Según el Foro Económico Mundial

La desinformación, los ciberataques y las amenazas climáticas: los principales desafíos del 2024

Inteligencia artificial - PHOTO/FILE
photo_camera La inteligencia artificial genera un gran desafío de cara al 2024, año en el que la mitad de la población está llamada a las urnas

El 2023 será recordado, entre otras cosas, por la fuerte irrupción y desarrollo que experimentó la inteligencia artificial en diferentes ámbitos. A pesar de las numerosas ventajas y beneficios de la IA, esta herramienta entraña también numerosos riesgos si no es utilizada de forma correcta. 

  1. Los riesgos de la IA en los procesos electorales de 2024
  2. La ciberseguridad deberá verse reforzada este 2024
  3. Fenómenos meteorológicos extremos, pérdida de biodiversidad y colapso de los ecosistemas

Como hemos podido observar, la IA se ha usado para crear imágenes falsas que contribuyen a la desinformación, una de las principales lacras del siglo XXI que va de la mano de las nuevas tecnologías y las redes sociales. 

Si el 2023 fue el año en el que la inteligencia artificial hizo su entrada triunfal, el 2024 será el año en el que se deben crear herramientas para regularla y controlarla.

La Unión Europea cerró el 2023 con un acuerdo sobre primera ley para regular la IA. Esta medida tomada por Bruselas promueve la innovación de esta herramienta en Europa a la vez que limita los posibles excesos de esta tecnología. 

La inteligencia artificial ha llegado para quedarse, así como los desafíos que conlleva. De acuerdo con el Informe de Riesgos Globales 2024 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) la desinformación derivada de la IA, así como sus implicaciones en la polarización social, se encuentra por delante del cambio climático, la guerra y los problemas económicos dentro los 10 principales riesgos para los próximos dos años.

Los riesgos de la IA en los procesos electorales de 2024

La inteligencia artificial genera un gran desafío de cara al 2024, año en el que la mitad de la población está llamada a las urnas. Se espera que más de 2.000 millones de personas en 70 países voten este año, bajo la sombra de la desinformación y las fake news, ambas estrechamente vinculadas con la IA. 

Desde el Foro Económico Mundial aseguran que el impacto de esta tecnología en las elecciones en todo el mundo durante los próximos dos años será significativo, y temen que esto pueda desembocar en cuestionar la legitimidad de los gobiernos electos, lo que a su vez podría amenazar los procesos democráticos y aumentar polarización social con disturbios y violencia. 

No obstante, no dudan de las grandes oportunidades que conlleva la IA, siempre y cuando se use de manera correcta. En este punto, el WEF recuerda las recientes conversaciones entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden y su homólogo chino, Xi Jinping. Ambos reconocieron los riesgos asociados con los sistemas avanzados de inteligencia artificial, una señal que indica un creciente reconocimiento internacional de la necesidad de una gestión responsable.

“Si bien no es una solución inmediata a la competencia geopolítica, el diálogo sostenido sienta las bases para una mayor cooperación y una posible reversión de la fragmentación digital”, afirma Benjamin Larsen, líder, Inteligencia artificial y aprendizaje automático del Foro Económico Mundial.

Larsen además advierte de que la integración de la IA en las decisiones sobre conflictos plantea “riesgos de escalada involuntaria y empoderamiento asimétrico de actores maliciosos”.

La ciberseguridad deberá verse reforzada este 2024

Otro gran desafío -ligado con la IA- al que habrá que hacer frente durante el 2024 es la inseguridad cibernética, según el WEF. En concreto, el organismo destaca los ciberataques. “Las tendencias en materia de ciberseguridad y ciberdelincuencia están impulsadas por los avances tecnológicos”, explica Sean Doyle, líder de la Iniciativa Atlas sobre delitos cibernéticos del Foro Económico Mundial. 

De acuerdo con Doyle, el desarrollo tecnológico está haciendo que la brecha de equidad cibernética sea más marcada dentro y entre los países. Esto hace que todos sean más vulnerables, incluso las organizaciones mejor protegidas. 

Por otro lado, Doyle advierte que los ciberatacantes están adoptando nuevas tecnologías, como herramientas de IA generativa para aumentar la cantidad de mercados a los que pueden dirigirse.

Fenómenos meteorológicos extremos, pérdida de biodiversidad y colapso de los ecosistemas

Además de la IA, el otro gran protagonista del 2023 fue el calor extremo. El año pasado fue el año más caluroso jamás registrado, con una temperatura media mundial de 14,98 grados, según datos de Copernicus, el programa de la Unión Europea de observación y monitorización de la Tierra. El 2023 batió otro record, ya que su diciembre fue el diciembre más cálido registrado a nivel mundial. 

Teniendo en cuenta esto, así como otros fenómenos ambientales extremos que se han vivido este último año, las amenazas climáticas es otro de los principales desafíos del 2024 según el informe del WEF.

Además de los fenómenos meteorológicos extremos, el organismo subraya también la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas.

“Los cambios abruptos e irreversibles en los sistemas de la Tierra provocan fenómenos meteorológicos más extremos y corren el riesgo de colapsos en ecosistemas que no están bien adaptados a los nuevos climas”, señala Gill Einhorn, Directora de Innovación y Transformación, Centro para la Naturaleza y el Clima del Foro Económico Mundial.

Como solución a este importante desafío que afecta a todos, Einhorn menciona “una reducción más rápida de las emisiones”, así como “medidas creíbles por parte de todos los actores de nuestro sistema económico para acelerar la velocidad y la escala de una transición limpia.

marruecos-sequia-cambio-climatico

“Reducir las emisiones humanas es la palanca más rápida para posponer o evitar cambios críticos en los sistemas terrestres”, insiste Einhorn, quien también llama a “mantener el optimismo” de que se puede responder para evitar y mitigar los peores riesgos.

“Somos responsables de la posible sexta extinción masiva, pero también estamos en una posición única para responder y evitar sus peores consecuencias”, recalca. 

Más en Sociedad