La tortura en los locales de los servicios secretos argelinos se ha convertido en una práctica habitual y sistemática desde la instalación al frente de estos servicios de los antiguos halcones de la década sangrienta

Argelia, numerosos casos de tortura en los tribunales, pero no se han tomado medidas

Abdelmadjid Tebboune y Said Chengriha - PHOTO/FILE
photo_camera Abdelmadjid Tebboune y Said Chengriha - PHOTO/FILE

Hicieron estragos en los años 90, cuando eran jóvenes oficiales que actuaban a las órdenes del comandante Djebbar Mehenna (hoy general de división), que dirigía el Centro Principal de Investigaciones Militares (CPMI) de Benaknoun (en las afueras de Argel). 

En este centro, además de torturar a detenidos inocentes, los oficiales asignados al "escuadrón de la muerte" ejecutaban a sus víctimas a sangre fría. Al no encontrar pruebas de culpabilidad contra los acusados, acababan disparándoles en la cabeza. Los ejecutores cobraban sustanciosas primas de entre 150.000 dinares (1030 euros) y 250.000 DA (el equivalente a 1.700 euros), según su colega, el sargento primero Houari, cuyo testimonio se difundió en YouTube.

argelinos protestan en Marsella
Argelinos protestan en Marsella

España, el Eldorado para los criminales de los servicios secretos argelinos

En los años 90, esta suma era una fortuna para un argelino. Según el mismo testigo, "cada oficial del escuadrón de la muerte ejecutaba hasta diez personas al día, a veces más. A veces más". 

Esto les permitía tener cuentas bien surtidas en España y adquirir suntuosas villas en Iberia.

Estos oficiales, ascendidos a los grados de coronel y general, están ahora a la cabeza de los servicios secretos argelinos. El general de división Djebbar Mehenna está al frente de la Dirección General de Documentación y Seguridad Exterior (DGDSE). Su segundo de a bordo es uno de los antiguos residentes del CPMI de Benaknoun, el coronel Souahi Zerguine alias Mouad y Hocine Oubelaïd alias Hocine Boulahia. 

Hocine Boulahia, enredado en un desagradable asunto que es objeto de un juicio que se está celebrando en el tribunal militar, ha sido retirado a su pueblo natal de Larba Nath Iraten (Cabilia) y está sujeto a una ISTN (Interdiction de Sortie du Territoire National - prohibición de salir del territorio nacional). 

Djebbar Mehenna
Djebbar Mehenna

En la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), Abdelkader Haddad, ascendido al grado de general en 2021, dirige desde 2023 el Centro Operativo Principal (trasladado de Hydra a Benaknoun), conocido como "Centro Antar". Un cuartel que se ha convertido en la puerta de entrada de todos los detenidos, ya sean civiles o militares. Por aquí pasaron muchos generales enviados a la prisión militar de Blida. 

El hombre que se jactaba de haber enviado a la clandestinidad a cientos de argelinos hacía temblar hasta al más valiente de los detenidos. La mera mención de su nombre es sinónimo de maltrato, castigo y muerte. Según las víctimas que han estado allí, "en este centro no se escatiman medios para doblegar físicamente a sus presas. No temen ver morir a sus víctimas bajo tortura. Están totalmente asegurados.

Muy pocas personas se atreven a hablar de los abusos que sufrieron en este siniestro centro. Quedan traumatizados de por vida. Sobre todo cuando se sabe que en Argelia no se consigue nada si se presenta una denuncia contra los torturadores. Ningún tribunal, ni civil ni militar, acepta tu denuncia. Algunas víctimas se han atrevido a gritar ante los tribunales que han sido torturadas. Ni la más mínima reacción por parte de los magistrados.

Argelia protestas hirak

Joven estudiante agredido sexualmente en el cuartel de Antar

Walid Nekkiche, de 25 años, estudiante del Institut supérieur des sciences de le mer et de l'aménagement de territoire, fue detenido el 26 de noviembre de 2019 en Argel durante una marcha semanal de los estudiantes del "Hirak", el movimiento de protesta contra el régimen que comenzó en febrero de 2019. 

"He pasado por un infierno", dijo a los jueces el día de su juicio en el tribunal de Dar-El-Beïda, a las afueras de Argel, el 2 de febrero de 2021, tras 14 meses en prisión preventiva. "Soporté mucho durante esos catorce meses de prisión, especialmente los seis días que pasé en el cuartel de Ben Aknoun", añade, y prosigue: "Fui agredido sexual, física y verbalmente por miembros de los servicios de seguridad mientras estaba bajo custodia policial.

Al anunciar a la audiencia que había sido violado y sodomizado por miembros de los servicios de seguridad, los magistrados mostraron una pasividad increíble. Ni la más mínima emoción o reacción. Todo lo contrario. Con un cinismo escalofriante, el fiscal pidió vergonzosamente cadena perpetua.

Las declaraciones del joven estudiante desataron una ola de indignación en los círculos obreros. Provocaron numerosos comentarios en algunos medios de comunicación. Esto llevó a la fiscalía a ordenar una investigación, sin la menor posibilidad de éxito. Evidentemente, el caso se cerró tan pronto como se abrió.

Extraditado de España, el ex condestable Benhlima relata su calvario

Otra víctima que desafió a sus torturadores y a sus protectores fue el gendarme desertor que se refugió en España durante algún tiempo antes de ser extraditado y entregado a las autoridades argelinas que vinieron a recogerlo en un avión especial.

Mohamed Benhalima
Mohamed Benhalima

Mohamed Azzouz Benhalima, que ha sido llevado ante los tribunales en varias ocasiones por diversos delitos con el fin de implicar a acusados a los que nunca ha conocido, relató largamente, por tercera vez, lo que ha sufrido desde que fue entregado por España a los servicios de seguridad argelinos. Relató su calvario, las interminables sesiones de tortura y confesó haber sido violado", informa el Comité National pour la Libération des Détenus (CNLD) en su página de Facebook. 

Y añade: "Benhalima exonera así a todos los acusados en este caso, afirmando que estaban inspirados por los servicios de seguridad y bajo amenaza". Pidió al juez que reafirmara que sus confesiones se habían hecho bajo tortura y bajo el efecto de lo que le habían dado a beber.

Relató su calvario en prisión, aislado, sin derecho a visitas ni a recibir alimentos. Incluso le prohibieron vestirse, por lo que se presentó ante el juez con un jersey de lana roto y un chándal enmohecido.
Continuó: "Se enfrentó al juez con sus verdades, afirmando que las 'dehdouhettes' emitidas por la ENTV le habían sido dictadas bajo amenaza de violación. Las "dehdouhettes" son confesiones grabadas por policías o agentes de la DGSI ante las cámaras y emitidas en todas las televisiones públicas y privadas. 

En estas confesiones, el acusado asume la responsabilidad de todos los actos de los que se le acusa. Cuenta una historia en la que acusa a todas las personas que los servicios de seguridad quieren implicar sin haberlas conocido nunca. Las escenificaciones mal redactadas y difundidas en público revelan el nivel intelectual de los acusados.
También en este caso, los jueces permanecieron imperturbables mientras escuchaban a la víctima relatar su calvario.

Adel Abdelmalek obligado a callar sobre sus torturas

En el tribunal militar de Constantina, el 2 de febrero, el ex gendarme Adel Abdelmalek, secuestrado por miembros de la DGSI a la salida del tribunal de Tébessa, no se anduvo con rodeos. 

argelia hirak protestas

Desde los primeros intercambios con el presidente del tribunal, comenzó a relatar la pesadilla que había vivido durante su desaparición de los locales de la DGSI. Dado por desaparecido durante más de quince días, Adel Abdelmalek fue sometido a todo tipo de torturas. Sin embargo, no sacaron nada en claro de su confesión. 

El hombre era gendarme en un lugar que parece el fin del mundo, en una brigada de gendarmería. Nunca mostró indisciplina ni cometió la menor infracción. Hasta el día en que fue detenido durante un mes por "no advertir a la gente de que era hermano del periodista Anouar Malek, que denuncia desde el extranjero los abusos del régimen argelino". 

Unos meses más tarde, fue apartado de la gendarmería nacional. A esto siguió su detención en julio de 2023, su puesta en libertad bajo control judicial y su secuestro por elementos de la DGSI. Todo se precipitó para este joven gendarme, de 36 años, que llevaba una vida apacible antes de precipitarse en el infierno.

Cuando declaró ante el tribunal que había sido sometido a las torturas más despreciables, el presidente del tribunal le interrumpió rápidamente y le ordenó que guardara silencio. El juicio terminó rápidamente, en unos treinta minutos, y el gendarme fue condenado a 8 años de prisión.

Al salir de la sala, los guardias encargados de escoltarle hasta su celda, según testigos presenciales, se abalanzaron sobre él sin piedad, golpeándole. La paliza fue seguida de una severa sesión de tortura. 

Los carceleros que lo recibieron no reconocieron al joven que habían visto de camino al tribunal aquella mañana. Estaba muy maltratado. "Le arrancaron el pelo. Tenía la cara hinchada y cubierta de sangre. Apenas podía caminar de vuelta a su celda", dijo un guardia, conmovido por lo que acababa de ver.

Otras víctimas corrieron la misma suerte, si no peor, y no pudieron hacer oír su voz a pesar de haber comparecido ante los tribunales en el estado más atroz. Es el caso del antiguo secretario del difunto general Ahmed Gaïd Salah, antiguo jefe del Estado Mayor del Ejército y viceministro de Defensa Nacional. 

Tras huir a Turquía, donde había solicitado asilo, Guermit Bounouira fue extraditado a Argelia, donde fue condenado a muerte por el tribunal militar tras un juicio sumario. Una condena que le hubiera gustado ver ejecutada para liberarse de la atrocidad de las torturas que sigue sufriendo a diario.  

Said Chengriha, jefe del Estado Mayor de Argelia - PHOTO/FILE
Said Chengriha, jefe del Estado Mayor de Argelia - PHOTO/FILE

En cierto modo, éste es el destino de cientos de argelinos detenidos por "delitos de opinión". Sí, en Argelia, la expresión de una opinión es un delito que conduce a las siniestras salas de tortura bajo el mando del ejército, cuyo jefe no es otro que el general Saïd Chengriha.