El Estado Islámico vende como esclavas sexuales a 300 mujeres yazidíes a sus combatientes en Siria

 -  

Redacción Atalayar

Foto: Una joven yazidí en un campamento de refugiados.

Los terroristas del Estado Islámico (EI) vendieron a 300 mujeres yazidíes como esclavas sexuales a sus combatientes en Siria y casi una treintena de ellas fueron obligadas a casarse a la fuerza tras convertirse, también forzosamente, al islam, según informó la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Esta organización, con sede en Londres, y fuentes sirias aseguraron que el grupo yihadista vendió a las ‘sabaya’-término que denomina a las mujeres capturadas durante una guerra- por un precio de unos 1.000 dólares (unos 760 euros) cada una. Estas mujeres fueron apresadas en diferentes asaltos efectuados por el EI en Irak durante los primeros seis meses de este año en una campaña de ‘limpieza’ religiosa al considerar a los yazidíes como enemigos del islam y miembros de una secta satánica. Decenas de miles de yazidíes se han visto obligados a huir a las montañas iraquíes de Sinjar, sin agua ni alimentos, para escapar del avance de los sanguinarios terroristas del EI. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos documenta en su web de Facebook al menos 27 casos de mujeres vendidas a combatientes yihadistas  en las localidades siria de Alepo, al Raqqa y al Hasaka. La ONG también indicó que algunos notables árabes y kurdos pagaron directamente a mediadores del EI durante las negociaciones mantenidas en la localidad siria de Al Shadadi bajo el pretexto de casarse con las mujeres yazidíes. No obstante, este pago fue usado en realidad para garantizar la liberación de las retenidas y devolverlas a sus familias. En cualquier caso, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos “condena en los términos más enérgicos la venta de mujeres y niñas yazidíes como si fueran meros bienes comerciales”.

Conquistar España
Por otra parte, un yihadista integrado en las filas del EI en Siria llamado Abu Tasnim Al Magribi proclamó su deseo de volver a España “para conquistarla”. En Siria desde el año 2013, este terrorista conoce bien España y en concreto el barrio ceutí de El Príncipe, donde se le conoce entre los círculos radicales con el alias de 'Kokito'. De Ceuta es su mujer, una joven que, según dice, se casó por poderes tras pedirle un cinturón de explosivos como dote. Este yihadista es 'Kokito Castillejos', de apenas 28 años, exmecánico en su ciudad natal y ahora convertido en un terrorista que no duda en difundir en sus perfiles en las redes sociales las muestras de los crímenes cometidos en Siria. Él es el protagonista de una foto en la que se le podía ver rodeado de cinco cabezas decapitadas. En una de sus últimas apariciones en la red a la que ha tenido acceso Europa Press se le ve fotografiando a un niño que, sonriente, sujeta otra cabeza degollada rodeado de más menores que asisten a la escena. Muchas de estas publicaciones son jaleadas por numerosos jóvenes que le siguen en la red, entre ellos hay algunos ubicados en España y Marruecos. Algunos de ellos manifiestan abiertamente su deseo de seguir sus pasos, según recoge el experto en movimientos yihadistas José María Gil Garre en su último análisis para ‘Intentto Eurogroup’. Tras dos años de indagaciones y “cientos de horas” de seguimiento de perfiles de terroristas en redes sociales, Gil Garre llegó a establecer contacto directo con algunos de estos jóvenes yihadistas y mantener breves conversaciones. Ese fue el caso de ‘Kokito’ Castillejos, quien se declara “muy contento” y “con mucha energía”. “Sobre todo el ver que nuestra victoria se plasma cada vez más”, agrega. En uno de estos intercambios, mantenido el pasado 14 de junio, el autor del informe -que en todo momento se presenta ante él con su verdadera identidad- le pregunta si quiere volver a España o Marruecos. “¡¡Sí!! quiero volver, pero no para vivir allí, sino para conquistarlo”, responde el terrorista, quien añade que su aspiración es conquistar todo el mundo y se justifica alegando que así lo dijo el profeta Mohamed. “La degollación está permitida en el Islam. Allah nos ha permitido y autorizado degollar a una cierta categoría de individuos como los apóstatas y los traidores”, dice 'Kokito’ Castillejos, quien asegura haber resultado herido fruto de enfrentamientos en la guerra de Siria.

“Unanimidad mundial”
“Hay unanimidad mundial de que la yihad es un deber, una obligación, no hay necesidad alguna de tener autorización de los padres. También la mujer ha de ofrecerse, aún sin autorización de su marido”, declara el terrorista. Según el informe de 'Intentto Eurogroup', este joven ceutí “podría haber dado el salto a Siria, a través de Marruecos y, seguramente, lo habría hecho con una identidad falsa, pero con un pasaporte español manipulado. El retorno a sus países de origen de este tipo de yihadistas que en los últimos años se han desplazado para combatir en Siria y más recientemente en Irak en las filas del EI es una de las principales preocupaciones de los gobiernos occidentales por el riesgo de que regresen más fanatizados y con mayor formación para cometer atentados. El pasado sábado, el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz,  aseguró que la Policía ha detectado a 51 personas que han viajado desde España hasta Oriente Próximo para combatir en favor del yihadismo, y han detenido a tres a su regreso. Fuentes de la lucha antiterrorista informaron  de que existen casos de militantes yihadistas que se desplazan a lugares de conflicto y se llevan con ellos a su familia. El propio ‘Kokito’ Castillejos da cuenta de que en Siria hay “mujeres musulmanas que viajaron desde Alemania, Francia y otros países”.