Trump mantuvo su línea agresiva contra las sospechas de corrupción del hijo de Biden mientras que el ex vicepresidente acusó al mandatario de “criminal” por la separación de familias migrantes, aunque en un clima más cívico

El último debate antes del juicio final: muy igualado y más sosegado

photo_camera PHOTO - A doce días de las elecciones, ambos candidatos se enfrentan en el último cara a cara en Nashville

Después del bronco primer debate entre los dos candidatos a la Casa Blanca el pasado 30 de septiembre y la cancelación del segundo por el positivo en COVID-19 de Donald Trump, esta madrugada tuvo lugar el último cara a cara entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el aspirante demócrata, Joe Biden. El encuentro, realizado en la localidad de Nashville (Tennessee), estuvo marcado por las duras acusaciones de corrupción entre uno y otro candidato.

A 12 días de las elecciones y por detrás en las encuestas en una serie de estados cruciales, y con 48 millones de estadounidenses que ya han votado, el presidente estaba bajo más presión que su contrincante

El tono de este segundo debate fue más contenido, ambos mostraron sus diferencias irreconciliables en casi todos los temas, pero se respetaron los turnos de palabra.

Ambos dieron puntos de vista disparejos sobre la pandemia del coronavirus, el rescate de la economía, sobre el fortalecimiento del sistema de salud, el cambio climático o la remodelación del sistema de inmigración.

La pandemia, en el centro

El debate arrancó con el coronavirus. Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia con más de ocho millones de contagiados y más de 220.000 muertes. Aún así, Trump defendió la gestión de su Gobierno alegando que había evitado la muerte de 2,2 millones de personas. "Este es un problema mundial, pero yo he sido felicitado por los líderes de muchos países por lo que hemos logrado hacer", aseguró el presidente.

El candidato demócrata fue tajante: "Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no puede seguir siendo presidente", manifestó.

Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos

"Él dice que estamos aprendiendo a vivir con esto. La gente está aprendiendo a morir con él", añadió.

En su defensa, Trump quiso hacerse valedor de su experiencia tras haber pasado su enfermedad. "Soy inmune, cada vez más gente se está recuperando", subrayó el presidente, quien anunció que había contraído la enfermedad dos días después del primer debate con Biden el pasado 29 de septiembre en Cleveland.
"Se irá y conforme lo digo estamos dando la vuelta a la esquina -indicó-. Se está yendo".

Sobre la vacuna, el magnate neoyorquino aseguró´ que habrá una “dentro de semanas, y será distribuida muy rápido”. Aunque, interpelado por a moderadora del debate, Kristen Welker, el presidente reconoció que no tiene "garantías" de que la vacuna vaya a distribuirse en ese plazo, pero enseguida aseguró que cree que llegará "antes de acabar el año".

La separación de familias migrantes

El que fuese vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) hizo referencia a las noticias aparecidas esta semana sobre la aplicación de la política de separación a las familias indocumentadas en la frontera con México hace ya dos años y que implicó la separación de 545 menores de edad de sus padres.

Más de quinientos menores vinieron con sus padres, fueron separados de ellos en la frontera para desincentivarlos a que vengan, para empezar”, dijo Biden.

"Es algo criminal (...) Hace que seamos el hazmerreír del mundo y viola todos los conceptos de lo que somos como nación", lamentó Biden, ante lo que Trump defendió que su Gobierno está "intentando muy en serio" encontrar a esos padres y madres.

Donald Trump durante un mitin en su campaña electoral para ser reelegido presidente de los Estados Unidos

Aunque esta afirmación del presidente no es cierta, ya que quienes están buscan a los progenitores de los menores son abogados y grupos de derechos humanos seleccionados por un tribunal.

"Los estamos tratando tan bien, están en instalaciones que son tan limpias", afirmó Trump sobre los niños separados de sus padres.

Ambos se acusaron mutuamente de haber perjudicado más a la comunidad afroamericana durante el bloque dedicado al racismo

Trump afirmó que ha sido el presidente que más ha hecho por la comunidad negra en la historia de EEUU con la posible excepción de Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud en 1863."Creo que tengo grandes relaciones con todo el mundo, soy la persona menos racista de esta sala", exclamó.

Biden, por su parte, repasó el historial de comentarios racistas de Trump y recordó que en 1989 abogó por la pena de muerte para un grupo de adolescentes afroamericanos conocidos como los "Central Park Five" que fueron acusados de un crimen que no cometieron.

Ataques personales

Otra vez Trump hizo del hijo de Biden, Hunter Biden una de sus armas electorales y no tardó mucho en sacar el tema de los negocios del hijo del exvicepresidente en Ucrania y China. "Si esto es cierto, entonces él es un político corrupto", dijo Trump sobre el candidato demócrata. Sustentándose en las informaciones publicadas por algunos medios y que supuestamente se basan en datos obtenidos de un ordenador de Hunter Biden.

Biden padre negó la veracidad de estas informaciones y señaló que más de un centenar de exagentes de inteligencia que aseguran que forman parte de un plan de Rusia para dañar la candidatura demócrata.  El que fuese senador de Delaware contraatacó hablando sobre los impuestas de Trump y sus lazos empresariales con China, según había contado días atrás el diario The New York Times.

Más en Política
El ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, Stéphane Sejourne – PHOTO/JUAN MABROMATA/AFP
España y Francia han venido a expresar su apoyo al plan de autonomía de Rabat para los cónclaves del sur del territorio cherifiano. Argel, partidario inquebrantable del Polisario, que disputa a Marruecos la soberanía sobre estos cónclaves, se muestra impasible

Después de Madrid, París irrita a Argel