La revolución está por venir... en Marruecos

PHOTO/PIXABAY – Bandera de Marruecos
PHOTO/PIXABAY – Bandera de Marruecos

Mario Benedetti, poeta uruguayo, en su obra maestra "Defensa de la alegría", dice: 

“Defender la alegría como una trinchera  

defenderla del escándalo y la rutina  

de la miseria y los miserables…”

No se apresuren... ¿De qué revolución hablamos? ¿De la revolución de los pueblos, de la revolución de los trabajadores y campesinos, de la revolución de las clases medias, de la revolución de las regiones marginadas, de la revolución de los hambrientos, de la revolución de los ricos, de la revolución del ejército y de las fuerzas de seguridad?... No se apresuren... Todo es posible... Como dice Edgar Morin, autor de numerosas teorías, incluida “el pensamiento complejo”, el comienzo no es importante, sino el final. Todo es posible, sí, todo es posible... Si leen este artículo, comprenderán por qué todo es posible... La política es el arte de lo posible, pero también un arte de lo imposible... 

Lo que sé es que la revolución de los trabajadores ocurrió en la Rusia zarista en 1917, y la revolución de los trabajadores y campesinos, especialmente de los campesinos, ocurrió en China en 1948. En cuanto a las demás revoluciones en el mundo, sus impactos fueron limitados o reprimidos. También sé que el capitalismo aprendió a defender sus derechos y aplastó cualquier derecho legítimo. 

Así, el capitalismo mundial logró hacer colapsar el campo socialista (hay un debate sobre este tema) y poner fin a la existencia de partidos comunistas poderosos, y los partidos socialistas democráticos... hasta que el capitalismo impuso su modelo actual basado en el neoliberalismo. (Sé que hay un debate fructífero sobre todos estos temas, así que insto a los interesados, especialmente a los jóvenes, a interesarse por ellos). 

Volviendo a Marruecos, el tema de nuestro artículo. ¿Realmente hay signos de una revolución por venir? Sí y no... Antes de responder a esta pregunta delicada, es necesario recordar que hay quienes se aferran a la idea de la revolución de los trabajadores, y también hay quienes se aferran a la revolución de los trabajadores y campesinos... 

También existe una teoría “de izquierda” que habla de la imposibilidad, hoy en día, de llevar a cabo una revolución como al principio del siglo XX, y, en su lugar, se puede llevar a cabo una revolución ciudadana a través de las elecciones. 

¿Hay signos precursores de una revolución por venir... en Marruecos? En mi opinión, no les ocultaré que tengo alrededor de 66 años y a lo largo de mi vida he dicho que los signos precursores de la revolución están por venir. Nunca he perdido la esperanza, permítanme contarles una historia que me impactó mucho. Fue en 1990, yo era un joven “revolucionario” que se unió al partido socialista (USFP). 

Sudáfrica estaba entonces gobernada por el régimen del apartheid, Nelson Mandela llevaba más de 27 años en prisión, y en Marruecos se hablaba de la participación de los “Negros” en la represión de las manifestaciones de los Negros, y nadie esperaba su liberación. Y de repente, el prisionero más antiguo del mundo (Mandela) fue liberado y el resto ya lo conocen. Hoy en día, Sudáfrica se ha convertido en un país más, con conflictos y tensiones. 

Lo importante de todo esto es que lo imposible no está en mi vocabulario, todo es posible. Esto es lo que aprendí de esta lección elocuente. Siempre hay signos de una fase prerrevolucionaria, pero no se puede especular sobre la llegada de la revolución o la insurrección, como ha sido el caso desde la independencia de Marruecos. Para no prolongar la discusión en este ámbito, me limitaré a mencionar dos eventos que siguen siendo recordados, la insurrección del 23 de marzo de 1965 y el movimiento del 20 de febrero de 2011. 

Hay muchos indicadores sobre la próxima revolución, cada uno tiene su propia teoría al respecto. Algunos piensan que todo esto es pura fantasía, y tienen derecho a pensarlo. Otros están de acuerdo conmigo, pero con diferencias de orientación y premisas. Lo importante, como dijo John Stuart Mill, es que “la libertad de uno termina donde comienza la libertad de los demás”... Lo esencial es la libertad de opinión y expresión, así como el respeto por la opinión del otro.