Las autoridades expertas y la comisión interministerial que trabaja para poner fin a la pandemia afirman que, dentro de poco, el virus se empezará a considerar como una “gripe estacional”

Marruecos anuncia la preparación para empezar a vivir con la COVID-19

AFP/FADEL SENNA - Marroquíes con mascarillas en Rabat

Marruecos está preparada para empezar a convivir con el coronavirus. Después de un período en el que el país cerró todas sus fronteras para evitar la rápida propagación y que supuso algunos efectos negativos, la comisión interministerial encargada del asunto, formada por los ministros de Interior, Asuntos Exteriores, Transportes, Sanidad y Protección Social, está llevando a cabo una nueva hoja de ruta con varios puntos para empezar a mejorar la situación del país alauí. 

Según el diario Al Ahdath Al Maghribia, el Gobierno marroquí está preparado para anunciar las medidas a sus ciudadanos y para imponer las medidas que se están elaborando. Por lo tanto, el propio virus, como las variantes que salgan a lo largo del tiempo, van a empezar a considerarse como una enfermedad endémica. La COVID-19 pasará a formar parte del grupo de gripes estacionales. Pero, según las autoridades, esto se llevará a cabo cuando sea posible tener al mayor grupo de la población inmunizada y vacunada, para evitar cualquier problema como cuando el virus irrumpió en el mundo.

Para esto, las campañas de vacunación son necesarias y el jefe de Gobierno, Aziz Akhannouch, se encuentra desarrollando y planificando reuniones con los consejos del Ejecutivo que animen a los marroquíes a tomar la decisión de vacunarse por el bien de todos. Según el Comité Científico y Técnico, lograr conseguir a la mayor población del país inoculada “permitirá a Marruecos convivir con el virus”.

Una mujer con una mascarilla para evitar la propagación del coronavirus, en Rabat, Marruecos

Las autoridades sanitarias y las públicas aseguran que se pretende ser firme con la inoculación de la población, señalando que se pondrán medidas más severas a aquellas personas que no quieren vacunarse. El Comité asegura que es necesario que todos los grupos de la población marroquí se encuentren dentro del plan, por lo que se seguirá un protocolo de vacunación que comenzará con aquellas personas más vulnerables a tener más complicaciones al sufrir la enfermedad, después las personas activas y, por último, la población restante. 

Hoy en día, el país alauí cuenta con el 73,4% de su población vacunada, con 23.20.517 millones de personas con las dos dosis y la pauta completa. Por su parte, un 78,3% de la población total, unas 24.774.356 personas solo cuentan con una dosis. Cabe señalar que el número de habitantes en Marruecos es de 31 millones, por lo que los datos reflejan una buena campaña que solo hay que intensificar más.

La decisión permitirá que el Reino volver a la normalidad perdida tras estos dos últimos años. Según el periódico al que ha tenido acceso a esta información, a partir de marzo empezará el plan que hará que la situación sea posible. Según las fuentes cercanas al Comité, el proyecto se diversificará en varios puntos.

Fotografía de archivo de mujeres marroquíes con máscaras faciales de protección que caminan por una calle de Tánger el 14 de junio de 2020, tras el anuncio de medidas de cierre en la ciudad portuaria del norte para sofocar un nuevo brote de la COVID-19

El primero de ellos será levantar de forma definitiva el estado de emergencia sanitaria. Desde el 30 de noviembre de 2021, se volvió a imponer la ley con el fin de evitar estragos tras la aparición de Ómicron en el escenario mundial, que supuso el cierre de fronteras hasta hace unos días, donde se levantó esta restricción. 

A partir de este momento, el segundo punto de la hoja de ruta es abordar la cuestión acerca de la entrada y salida del país de los ciudadanos y de los visitantes extranjeros. Para ello se ha elaborado una autorización de viaje, que es un pasaporte COVID que asegure si se ha pasado la enfermedad o si se tiene las dosis requeridas de la vacuna.

Después, cuando estos dos primeros puntos se establezcan y se confirme su efectividad, se pasará a levantar todas las restricciones que impedían generar grandes concentraciones de personas en los lugares públicos y privados. Seguido a esto, el Ejecutivo marroquí dejará de emitir noticias relacionadas con el coronavirus como hace diariamente, acerca del número de casos confirmados, número de muertes, ingresos en las unidades de cuidados intensivos por el virus, personas vacunadas, etc. 

Una anciana marroquí recibe una dosis de la vacuna contra la COVID-19 en un centro de inoculación en la ciudad de Sale

Por último, y con posibilidad de producirse en un futuro cercano si todo va de acuerdo con lo que se está planeando, quedará aprender a vivir con el virus y empezar a normalizarlo como cualquier otra enfermedad. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato