Un vistazo a las protestas en Irán

A primera hora de la mañana del viernes, la justicia iraní ahorcó a tres manifestantes en la prisión de Dastgerd, en Isfahán, a pesar de la campaña nacional e internacional para detener las ejecuciones. Saeed Yaghoubi, Saleh Mir-Hashemi y Majid Kazemi, detenidos durante la reciente revuelta, fueron acusados de "moharebeh" [guerra contra Dios].   

Desde el 21 de abril, el régimen ha ejecutado al menos a 116 presos. Según Amnistía Internacional, al menos 576 personas fueron enviadas a la horca en 2022, un 83% más que en 2021.   

En Isfahán, la gente se congregó ante la casa de Saeed Yaghoubi. En el lugar, la gente empezó a corear consignas contra el régimen, entre ellas "¡Abajo Jamenei!  

Según fuentes locales, a las autoridades les preocupa mucho que las pequeñas concentraciones puedan desencadenar protestas mayores y extenderse a otras partes del país.  

En Ispahán, jóvenes valientes atacaron la oficina municipal del distrito 11 de la ciudad en reacción a las ejecuciones de esta mañana.  

Tras la ejecución de tres manifestantes en Isfahán, los residentes de los distritos capitalinos de Ekbatan, Tehranpars, Apadana, Shahr-e Zeeba, Negin-e Gharb, Chitgar, Sattarkhan y Tehransar corearon consignas contra el régimen. Entre sus consignas figuraban las siguientes "¡Abajo Jamenei, el asesino!" "¡Jamenei, asesino! Te enterraremos".  

Los residentes de los distritos Sattarkhan y Tehranpars de la capital lanzaron una concentración contra el régimen el viernes por la tarde, coreando "¡Abajo Jamenei, el asesino!" y "¡Abajo el estado de ejecución!".  

Informes procedentes de Sanandaj, capital provincial del Kurdistán, en el oeste de Irán, indican que las autoridades han trasladado a otro preso de la Prisión Central de Sanandaj al régimen de aislamiento para su ejecución, según la organización de derechos humanos Hengaw. Al menos cuatro presos han sido ejecutados esta semana sólo en esta prisión.  

Otros informes indican que cuatro condenados a muerte de la prisión de Qezel Hesar, en Karaj, gran ciudad al oeste de Teherán, han sido trasladados hoy a régimen de aislamiento para su ejecución. Sus familias se están concentrando ante la prisión, exigiendo que se detenga la ejecución de sus familiares.  

Los valientes habitantes de Zahedan, capital provincial de Sistán y Baluchistán, en el sureste de Irán, salieron a la calle tras las oraciones del viernes, lanzando una nueva ronda de concentraciones contra el régimen y expresando sus protestas por las ejecuciones que tuvieron lugar hoy en Ispahán. 

Los manifestantes también mostraron una pancarta en la que se leía "Monarquismo, ¡el régimen de los mulás! 100 años de crímenes", rechazando cualquier vuelta a la dictadura monárquica derrocada por el pueblo iraní en la revolución de 1979.  

En respuesta a la brutal oleada de ejecuciones de los mulás, jóvenes valientes de todo Irán han lanzado una nueva campaña de atentados y acciones contra el régimen en la capital, Teherán, y en otras ocho ciudades. Estos ataques y acciones incluyen:

- Ataques a una rama del llamado poder judicial del régimen en Mashhad.  

- ataques contra las bases paramilitares de la IRGC Basij en las ciudades de Teherán, Arak, Kermanshah y Urmia  

- Un atentado contra el denominado "Comité de Ayuda a Jomeini" en Urmia.  

- Un atentado contra una sucursal de las Bonyads (fundaciones económicas) del régimen en Bandar Anzali, que se dedican a saquear a la población local.  

- Un atentado contra un supuesto "centro cultural islámico" en Isfahán, que el régimen utiliza para promover la ideología de odio, misoginia y fundamentalismo de los mulás. 

Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato