigante del general Ahmed Gaïd Salah, viceministro de Defensa Nacional y jefe del Estado Mayor del Ejército, símbolo de una casta militar que custodia el deshonrado templo donde se sienta Abdelaziz Bouteflika, impotente desde su apoplejía en abril de 2013. 

El 15 de febrero, la ciudad de Kherrata, en la Pequeña Cabilia, que hizo historia con su revuelta contra el Ejército colonial el 8 de mayo de 1945, será la que se haga eco de la llamada de Khenchela, al igual que lo hizo en 1954 cuando la Djurdjura de Cabilia respondió al Aurès de los Chaouias para lanzar una lucha de liberación que no llegaría a su fin hasta siete años y medio después. En 1962. 

Con la conflagración de Argel y otras ciudades del país, la insurrección pacífica adquirió una dimensión nacional. Al igual que la revolución armada de noviembre de 1954, fue un asunto de larga duración. Cada viernes, millones de argelinos de todos los rincones del país salían a la calle para pedir la caída del régimen. Una caída que implicaría la abdicación de Bouteflika como candidato a un quinto mandato, a pesar de su grave minusvalía física, y un cuarto mandato durante el cual estuvo completamente ausente. 

Miles de personas se manifestaron en Argel y otras ciudades de todo el país, confirmando la removilización de la protesta de Hirak - PHOTO/AFP
Miles de personas se manifestaron en Argel y otras ciudades de todo el país, confirmando la removilización de la protesta de Hirak - PHOTO/AFP

Como si quisieran imitar a sus mayores de los años de la guerra de liberación, los estudiantes eligieron el martes salir en masa a hacer las mismas reivindicaciones. Sacrificaron un año académico por su compromiso de liberar Argelia del yugo de un Gobierno que su propio jefe, el general Ahmed Gaïd Salah, define como una “banda”. 

Bajo una fuerte presión de la calle, este mismo Gaïd Salah depuso a Bouteflika obligándole a dimitir. Lo había hecho en respuesta al hermano menor del presidente, Saïd Bouteflika, verdadero jefe del Estado por delegación, que planeaba destituirlo para tener vía libre. 

Fue un golpe de Estado contra Abdelaziz Bouteflika, que estaba a un puñado de días del final de su mandato, y un auténtico atraco contra la voluntad del pueblo. El Ejército acababa de apoderarse por la fuerza de la revolución popular, el “hirak”. El golpe de fuerza del viejo militar, que entonces tenía 79 años, se presentó como “una respuesta a las expectativas de millones de manifestantes”. Pero el pueblo no se dejó engañar.  

Los argelinos se manifiestan en Argel, uno con una placa que dice Plaza del 22 de febrero de 2019, la Revolución sonriente para conmemorar el segundo aniversario del movimiento Hirak, el lunes 22 de febrero de 2021<br />
AP/ANIS BELGHOUL
Los argelinos se manifiestan en Argel, uno con una placa que dice Plaza del 22 de febrero de 2019, la Revolución sonriente para conmemorar el segundo aniversario del movimiento Hirak, el lunes 22 de febrero de 2021 - AP/ANIS BELGHOUL

Cada viernes, Gaïd Salah oía a los manifestantes corear contra él. Nunca antes un jefe militar de ningún ejército del mundo se había visto tan humillado por las consignas que expresaban el odio del pueblo hacia uno de los símbolos de la corrupción y la dictadura.  

Paradójicamente, el jefe del Estado Mayor del Ejército se hacía pasar por el demócrata que luchaba contra la corrupción ajustando cuentas con sus pares que antes le habían hecho sombra. Y fue gracias a Saïd Bouteflika, el hermano menor del presidente de la República, cuando su estrella empezó a brillar cuando fue nombrado viceministro de Defensa Nacional. Un cargo político incompatible con el puesto operativo de jefe del Estado Mayor del Ejército, que ocupó sólo para sacar ventaja al general Mohamed Mediène, alias Tewfik, jefe inamovible de los servicios secretos durante un cuarto de siglo y que ha visto pasar por sus manos a 5 jefes de Estado (Chadli, Boudiaf, Kafi, Zeroual y Bouteflika). 

El 5 de mayo de 2009, para ganarse la simpatía del pueblo y recuperar fácilmente el “hirak”, Gaïd Salah envió a la prisión militar a su mentor Saïd Bouteflika, a su eterno enemigo el general Tewfik y a su sucesor al frente de los servicios secretos, Athmane Tartag, conocido como Bachir. Al día siguiente, viernes 6 de mayo, fue objeto de todas las consignas de los manifestantes que le prendieron fuego. El pueblo no se había tragado la serpiente que le ofrecía el jefe del Ejército. 

Manifestantes se enfrentan a agentes de policía en Argel, el viernes 7 de mayo de 2021, mientras una multitud marchaba por las calles de la capital de Argelia en apoyo al movimiento prodemocracia Hirak - AP/ANIS BELGHOUL
Manifestantes se enfrentan a agentes de policía en Argel, el viernes 7 de mayo de 2021, mientras una multitud marchaba por las calles de la capital de Argelia en apoyo al movimiento prodemocracia Hirak - AP/ANIS BELGHOUL

Al no haber conseguido apaciguar al pueblo, el jefe del Estado Mayor del Ejército tomó el camino más difícil. Detuvo a cientos de manifestantes, muchos de ellos encarcelados ilegalmente. No dudó en pisotear y violar la Constitución aplazando 7 meses las elecciones presidenciales. Unas elecciones que vieron la llegada de un candidato inesperado, Abdelmadjid Tebboune, el favorito de Abdelaziz Bouteflika. Se presenta como el símbolo de la nueva Argelia. Sin embargo, tras jubilarse en 1991, fue llamado de nuevo por Abdelaziz Bouteflika, que le puso al frente de varios ministerios, con una etapa más larga en Vivienda.  

Sin el apoyo de ningún partido político ni asociación de la sociedad civil, Tebboune se presentó como candidato independiente. ¿Cómo consiguió los 60.000 patrocinios que reunió en al menos 28 wilayas (departamentos)? ¿Quién financió su campaña electoral? Todo es un misterio. Es más, incluso el jefe de seguridad interna, designado para garantizar el fraude electoral a favor del exministro de Vivienda, trabajó en su contra. Había elegido a otro candidato, el ministro de Comunicación, Azzedine Mihoubi. Casi lo había conseguido de no ser por la insistencia de Gaïd Salah en entronizar a su protegido Tebboune cuando, en la mañana del 13 de diciembre, le presentaron los resultados de las elecciones a favor de Azzedine Mihoubi. 

Argelinos se manifiestan en la capital, Argel, el 22 de febrero de 2021, marcando el segundo aniversario del movimiento de protesta antigubernamental Hirak del país
AFP/ RYAD KRAMDI
Argelinos se manifiestan en la capital, Argel, el 22 de febrero de 2021, marcando el segundo aniversario del movimiento de protesta antigubernamental Hirak del país - AFP/ RYAD KRAMDI

Estos resultados fueron fuertemente denunciados por el pueblo, que prosiguió sus manifestaciones semanales y boicoteó las elecciones. Ya fueran las presidenciales, las parlamentarias o el referéndum sobre la Constitución. Este boicot selló la ruptura definitiva entre el pueblo y el gobierno, que se había convertido de facto en ilegítimo. 

El “hirak” continuó hasta marzo de 2021, a pesar de la represión, la tortura y el encarcelamiento. Sólo llegó a su fin cuando la pandemia de Coronavirus salió al rescate de un régimen que no quería otra cosa que ver a la población obligada a dejar de salir a la calle.

Con el fin de la pandemia, las autoridades estaban mejor preparadas y mejor armadas para impedir que la población volviera a tomar las calles. Decenas de escuadrones de policías antidisturbios salían temprano todos los viernes para detener a los primeros “hirakistas” que salían de sus casas. A día de hoy, no pasa un día sin que los activistas “hirakistas” sean condenados a prisión en tribunales de todo el país. 

Los argelinos salieron el viernes a las calles de la capital y a ciudades dispersas alrededor de su país norteafricano para manifestarse a favor de la democracia movimiento, cuatro días después de que decenas de miles de manifestantes conmemoraran el segundo aniversario de Hirak - AP/ANIS BELGHOUL
Los argelinos salieron el viernes a las calles de la capital y a ciudades dispersas alrededor de su país norteafricano para manifestarse a favor de la democracia movimiento, cuatro días después de que decenas de miles de manifestantes conmemoraran el segundo aniversario de Hirak - AP/ANIS BELGHOUL

En los últimos días se ha intentado detener a las principales figuras del “hirak”, que empiezan a convocar manifestaciones para el 22 de febrero. En Francia, donde hay una gran diáspora, el régimen se había opuesto a los activistas del “hirak” con elementos sobornados por los servicios de seguridad exteriores. Las autoridades francesas, temiendo excesos que perturbaran el orden público, se limitaron a anular las dos manifestaciones de los dos campos enfrentados. 

En Argelia, para celebrar el quinto aniversario, se alzan voces por todas partes llamando al pueblo a salir en masa para exigir “un Estado civil y no militar”. Las autoridades están al acecho y han elaborado una serie de escenarios para frenar la marea, que amenaza con barrerlas igual que barrió al clan de Bouteflika y sus compinches. Pero ¿hasta cuándo seguirá robando al pueblo su soberanía?