Entrevista con Ismail Alaouí, ex presidente de la Comisión Nacional encargada del dialogo nacional sobre la sociedad civil

Por Jamal Mechbal


Ismail Alaouí, además de ex presidente de la Comisión  del Diálogo sobre la Sociedad  Civil ha sido secretario general del Partido del Progreso y Socialismo (PPS) y fue ministro de Educación y más tarde ministro de Agricultura. La entrevista es realizada en Marrakech en el marco del Foro Mundial de Los Derechos Humanos (FMDH)

¿Cuál es su apreciación  sobre el FMDH que se celebra en Marrakech?
Es necesario  que éste segundo  FMDH  sea situado en su contexto. El hecho de que se celebre  en Marruecos, siendo el primer país de África y el Mundo árabe, en donde se celebra, es un honor no solo para Marruecos, sino para los países árabes y  para el continente africano. Es un reconocimiento tácito de que Marruecos dió pasos importantes en los derechos humanos. Cuando hacemos esta afirmación, la hacemos  con toda objetividad, siendo los DDHH un gran espacio  cuyo contenido se amplía constantemente. Por ello, toda militancia para alcanzar sus objetivos debe ser constante. Pero no hay que olvidar que los DDHH, no son solo las libertades públicas y la libertad de expresión, es decir los derechos políticos. Son también otras no menos importantes, como los derechos sociales, económicos y culturales.

No obstante,  en un mundo crispado y en crisis, a menudo se olvidan estos  importantes derechos, atentando contra  ellos. No olvidemos que los países más avanzados en las libertades públicas empezaron a retroceder  en los temas de los DDHH. Es de recordar la Ley estadounidense Patriot Act, también  en gran Bretaña lo que presagiaba  Aldous Huxley se convirtió en una  vivencia real  y cotidiana para los ciudadanos,  pues ya vemos como las cámaras detectan  y filman los movimientos de los ciudadanos y todo el mundo es controlado. Lo que es cierto y está ocurriendo en países de gran tradición democrática, lo es también para  el resto de los sociedades que empiezan a caminar, estando al comienzo del camino.
El hecho de distinguir Marruecos como país  para organizar este acontecimiento, anima a los militantes de los DDHH para movilizarse y aunar los esfuerzos para evitar  retrocesos  o atentar contra los logros. 

¿Nos podría hacer una resumida exposición de la situación de los DDHH en Marruecos y  comparada con  el resto del  Magreb y el mundo árabe?
Espero que el lector no piense que estoy haciendo una autocomplacencia, cuando digo que Marruecos es el país de la región el que pudo concretar logros efectivos en DDHH y no solo en declaraciones oficiales. Espero que  el resto de los países del Magreb y árabes tengan pronto  los mismos éxitos. Competir en el tema de los DDHH, es un campo que merece la pena, porque  compitiendo salimos todos ganando. La nueva Constitución marroquí en varios de sus artículos establece el ejerció de la democracia  mediante la participación ciudadana.  Esta democracia participativa contemplada en la nueva Carta Magna convierte a los ciudadanos en legisladores,  al igual que los parlamentarios, pudiendo presentar  peticiones populares, cada vez que lo consideren oportuno.  Basándose en éste principio constitucional,   la comisión nacional encargada del dialogo nacional sobre la sociedad civil, propone que en la Ley  que se está elaborando en esta materia  se fije el mínimo  de peticionarios en 25 mil,  en España por ejemplo se exige  500 mil.  


Se comenta que existe un uso abusivo de los DDHH, que algunos tratan con mala fe  y  utilizan demagógicamente a fines políticos u otros. ¿Qué comentario puede hacer al respecto?
Para los demócratas y militantes de los DDHH les resulta difícil hablar de abusos  en el uso de los DDHH, pero como bien  dice refrán;  el diablo reside en los detalles.  El uso de la democracia para atentar contra ella y dañarla, no es algo nuevo. La  historia de la humanidad está llena de ejemplos, es suficiente citar  y recordar a Adolfo Hitler  quien usó la democracia para llegar  al poder para después eliminarla instaurando el nazismo. Pero luchar contra este mal uso no puede realizarse mediante métodos  represivos.

¿Qué métodos o mecanismos hay que utilizar entonces?
Utilizando métodos basados en el dialogo, el debate y denunciando  el uso oportunista de los DDHH a fines político u otros. Los mecanismos deben ser siempre mecanismos democráticos basados en leyes que respeten los DDHH. En Marruecos tenemos muchos casos de personas que estuvieron en manos de los enemigos de su patria y han sido manipulados, pero mediante el diálogo, la tolerancia y las puertas abiertas de su país clemente y misericordioso han vuelto a su país después de haber se  perdido  por el mal camino. Marruecos puede estar orgulloso  de que hasta los enemigos de la patria han sido tratados  con clemencia, cosa que  otros no se puede decir lo mismo. Se puede citar  como ejemplo el penoso caso de Mustafá Salma separado de su familia en Tindúf y expulsado hacia Mauritania. También cabe destacar  la participación en el   de  FMDH la delegación  de los saharauis  del Jat Achahid, (movimiento separatista saharaui , disidente de la organización político militar monocolor  del  F. Polisario)  que llegó desde Tindúf presidida por  Mahjoub Salek , participando  libremente  en el Foro Mundial de los DDHH, reclamando libertad, democracia, transparencia y el respeto de los DDHH en los campos de los deportados saharauis en Tindúf, con toda libertad.
 
 
 

Más en Sociedad